, mayo 17, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

Cuando USA era el GIGANTE de la Concacaf - México en la Copa Oro 2007 - Subcampeón


  •   18 minutos
Cuando USA era el GIGANTE de la Concacaf - México en la Copa Oro 2007 - Subcampeón

En 2007 Hugo Sánchez cumplía por fin uno de sus más grandes sueños: convertirse en director técnico de la Selección Mexicana de futbol e intentar impregnar a nuestro futbol con su esencia ganadora.

Su primer torneo internacional sería la Copa Oro 2007, luego de algunos partidos amistosos en los que dio las primeras muestras de lo que se podría observar bajo su mando.

Hugo deseaba fervientemente ganar una Copa del Mundo para nuestro país y creía que tras el muy buen ciclo de su rival Ricardo La Volpe, era turno para que un mexicano tomara las riendas y nos llevara a la gloria.

El bigotón había ganado la del 2003 y luego perdió de manera lamentable en los cuartos de final de la 2007, por lo que el Pentapichichi tenía en las manos el evento perfecto para callar a sus detractores y darle tranquilidad a los directivos que por fin habían apostado por él.

Grupos y Sedes Copa Oro 2007

La Copa Oro 2007 se jugaría por primera vez sin selecciones ajenas a la CONCACAF, dándole oportunidad de participar a dos países de menor envergadura.

Canadá, Costa Rica, Guadalupe y Haití conformaban el primer pelotón. Trinidad y Tobago, Estados Unidos, Guatemala y El Salvador jugarían en el grupo B. Y el último sector tendría la participación de Honduras, México, Panamá y Cuba.

Seis de los mejores estadios gringos serían las sedes, reservando el Soldier Field para la gran final, en donde todo el mundo esperaba ver a México y el país sede, asegurando una importante suma de dinero para la confederación y sus corruptos dirigentes del momento.

Convocatoria de Hugo Sánchez

La convocatoria de Hugol tenía a los nombres más importantes de su generación, con Oswaldo Sánchez, Rafa Márquez, Ricardo Osorio, Carlos Salcido, Pável Pardo y Cuauhtémoc Blanco como los líderes indiscutibles.

Mención aparte para un casi desconocido Nery Castillo, un futbolista que hasta hace poco era una incógnita para la afición, pero no para la Federación, que había sufrido algunos desaires de su parte en el pasado.

No obstante, debutó con el Tri el 2 de junio de ese año, en un partido amistoso frente a Irán, en donde su estilo de juego convenció a todos de que era una buena adición, muy a pesar de sus conocidos problemas extracancha.

México vs Cuba - Fase de Grupos

La Selección debutó contra Cuba tan sólo seis días después en el estadio de los Gigantes en New Jersey.

En el papel todo parecía muy sencillo ante un país con poquísima tradición futbolera, con la siempre latente deserción de sus deportistas al salir de la isla. Sin embargo, las cosas sobre el césped serían bien distintas.

Hugo debutaba por fin en partido oficial y deseaba iniciar ganando, por supuesto. El Gringo Castro ganó y filtró para Nery Castillo, pero en el centro Borgetti no supo qué hacer.

Leo Duarte dejaba en el camino al Maza y al Jimmy Lozano, pero no sirvió adecuadamente. Pável mando globazo y Jared intentó rematar ante la pésima salida del portero cubano, aunque nadie la pudo empujar a gol. Guardado tuvo su primera del torneo con la pierna derecha, muy apachurrada.

Y de la nada, Cuba metió un golazo de antología. Alcántara recepcionó y recortó en un movimiento, como si jugara en el Manchester United y luego disparó con potencia para vencer a un decepcionado Guillermo Ochoa.

Nery Castillo, quien por cierto unos meses después pertenecería al Manchester City, recibió y quiso vencer por arriba al portero Molina, que ahora sí actuó con prestancia para desviar al travesaño.

Cuba andaba en fuego y con la cabeza de Alcántara sonaron los cañonazos. Castillo quiso hacer una huguiña y su técnico se quedaba sin palabras.

Afortunadamente el del pelo oxigenado Bofo Bautista puso un centro en la cabeza del Zorro del Desierto y el infalible rematador mexicano le dio un suspiro a toda la banca nacional. Los isleños pedían airadamente un fuera de juego, pero el delantero arrancó

Antes de irse al descanso Guardado centro y Arce se perdió el de la voltereta, aunque Nery se quedó amarrado entra las piernas del defensor caribeño y solicitaba un penal no marcado.

En la última del primer tiempo ensayaron una bien trabajada, pero infructuosa jugada a balón parado. Empatados a unos se iban a descansar, en un resultado por todos lados inverosímil, que se tenía que revertir sí o sí en la segunda mitad.

Fonseca, como favorito del bicampeonato puma, era enviado a la cancha por Hugo, esperanzado de que ayudara en la delantera un poco más que el Bofo.

Cuba tenía la primera desde bastante lejos, pero con mucho efecto y Ochoa no ofrecía rebote. De inmediato Pardo le filtró al Kikín, que disparó a portería. Molina sí que escupió la pelota y Nery Castillo sentenció el primero de sus seis goles con la casaca nacional respondiendo así a la confianza que le tuvo Hugo Sánchez.

Con ese tanto se vaticinaba una goleada, pero nada más lejano de la realidad. Castillo pisaba fuerte, aunque ahora sí el guardameta parecía jugador profesional y de ahí pasaron muchos, pero MUCHOS minutos para que la escuadra mexicana volviera a acercarse con peligro.

Fueron los cubanos quienes más o menos se asomaron con un tiro largo y luego Kikín con una bicicleta sin cadena y después un tiro pésimo. Finalmente, al 79’ se apareció una jugada peligrosa, con un cabezazo del mismo leonés, que siendo exigentes debió ser gol.

Ya nada más pasó y por fin se terminaba este trisitísimo partido de futbol que se ganó porque a poco nivel que traían los cubanos necesitaba de fuerza física y el gas se les acabó muy pronto.

México vs Honduras - Fase de Grupos

Después de esa pésima participación mexicana se encendían las alarmas y las críticas llovían sobre Hugo Sánchez, que le daba una sacudida a su oncena inicial, empezando desde la portería, donde era Oswaldo el nuevo encargado.

Honduras traía a una de las mejores generaciones de su historia y contaba con grandes referentes como Carlo Costly, Emilio Izaguirre, Maynor Figueroa y Carlos Pavón.

Hugo Sánchez y Reinaldo Rueda observaban nerviosos el inicio de las acciones y un veterano Cuauhtémoc Blanco se preparaba para otro juego más con la Selección.

La banca azteca con hombres bastante pesados esperaba su turno y Honduras desperdiciaba la primera de peligro, para que después Pavón fallara en su control dirigido.

Al 8’ Magallón hacía el oso y Costly le devolvió el favor, errando una clarísima con la izquierda. Oswaldo se amarraba en un tiro de esquina y otra vez los catrachos perdonaban.

El vendaval hondureño era imparable y tras una pelota filtrada Oswaldo Sánchez arrollaba a Pavón y el árbitro sin dudar corría hacia el punto penal. No obstante Izaguirre cruzó de más su tiro y se estrelló con el poste, dando un respiro al Tri.

Cuauhtémoc tomó 100 metros de vuelo y disparó a portería, para que el portero la dejara servidita a Omar Bravo, que se comió otro gol por segunda Copa Oro consecutiva.

El Temo anticipó a un centro como en sus mejores tiempos, pero de zurda falló. Luego volvió a probar de falta, pero la mandó al cielo y Honduras continuaba con sus buenas aproximaciones.

Al 10 lo azuzaban a punto de besitos y él correspondía al cariñito, espantando al centroamericano. Al 28’ el Venado Medina caía en el área por una patadita inocente del mismo Izaguirre y Blanco, por supuesto, tomó la pelota.

Volvió a dar 5 mil pasos hacia atrás y con su característico trote y su toque impoluto marcó el gol, provocando los aliviados aplausos del técnico nacional.

El mismo Cuauhtémoc mandó un buen centro a Bravo y éste pedía penal, pero no se concedió. El equipo de azul ya se había perdido en la cancha y no lograba generar peligro.

Andrés Guardado se probó de derecha, pero con mucha angustia el balón se escurrió por un costado, en la última acción del movidito primer lapso.

Honduras inauguró el complemento con un perfecto testarazo que se fue a embarrar con el larguero y por suerte cayó en las manos de Oswaldo. Fue entonces que México se quedó con 10 hombres.

Al Temo lo seguían acosando dentro del área chica y su mal carácter lo traicionó, metiéndole un artero codazo a Caballero, que le repitió la dosis del besito. Con una roja directa y la cara de arrepentimiento del que sabe que se equivocó, el 10 mexicano se marchó al vestidor y dejó a su equipo en problemas.

Honduras tardó un rato en capitalizar el hombre de más, pero al final llegó. Costly recibió un excelente balón filtrado y con agilidad dejó en el camino a Oswaldo Sánchez, para después tocar a portería y empatar el marcador.

Inmediatamente Medina respondió con la chueca, pero Vallecillo hizo una gran atajada. Sánchez mandó al Maza a la cancha con la intención de aguantar el marcador y a Oswaldo volvían a exigirle.

El juego entró en una fase de especulación y poquísimos acercamientos de ambos países. Parecía que los puntos se iban a repartir, pero en los últimos instantes Costly se elevó dos cabezas más que su marcador y con demoledor cabezazo aniquiló el ángulo de Sánchez.

Doblete del que jugaba en el Bełchatów polaco. Esos históricos tres puntos hacían empatar a la H con México en el primer lugar del grupo y el combinado nacional ponía en tela de juicio su pase a la siguiente ronda, mismo que se jugarían ante Panamá.

México vs Panamá - Fase de Grupos

Era difícil que México se quedara en el camino, ya que avanzaban los dos primeros lugares y los dos mejores terceros, por lo que regresar a casa sería una burla mundial.

Nery Castillo regresaba a la titularidad y de cabeza falló su primera opción. Luego Pável le puso un gran trazo a Jared, que se la bajó a Nery. El del Olimpyakos remató de primera, pero se estrelló con el vertical.

Guardado trató de volea, también sin suerte. La única panameña provocó el nerviosismo en el área nacional y así se terminó el primer tiempo.

Al regresar Blas Pérez tuvo el gol en sus pies, pero no atinó a portería, ante el achique de Oswaldo. Torrado robó la pelota y disparó muy desviado. El Bofo se reía en la banca y la defensa se descuidaba, pero Garcés no aprovechó el regalo.

Fue en un tiro de esquina cobrado por Pável Pardo, rozado por un defensa canalero y empujado por Salcido, que cayó el gol. Hugo volvía a suspirar y abrazaba a su lateral, feliz por al fin estar en ventaja.

Escobar hacía un túnel y luego disparaba, por un lado. Luego en un tiro de esquina México se salvaba gracias a la frente de Guardado que salvaba en la raya y después Philips se estrellaba con el palo, para que de inmediato Oswaldo empleara los puños para escupir la nueva intentona.

Panamá era más y México se defendía con el cuchillo entre los dientes. Andrés Guardado probó con su ahora muy conocida volea de izquierda y de rebote casi cae el gol rojo.

Sin embargo, los centroamericanos se enterraron a sí mismos. Primero Escobar tiraba a Guardado y se iba por doble amarilla. Luego un joven Román Torres le dio una patada sin sentido al todavía jugador del Atlas y también le sacaron la roja.

México manejó los minutos restantes y con mucha fortuna sumaba seis puntos y avanzaba a cuartos en el segundo puesto del grupo C.

México vs Costa Rica - Cuartos de Final

El rival a continuación era Costa Rica, que también avanzó con dificultades, venciendo apenas 1-0 a Guadalupe. Los ticos arrancaban disparando a puerta y Oswaldo pedía calma.

Hugo Sánchez y Hernán Medford dirigían a su estilo y el juego se puso tenso, tanto que Allan Alemán se ganó dos amarillas en tres minutos y se fue a bañar temprano.

Jimmy Lozano disparó de tiro y el portero voló para hacerle al cuento. Venado le pegó con la espinillera y José Porras volvió a tenderse, aunque iba para afuera.

El mismo Medina mandó un buen centró y su compadre Bravo remató, pero ya no encontró a nadie para empujarla. Salcido le pegó tal y cómo lo había practicado en el PSV, aunque Porras ya era factor.

Jared Borgetti robó y pateó sin puntería, justo antes de que el central Badilla la mandara al travesaño. El Temo ingresó al 76’ luego de su sanción y en el último minuto se autoasistió, para quedarse a punto de clavar un golazo.

A pesar de jugar con 10 toda la segunda parte, México no pudo evitar el alargue. Guardado puso un centro delicioso, pero le quedó atrás a Jared y no le dio dirección de meta, lo que sí pudo en la siguiente.

Los talentosos Blanco y Bautista se combinaron con mucha crema y el capitán Borgetti se elevó con todos sus 42 goles internacionales para clavar el número 43, el antepenúltimo en su carrera con México. También sería la última vez que lo veríamos festejar en las Copas Oro.

Después pasó de todo. Porras se lanzaba a lo Superman y salvaba. Osorio se inventaba una volea deliciosa y de nuevo el arquero tico salvaba. Entonces se armaba la meleé y Azofeifa se iba expulsado por segunda amarilla… aunque realmente era la primera y el árbitro Terry Vaughn pedía perdón.

Pero no se iba a quedar con las ganas de volver a sacar la colorada. Y es que al 120 Álvaro Saborío se iba a las regadores por… esto.

Bofo le regaló un gran pase al Zorro del Desierto, pero éste no quiso definir de derecha. Badilla tuvo otra de cabeza y se fue por arriba, lo mismo que el Maza Rodríguez.

Camacho también quiso pintarse de rojo con un caballazo durísimo sobre la humanidad de Blanco, incluyendo una plancha que casi se entierra en la cara del Gobernador.

México vs Guadalupe - Semifinal

Con mucho estrés y poco futbol México alcanzaba su pase a las semifinales del torneo, esperanzado de llegar con facilidad a la gran final, considerando que su siguiente rival se llamaba Guadalupe, ese archipiélago que tiene una tercera parte de la población de Tlaxcala.

La sorprendente selección guadalupense dejó en el camino a Honduras y se entregó al máximo contra México.

Primero Medina se quedó a un manotazo de abrir el marcador, tras un gran centro de Jared. Luego el casaca número 10 le filtró el balón, pero su disparo no cruzó tanto como él hubiera querido.

Salcido sacó un zapatazo medio charro y luego hizo una individual de crack, aunque no la pudo mandar al fondo.

Al regresar de la pausa Cuauhtémoc desperdició una de cabeza, lamentándose así. Otra vez Hugo aventó al Bofo para acompañar a Blanco y en seguida se combinaron. En la segunda consecutiva Bautista cabeceó solito, pero el portero Franck Gardel le robó la gloria.

El segundo intento de Torrado en todo el torneo terminó igual de mal que el primero. Fue Pável Pardo el que le dio cátedra de cómo disparar a puerta.

Fernando Arce le entregó la pelota y el recientemente campeón con el Stuttgart de Alemania sacó un zapatazo que se fue abriendo, pero sólo lo suficiente para convertirse en un gol digno del Bebé.

70 minutos le costó a los mexicanos abrir el marcador, por lo que festejaron como si le estuvieran ganando a Brasil. Osorio la hizo buena, pero una vez más el portero hizo bien su chamba.

Omar Bravo la prendió riquísimo con la zurda, fallando por un poco, jugada con la que se cerró el sufridísimo partido. Ahora sí se venía lo bueno.

Estados unidos en Copa Oro 2007

Una motivadísima Selección de los Estados Unidos llegaba con todo a la final, convencidos de llevarse el campeonato y convertirse en bicampeones. Incluso filmaron un documental sobre su participación en la Copa.

Vencieron en primera instancia a Guatemala con un gol de Clint Dempsey. Después se dieron un festín de acercamientos ante la débil selección de Trinidad y Tobago, asediándolos durísimo.

Nopriega se iba en camilla por tremendo embate de su guardameta y Estados Unidos no detuvo sus ataques, para que por fin Brian Ching abriera el marcador. En el segundo tiempo acabaron las cosas, gracias a Landon Donovan no fue egoísta.

Pero el potencial estadounidense salió a la luz en su último partido de grupos contra El Salvador.  Inició Damarcus Beasly con un tiro que pasó entre doscientos mil cuerpos antes de entrar a la portería.

Después Pacheco metió la mano infantilmente y Armando Archundia no dudó en señalar la pena máxima. El Capitán América primero se besó las muñecas y las manos, para después cobrar… y fallar.

Donovan repitió su supersticioso Ritual y ahora sí no falló, mucho menos celebró. Ya en la segunda parte Taylor Twellman se encontró una pradera por derecha y no desperdició para meter el tercer gol para los suyos.

El último tanto fue también el segundo de Beasly, que finalizó una buena jugada colectiva y selló los nueve puntos y el liderato de grupo para Estados Unidos

En cuartos Panamá no se las puso tan fácil. Donovan fallaba en los linderos del área chica y después Twellman cruzaba demasiado. El mismo Landon hacía una gran corrida, pero tampoco podía de izquierda, antes de que el 20 errara de cabeza.

Pérez se hacía chiquito frente al imberbe Tim Howard y así se le escurría el primero. Donovan era derribado en el área y así metía su gol del partido. Un par de minutos después el joven Damarcus le puso un centro excelente a Bocanegra, que no falló.

Aunque los panameños se quedaron con 10, el Conejo Blas sacó un bombazo tan duro que entró y salió por rebotar en el poste interior de la meta gringa.

Los Estados Unidos pisaban firme y llegaban así a las semifinales para enfrentarse a su rival del norte, Canadá, en donde se viviría uno de los primeros capítulos oscuros de la Copa Oro.

Donovan le pegó de lejos para arrancar las hostilidades y después Ali Gerba no pudo ganarle a Howard. De Rosario le pegó de tiro libre y por alguna razón el balón llegó al poste.

Sin embargo, la defensa canadiense no pudo hacer nada contra el remate de Hejduk que con un punterazo marcó el gol.

Después Armando Archundia señalaba lo que parecía un penalti algo dudoso, pero al final se vio que Onstad sí trastabilleó a Beasly.

Nadie más que Landon Donovan podía cobrar ese tiro de falta y por cuarta vez se besaba hasta el ombligo, para volver a cobrar por el centro y vencer al guardameta de la hoja de maple.

Al minuto 51 Damarcus pudo sentenciar el juego, pero también quiso compartir y Donovan se sintió de las Grandes Ligas, haciendo un strike que le pudo romper hasta el alma. En el contragolpe Canadá estuvo a nada de vencer la meta gringa, pero no lo lograron.

Onyewu se perdía un gol clarísimo y luego Onstad salvaba con el pie en la orilla del área. De Rosario hacía trabajar a Howard y al 76’ Hume hizo un excelente tanto, recortando a Bocanegra y pegándole con la pierna izquierda.

El mismo Ian Hume salvaba a su país en la raya de inglesita y Estados Unidos se quedaba con 10 tras la expulsión de Michael Bradley, en su versión con cabello.

Se añadían cuatro minutos y Canadá presionaba fuertemente para encontrar el gol del empate. Y sí que llegó. Onyewu no medía bien un balón y se lo regalaba a Hutchinson, quien lo metió a portería.

No obstante, el mexicano Armando Archundia y su asistente señalaban un inexistente fuera de juego, provocando la ira canadiense, en uno de los robos más inverosímiles de la historia del torneo de la zona.

Los gringos llegaban con esa sombra a sus espaldas, pero en su documental veíamos cómo se motivaban con frases de Bob Marley y una buena comunión de grupo.

México vs Estados Unidos - Final

En el Estadio del Soldado por fin veríamos actuar a Rafael Márquez, que estaba entre algodones y reservado para la Copa América que iniciaba sólo un par de días más tarde.

Luego de la ceremonia de los himnos y un amistoso saludo, los dos rivales más fuertes de la zona se medían frente a frente para redefinir cuál de los dos era el Gigante de la Concacaf para esos años.

México tenía 753 minutos sin anotarle a los Estados Unidos y los de las barras y las estrellas estaban confiados en repetir el título conseguido dos años atrás.

Carlos Batres señaló el inició del partido e inmediatamente Nery Castilló se combinó con Guardado para generar peligro por izquierda, acción que se repitió apenas dos minutos después.

Borgetti ya se resentía desde el minuto 10 y pronto habría malas noticias para el goleador. Ching peinaba la bola y Beasley peleaba con Osorio y Sánchez sin sacar jugo. Luego hizo un control muy largo, pero todavía pudo empujar y Oswaldo rescató en urgencia.

Rafita cabeceaba muy globeado y Howard la echaba para afuera, para que luego el del Barcelona le diera con el hombro. Bornstein pateaba y hacía bailar las redes, pero por afuera y la afición amarraba la garganta.

Hugo estaba a nada de arrancarse el saco del cuerpo y el partido continuaba como mucha lucha en todas las zonas del campo, pero muy poco desarrollo de juego ofensivo.

El veterano Jared Borgetti se lesionó solo mientras intentaba presionar y ya no pudo más, por lo que fue sustituido por Omar Bravo. La defensa azteca le dio un regalazo a Dempsey y el delantero estrella norteamericano fue parado en seco por San Oswaldo.

Guardado le tocó suavecito a Nery y el de ascendencia uruguaya la cruzó 20 centímetros más de lo necesario, perdonando a los gringos. No obstante, el gol cayó prácticamente de inmediato.

Ahora por banda derecha, Castillo hizo un drible genial y tocó para el número 18, que sólo confirmó que ese dúo era lo más peligroso que tenía México en esa final.

Los de verde se iban al vestidor con sonrisas en el rostro, confiados de que podrían terminar la tarea en los segundos 45 minutos.

Sin embargo, los vecinos del norte saben hacer grandes shows.

Esa mentalidad muy envidiable del deportista estadounidense fue la que los sacó a flote en la segunda parte y fácilmente se deshicieron de nosotros.

Para empezar Ching no pudo ganar por arriba y el portero despejó, para luego volver a trabajar en una y dos ocasiones, hasta que al final su defensa despejó.

El Bebé le filtró a Bravo y el mochiteco dudó antes de rematar, por lo que terminó fallando. Entonces Castillo le sacó un chichón al balón, pero se elevó con un efecto muy extraño.

Dempsey la quiso hacer a la europea, pero le pegó mal, lo mismo que el Venado poco después, al mismo tiempo que el técnico bicampeón se quitó su saco.

A Ching le mandaban un pase de tres dedos y no llegaba a rozarla. En un tiro de esquina Omar Bravo le robó el gol al Jimmy Lozano, desviando con el talón, justo antes de que llegara el error nacional.

Otra vez el jugador hijo de chinos recibía dentro del área y hacía un giro fantástico que Magallón se devoraba y tenía que meter el muslo, para que Batres irremediablemente marcara penalti.

En la Copa de los besos, Oswaldo le mandaba uno a Lando, que por última vez en el campeonato se ponía de cuclillas para repetir su cosa esa. El portero mexicano se quedaba en el centro esperando ahí la pelota, pero Donovan tocaba a la derecha y hacía como que se limpiaba el sudor de la frente, generando cada vez más animadversión hacia uno de los mejores futbolistas que ha dado la Concacaf, sin lugar a dudas.

Guardado intentaba responder con un centro tendidito, pero Bravo no consiguió dirigirla a portería. El mismo Andrés y Spector se reventaban las cabezas entre sí y ahí se partió el encuentro.

Estados Unidos tomó el control del balón y poco a poco fueron acechando la meta mexicana, hasta que reventaron la piñata.

Benny Feilhaber sólo anotó dos goles con la selección de su país, pero el segundo fue suficiente para el resto de su vida. La defenza azteca despejó la pelota y el brasileño naturalizado estadounidense se acomodó para pegarle con todo el empeine y destruir la cabaña nacional, evadiendo el lance de Oswaldo y dejando al mejor goleador mexicano de todos los tiempos observando en silencio.

Todavía Beasly le mandó un pase de playstation a Ching, pero el punta se ofuscó y la mandó al poste terriblemente. Cuauhtémoc se amarraba los Concord y se rascaba la oreja con nerviosismo antes de entrar al campo.

Donovan sacó agua del pozo e hizo recostar a Sánchez antes de la entrada del Bogo, confiando Hugo en la otra combinación de jugadores que le había funcionado en otros partidos.

Blanco peinó hacia Bautista y luego de algunos rebotes el número 23 falló una más clara que el agua ante Tim Howard. Landon condujo un portentoso contra ataque y le regaló el gol a Damarcus, que se equivocó durísimo y la mandó al poste.

Omar Bravo quiso aportar, aunque fuera algo, pero su pésima actuación no se la compró el árbitro. México asedió el área gringa todo el tiempo de compensación, pero por más que intentaron, nada lograron y entonces Estados Unidos se convertía en bicampeón de la Copa Oro.

Una muy buena final que Hugo Sánchez fue a reclamar por alguna razón, pero que todos vieron que los de blanco impusieron condiciones, más allá de los lapsos del partido donde México dominó.

Esta Copa Oro parecía marcar el futuro cercano del entrenador nacional, al que muy pocos le tenían fe. Sin embargo, el extremadamente próximo inicio de la Copa América y el muy buen papel que ofreció el Tricolor, consiguiente el tercer puesto, le dieron más tiempo de vida a Sánchez. Tristemente el asqueroso nivel de juego demostrado en el Preolímpico rumbo a Beijing 2008 quemó la reputación de Hugol y fue despedido, para que iniciara un desfile de técnicos antes de que llegara el mismo bombero de siempre: Javier Aguirre.

El Vasco sería entonces el encargado de dirigir la siguiente Copa Oro un par de años después, en donde viviría una situación de pena ajena, pero que mejoraría con creces el resultado narrado en este video. Pero esa es otra historia de Leyendas del Futbol Mexicano.

¿Consideras que Landon Donovan está en el top 10 de mejores jugadores históricos de CONCACAF? ¿Piensas que Hugo Sánchez debió tener más oportunidades luego de perder esta final y quedar como tercer lugar en la Copa América 2007? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video, regálanos un like y compártelo. También échate un clavado en nuestra lista de reproducción con todas las Copas Oro de la historia, iniciando con la de 1991. Y si te gusta lo que hacemos, te invito a suscribirte para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.