, mayo 18, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

KIKÍN FONSECA, el futbolista que jugó 7 años fantásticos y 7 años muy grises (1999-2014)


  •   20 minutos
KIKÍN FONSECA, el futbolista que jugó 7 años fantásticos y 7 años muy grises (1999-2014)

Hay veces que asociamos a ciertos futbolistas con algunas características muy particulares. A algunos se les recuerda por su técnica individual, su magia o sus recortes. Otros son bien valorados por su eficacia defensiva, sus espectaculares atajadas o los goles históricos.

Sin embargo hay un grupo de jugadores que, aunque no marcaron una época debido a educadas piernas o liderazgo excepcional, sí lo hicieron por su corazón y su garra, con la esencia de guerreros a los que no les importaba ser cortos de algo si podían sustituirlo con espíritu deportivo.

Suscríbete a nuestro podcast.

José Francisco Fonseca Guzmán nació el 2 de octubre de 1979 en la ciudad de León, en Guanajuato. Su padre, recientemente fallecido, era apodado Don Kiko. Este apodo fue transferido a su primer hijo, Héctor, que sería llamado Kikín.

Sin embargo y con mucha tristeza, el muchacho de tan sólo 15 años se iba a la cama una noche para ya no despertar otra vez. José Francisco, su pequeño hermano, sólo tenía dos años.

Creció sin conocer a ese hermano mayor, que sin embargo y sin saber, le heredó el sobrenombre que lo acompañaría durante buena parte de su trayectoria futbolística.

A pesar de la tragedia, los Fonseca tuvieron que sobreponerse y Francisco empezó a trabajar en la tortillería familiar desde los 14 años. Su vida se dividía entre el apoyo a sus padres, la escuela y, por supuesto, el futbol.

Desde esos tiempos ya jugaba en la categoría libre de los torneos locales con sus hermanos. Un día, según lo platica el religioso leonés, un día tuvo una revelación y decidió que sería futbolista profesional. Se lo contó a sus padres y ahí comenzó su verdadera preparación.

Pruebas Tercera División de León

Como volante extremo se probó en la Tercera División del León. Llegó gracias al ex jugador Jesús “Pollo” Venegas, conocido de su padre. En la prueba a la que se presentaron más de 450 prospectos sólo eligieron a dos y Fonseca fue uno de ellos.

En su paso por las fuerzas básicas se probó en distintas posiciones, alternando por todo el campo hasta lograr colocarse en la delantera, su lugar preferido.

Ascenso a Segunda División

Después de una campaña logró ascender a Segunda División, alternando ya sus entrenamientos con el Unión de Curtidores que saldría campeón de la temporada 1998-99. Con el histórico equipo guanajuatense marcó 4 goles en 13 partidos.

Tras la venta del León, su carta fue traspasada a los Venados de Yucatán, en donde recibió su primer salario en forma de 15 mil pesos, con lo que se convertía en futbolista profesional.

Traspaso a La Piedad

Logró anotar 8 goles en 26 partidos con el Atlético Yucatán y el nuevo dueño de los Reboceros de La Piedad lo jaló al equipo michoacano.

Ascenso a Primera División

En el Invierno 2000 alcanzaron la primera final del año, siendo derrotados por los Gallos de Aguascalientes. No obstante, el semestre siguiente regresaron a pelear por el título, derrotando a los Toros Neza en una trepidante llave final y con ello ganaron medio boleto para su intento de ascenso a Primera División.

En el partido definitivo Los Reboceros no tendrían piedad y con un contundente 4-2 global conseguían llegar a la categoría de oro del futbol mexicano, con Francisco Fonseca en sus filas, por supuesto.

El Debut en Primera División

Fue el 22 de julio de 2001 dirigido por Alberto Guerra que debutó en Primera, como titular en el empate a unos frente a las Chivas en el Estadio Jalisco, partido en el que curiosamente también debutó Carlos Salcido.

Verano 2002

Aunque no logró meter gol con La Piedad en Primera, fue parte de aquel poderoso equipo del Verano 2002, en donde su club se apoderó del primer lugar general con 37 puntos

Desafortunadamente no lograron mantener el vuelo en la liguilla, donde el eventual campeón América los hizo pedazos con un global de 6 por 2.

Había tenido ciertos problemas para mantenerse a flote en su estadía con La Piedad, ya que no se sentía en plenitud deportiva. Con el club rebocero jugó 58 partidos y marcó 7 veces, todos ellos en la División de Ascenso.

Traspaso a Pumas

Tuvo dos opciones en ese entonces. Irse en paquete a Chivas junto a Rafa Medina, jugador destacado de esa generación o continuar con Pumas, en donde era solicitado por el mismísimo Hugo Sánchez.

Por supuesto que se decidió por el equipo del cual era fanático su difunto hermano. Fue ahí que decidió homenajear al Kikín usando su apodo en la playera de su nueva escuadra.

Debut con Pumas

Con 23 años llegaba la UNAM, en donde fue mandado a la sub 20 directamente. Después de destacar con goles y de una charla frontal con el mejor goleador de la historia de México le llegó la oportunidad.

Fue en un partido de visita ante Veracruz, en el Clausura 2003. Y lo primero que hizo fue ganarse la tarjeta roja, sólo dos minutos después de entrar del banquillo. Sin embargo, Hugo le tuvo fe y regresó de su suspensión para marcar el gol de la victoria ante Atlas, su primero con Pumas.

A partir de ahí todo fue para mejor y empezó a destacar ferozmente, cerrando el torneo con un enorme triplete en el empate a cuatro goles frente a Necaxa, cuando todavía lucía un cabello corto. En esa campaña no les alcanzó para la liguilla.

Apertura 2003

Para el Apertura 2003 logró por fin consolidarse en el equipo universitario. Uno de sus mejores encuentros lo dio ante el América en la jornada inaugural. El partido se había tornado dramático ya que el local lo ganaba con una ventaja de tres goles.

Sin embargo, América se encendió y empató los cartones al 85’ en una fúrica reacción liderada por un gran Pável Pardo. Pero tan sólo 5 minutos después llegó el número 26 para lanzarse de palomita y con todo el espíritu de luchador incansable que ya expedía desde entonces, clavar el gol de la victoria.

Otra impresionante actuación la vivió en noviembre de ese año, tomando revancha en el mismo puerto de Veracruz donde había sido expulsado en su primer partido. Los Tiburones lo ganaban por tres tantos y ahora tocaba a Pumas remar contra corriente.

Primero empujó un balón que apenitas entró y le dieron como suyo. Luego Ailton da Silva empataba vía penal y entonces llegaba el doblete de Kikín, con una definición correcta.

Su cabeza le regalaba un nuevo triplete, tendiéndose en la enlodada cancha del Pirata Fuente y presumiendo el homenaje a su hermano en la espalda. Y aunque serían eliminados en cuartos de final, el año 2004 le traería muchísimas glorias al futbolista y a su institución.

Pumas Liguilla Clausura 2004

Los Pumas del Clausura 2004 jugaron muy bien al futbol y Fonseca no desentonó. Armando una delantera histórica a lado del argentino Bruno Marioni, fue pieza importante para el subliderato del club.

En la liguilla su participación fue aún más esencial. Primero iniciaban ganando en el Jalisco con dos de Botero y el descuento de Espinoza.

En Ciudad Universitaria empujó un balón muy sencillito para el primero. Luego Marioni hacía lo suyo para que Kikín cerrara el marcador con un tiro cruzado perfecto.

Ante Cruz Azul no anotaría goles ya que en un choque con Melvin Brown se rompería la clavícula, pero sus compañeros se encargaban de eliminar a la Máquina con marcador de 3-2 en un gran partido de futbol.

Tuvo que ser operado y aunque fue olvidado en el hospital por su directiva, el periodista Oscar Clériga le dio un ride al entrenamiento en Cantera, para ponerse a las órdenes de Hugo Sánchez.

Final Clausura 2004

La final de ida contra Guadalajara fue en extremo polémica, debido al penal señalado por Glower, a pesar de que la falta fue un metro fuera del área. Ramoncito Morales empató al 86’ y todo se definiría en la vuelta, bajo el sol de CU.

Con la ventaja de la localía y algunas fallas de ambos equipos, los Pumas llevaron el juego hasta la tanda de penales. Ahí veríamos goles por todos lados y una escena muy recordada entre Fonseca y Oswaldo Sánchez, donde el primero fue a celebrarle el gol en la cara al guardameta de la Selección.

Rafael Medina, su ex compañero en Yucatán y La Piedad fue el encargado del último penal para las Chivas. Le metió todo el empeine y la mandó a volar, haciendo que los Pumas lograran el primero de sus títulos del Bicampeonato.

Francisco Fonseca levantaba su primera copa como profesional y lo hacía como un puntal referente de la escuadra de Hugo Sánchez, misma que no pararía de acumular éxitos inmediatos.

Apertura 2004

Y a pesar del final, el camino fue sumamente rocoso. Bruno Marioni se despedía de la UNAM que no iniciaba bien el Apertura 2004 y con hasta cuatro derrotas consecutivas se hundía en la tabla general.

Esto no minó el buen rendimiento individual de Kikín Fonseca, quien se ganó el llamado por primera vez a Selección Mexicana, dirigida por Ricardo La Volpe.

Debut con Selección Mexicana

Con un extrañísimo número 10 en la espalda, el leonés se despachó con la cuchara grande en su debut ante Ecuador, el 28 de octubre de 2004. Su compañero de club, Jimmy Lozano, le mandó una diagonal perfecta que el delantero recibió entre hombro y pecho, para rematar con la pierna izquierda y clavar su primer gol con el combinado, esto en el primer tiempo.

Su doblete tricolor llegó en el complemento, aunque ahora con cabezazo casi a ras de suelo, tras un centro bajo de Fernando Arce. Una noche soñada que la auguraba un proceso ideal, rumbo al mundial de Alemania 2006.

Liguilla Apertura 2004

De regreso al campeonato local las victorias ante el América, Santos y Jaguares empujaban la remontada auriazul. A pesar de comerse una goleada de 5 goles por 1 frente a las Chivas, el equipo llegaba a la liguilla como octavo clasificado.

A pesar del buen nivel de juego de Fonseca, no logró clavar ningún gol en la fase regular, hundido en la irregularidad de sus compañeros. Sin embargo, las finales serían otro cantar.

Cuartos de Final Apertura 2004

Se enfrentaron a uno de los mejores equipos de Veracruz de todos los tiempos, comandados por Cuauhtémoc Blanco y que se habían apoderado rotundamente del primer lugar de la tabla, incluso perdiendo un partido en la mesa por no jugar la última jornada.

No obstante, el campeón de local no tuvo piedad y aniquiló a los Tiburones Blancos con un marcador de 3-0. El empate a unos en la vuelta los llevaba por segundo torneo consecutivo a las semifinales.

Semifinal Apertura 2004

Otra vez Kikín sería definitivo en la eliminatoria contra los Zorros del Atlas. Abría el marcador al minuto 10’, después de un extraordinario control de balón y una definición de parte interna.

Ese partidazo terminaría 4-3 a favor de los Pumas y tenían que ir a cerrar la faena de visita al Estadio Jalisco.

Nuevamente inauguraba las acciones en una carambola de cabezazos dentro del área, para ir a festejar recordando a su hermano, una vez más. Tres minutos después Parejita López ponía el de la tranquilidad para Hugo Sánchez y hacía insulso el descuento de Robert de Pinho.

Final Apertura 2004

La gran final se jugaría entre Pumas y Monterrey. Primero en Ciudad Universitaria, aunque de noche. Guillermo Franco comenzaba la suma de goles al 20’, pero el Capi Beltrán al 49’ y luego David Toledo a 10 del final remontaban el marcador para irse con ventaja a la Sultana del Norte.

El encuentro fue tenso y muy peleado. La Pandilla del Piojo Herrera se dedicó a fallar varias jugadas en la primera mitad y al volver Kikín Fonseca anotó el último gol de su carrera como futbolista universitario.

Leandro Augusto le picaba un balón al de León, que la bajaba para un compañero. El rebote le caía cerca del pie derecho y sin un solo instante de duda, disparo con el pie derecho y venció a Christian Martínez.

El tanto cayó al 46’ y Monterrey ya no tuvo respuesta. La Universidad conseguía vencer de visita y el global 3-1 le daba un histórico bicampeonato, el primero de los torneos cortos. Francisco Fonseca volvía a ser campeón con el equipo favorito de su hermano, el original Kikín.

Si deseas ver un documental detallado sobre el año Puma en donde también consiguieron el Campeón de Campeones y fueron al Santiago Bernabéu para vencer al Real Madrid, te lo dejamos en la descripción y al final de este video.

El amor no podía ser más intenso. Jugador carismático, goleador en momentos importantes, decisivo en juegos finales y doblemente campeón con la institución. Fonseca estaba destinado a convertirse en uno de los más grandes ídolos de los Pumas. Tristemente, las cosas sucedieron muy diferentes.

Francisco creyó que era el momento de pedir un aumento de sueldo para equivalerse con los futbolistas extranjeros. Habló con Arturo Elías Ayub, entonces presidente del Patronato Universitario. Sin embargo, el aumento fue insuficiente.

Transferencia a Cruz Azul

Esto orilló al Kikín a aceptar la oferta que lo sacaba del club de su vida. Se iba entonces, después de jugar 92 partidos y anotar 32 goles en todas las competencias, además del impresionante bicampeonato.

Sin embargo, la afición Puma nunca le perdonaría su marcha. La realidad es que él nunca se quiso ir. Se puso los pantalones y solicitó un cambio justo, que no le fue concedido en la UNAM, pero sí en su nuevo destino.

Se fue a Cruz Azul en un momento en que la Máquina traía un equipazo. Chelito Delgado, Místico Pereyra, Ricardo Osorio, Salvador Carmona y el permanente Conejo Pérez serían los compañeros del gunajuatense.

Todo el año 2005 el Azul fue uno de los principales protagonistas del torneo mexicano, aunque como todos sabemos, no alcanzaron el objetivo final.

Clausura 2005

El Clausura fue magnífico para Fonseca, que se lució con 8 tantos en la temporada regular, armando una dupla de ensueño con el Chelito, que le asistía al por mayor y hasta se inventaron un festejo de baile.

Con tristeza para la afición celeste, el equipo volvería a verse eliminado en liguilla. Primero despachaban al Monterrey por posición en la tabla, después del empate a 3 en donde el delantero sumaba otro gol.

Pero en semifinales el América los haría pedazos. Un 3-1 en la ida donde Fonseca hizo el del honor para luego comerse otro marcador idéntico del equipo liderado por un Cuauhtémoc Blanco en su mejor momento futbolístico.

Fue tal la demostración individual del Kikín que su participación en Selección aumentó considerablemente. La primera mitad del año jugó muchos partidos, aunque sólo anotó un gol en el amistoso frente a Colombia.

Copa Confederaciones 2005

No obstante, sería también parte de la lista para la Copa Confederaciones de 2005, en donde el Tricolor daría una de sus mejores exhibiciones.

Se iniciaba perdiendo ante los buenos japoneses, pero Sinha anotaba el que ha sido considerado como el mejor gol de la historia de ese torneo a punto de la extinción.

Después de que Borgetti mandara una pelota al poste Pérez le mandaba un gran centro a Fonseca, quien se elevó y con la cabeza marcó el octavo gol de su carrera como seleccionado mexicano.

México alcanzaba a vencer a Brasil a pesar de los penales fallados por Jared y luego empataba a ceros con Grecia. Kikín no tendría participación en la derrota en penales ante Argentina, pero regresaría a la cancha en el partidazo por el tercer lugar disputado al local.

Alemania pegó primero con un tremendo cañonazo de Lukas Podolski. El empate corrió a cargo de Fonseca, quien aprovechó un gran robo de balón en media cancha y con su leonesa pierna derecha venció al legendario Oliver Khan.

Sin embargo, los germanos respondieron con otro tanto de Schweinsteiger antes del descanso. Al volver Jared remató como sólo él sabía y empató una vez más.

Los europeos eran incansables y Huth volvió a poner en ventaja a los suyos al 79’. México jamás bajó los brazos y otra vez la poderosa frente del Zorro del Desierto hacía bailar las redes, a sólo cinco minutos del final.

Hubiera sido un momento fantástico, el derrotar al próximo anfitrión mundialista en su casa, pero el tiro libre de Michael Ballack nos mandó directo a casa sin medalla, aunque con el recuerdo de un torneo precioso.

Apertura 2005

Ya consolidado como un referente nacional, Kikín regresó a La Noria para disputar el Apertura 2005. Apenas en la jornada 6 visitaba por primera vez la que fue su casa durante mucho tiempo.

La Rebel y Ciudad Universitaria lo recibieron con esta canción. Una lluvia de billetes le cayó al Kikín y las recriminaciones no pararon en toda la previa del partido. Fonseca respondió en la cancha.

Primero Pereyra le pegaba de fuera para vencer a Bernal. Después el Chelito cruzó un perfecto balón y marcó el segundo de la tarde. Ailton se iba expulsado de manera absurda y era el principio del fin para los Pumas.

Chelito hizo un recorte tranquilo y mandó un centro a su compadre, quien como tantas veces lo hizo en esa cancha, remató a gol. Su festejo se limitó a señalar al cielo, recordando como siempre a Héctor Fonseca, sin hacer aspavientos de venganza, ni mucho menos.

En la segunda mitad la defensa se dormía y Delgado robaba la pelota en el borde del área, para definir con calma frente al experimentado guardameta. El último clavo del ataúd felino lo clavó la pierna izquierda del ex bicampeón universitario, que tampoco celebró.

Un aplanador 0-5 que hacía callar a la afición local y que a pesar de que no la buscaba, le dio un poco de revancha al número 26, sabedor de que él nunca se quiso marchar.

Hexagonal final 2005

Alternaba su participación con Selección Nacional, en donde sumó otros seis goles en el Hexagonal Final, incluyendo un póker ante la paupérrima Guatemala en el Alfonso Lastras de San Luis. Los cuatro tantos cayeron en la segunda mitad de aquel partido.

El equipo de La Volpe conseguía su pase al mundial caminando y jugando un futbol emocionante, vertical y contundente. Se esperaba mucho de ese combinado en Alemania 2006.

Caso opuesto al Cruz Azul, que llegó de nuevo con aspiraciones a la fase final del Apertura 2005, pero que el Toluca deshizo con el único gol de Carlos Esquivel.

Clausura 2006

En el que sería su último torneo con la Máquina, el Clausura 2006, Fonseca no disminuyó su producción y con siete goles y dos asistencias colocó a su equipo en cuartos de final donde, para no variar, cayeron ante Toluca por 3-2, incluyendo un penal fallado por Javier Restrepo.

En Cruz Azul jugó 51 veces y marcó 26 goles.

Mundial Alemania 2006

Esto, por supuesto, lo metió en la lista de 23 futbolistas que viajaron de regreso a Alemania. Tras un amistoso contra Francia declaró que estaba incómodo por no ser titular y Ricardo La Volpe le llamó estúpido, alegando que cuando no era titular con Hugo en Pumas no se quejaba. Un personajazo, el Bigotón.

México vs Irán

México se enfrentó primero a Irán, pero el punta titular era Jared Borgetti, acompañado por Bravo y Franco.

Cuando el partido se encontraba empatado a unos, el de Culiacancito se resentía del muslo y tenía que salir de cambio, para ser sustituido por Francisco Fonseca, quien así debutaba en Copas del Mundo.

La entrada del número 17 revolucionó la parte de adelante y en 27 minutos México ya lo ganaba por 3-1.

México vs Angola

Otra vez en el segundo partido La Volpe no le confiaba la titularidad al Kikín y lo mandaba a la cancha hasta el 74’ por un infructífero Guille Franco, pero el todavía jugador cruzazulino no podía aportar nada a un marcador que terminó repartiendo las donas.

México vs Portugal

Por fin el pelilargo tendría su oportunidad de arrancar en el encuentro contra los portugueses, casualmente. Maniche pegaba primero y luego Rafita cometía un penal ridículo, que era concretado por Simão.

Sin embargo, Francisco el Kikín Fonseca le respondía a su técnico con un buen frentazo en tiro de esquina que devolvía la vida al equipo nacional y que significaba su primer y único gol en mundiales.

México vs Argentina

Omar Bravo tuvo en sus pies el empate para el equipo azteca, pero el mochiteco sucumbió a la presión y la mandó directito a las nubes. Afortunadamente los cuatro puntos alcanzaban para el pase a la siguiente ronda, en donde tocaba otra vez Argentina.

En el que podría considerarse como uno de los mejores partidos de México en mundiales el de León fue titular otra vez, acompañando al recuperado Borgetti.

Rafita Márquez metía un gol de riñones, aunque luego todo se empataba entre la cabeza de Jared y el pie de Crespo.

Kikín y Borgetti se asociaban correctamente, pero las salvadas de Abbondanzieri impedían la ventaja. Oswaldo también demostraba lo bueno que era y luego Fonseca se perdía la suya luego de una faena de Pineda.

El encuentro se fue a tiempos extra a pesar del dominio azteca y ahí cayó el gol que a muchos nos hizo llorar hace ya casi 15 años.

Fichaje Con Benfica

Después de una muy aceptable participación en el Mundial, Kikín daba una enorme sorpresa al futbol mexicano. El 27 de julio de 2006 se anunciaba su fichaje por el Benfica, histórico club de Portugal.

Las Águilas lo compraban al Cruz Azul y le entregaban un contrato por tres años. Su marcha a Europa se sumaba a los recientes traspasos de Pável Pardo, Ricardo Osorio, Carlos Salcido y Aarón Galindo, lo que demostraba que esa generación Lavolpista era legendaria.

El futbolista de 26 años arribaba a tierras lusitanas lleno de optimismo y con una actitud inmejorable. Lamentablemente su participación fue mínima.

Sólo estuvo seis meses en el cuadro lisboeta. Jugó sólo ocho partidos de liga, incluyendo el clásico ante el Porto. También participó de tres encuentros de Copa. En total marcó tres goles y dejó una celebración muy charra al estilo águila, lo más recordado de su etapa europea.

Ante la falta de oportunidades empezó a escuchar ofertas. Se hablaba del Hamburgo de Alemania, pero también de un posible retorno a México con el América e incluso un préstamo al Monterrey.

Transferencia a Tigres

Sin embargo, fueron los Tigres de la Autónoma quienes se hicieron con sus servicios. En su momento se dijo que el traspaso le costó al equipo 5 millones de dólares, lo que lo convertía en el traspaso más caro del club para esos tiempos.

Kikín llegaba con bombo y platillo al club regio, que estaba tremendamente hundido en problemas del descenso. Una combinación desastrosa que le costaría a Fonseca el declive de su carrera deportiva, que ya nunca más volvería a ser igual.

Mario Carrillo, entonces técnico felino, declaró que él no solicitó al delantero, pero que trataría de sacarle provecho. Francisco tuvo un buen Clausura 2007, jugando todos los partidos y anotando cinco goles en fase regular.

Su equipo alcanzó a rasguñar la clasificación a cuartos de final, contra las Chivas. En la ida Kikín pudo marcar el de la diferencia, pero los Tigres caían 3-1.

En la vuelta otra vez se hizo presente, ahora de penal, pero no les alcanzó y terminaron abatidos por un global de 6-3.

Convocatoria a Selección Mexicana

Su trayectoria con Selección Mexicana también se vio opacada por la falta de resultados positivos en su club. En el primer semestre de 2007 sólo pudo marcar un gol en los cinco amistosos del Tricolor en los que jugó.

Ese cabezazo contra Irán fue el último gol que anotaría con la casaca verde; tal vez pudo hacer un festejo más interesante de haberlo sabido.

Fue considerado para la Copa Oro, pero sólo jugó la primera ronda y se fue en blanco. Esto acarreó su retiro de la lista para la Copa América de Venezuela. Al respecto enfrentó a Hugo Sánchez, quien por fin había logrado su objetivo de dirigir a México, para pedirle explicaciones.

Sin embargo uno de los pilares de la Selección de La Volpe, histórico rival del Pentapichichi no cabía en el equipo.

Las cosas para oriundo de León y su club se fueron al inframundo. En el Apertura 2007 y Clausura 2008 jugó 29 partidos y sólo pudo marcar un gol. Los Tigres terminaron en los puestos 16 y 13 respectivamente.

Para el Apertura 2008 tuvo un ligero despertar, con cuatro asistencias y un gol. Esto le valió sus últimas dos convocatorias al Tri de Sven-Göran Eriksson. Jugó el partido completo contra Chile y al minuto 58 del encuentro ante Ecuador, el mismo país contra el que debutó, salía de cambio para nunca más volver.

Se terminaba una carrera bastante aceptable. Con México, Francisco Fonseca jugó 43 partidos y celebró 21 goles. No pudo levantar ningún trofeo, pero será recordado como un delantero cumplidor, presente en momentos importantes.

Jugó otros cinco torneos cortos con Tigres, en donde prácticamente no hizo nada. Él ha comentado que le faltaron oportunidades, aunque la realidad es que con el equipo universitario jugó mucho y cumplió poco.

Después de una lesión grave en 2010 se perdió la mayor parte de la temporada y el Tuca Ferretti dejó de tomarlo en cuenta. Se terminaba así una aventura de cuatro años en donde sólo pudo romper las redes 16 veces en 116 partidos disputados, uno de sus peores promedios goleadores en clubes.

Sin embargo, los Tigres le quedaron a deber un año de contrato por 9 millones de pesos, mismos que reclamó ante el TAS. La demanda no procedió y Fonseca declaró: “Esto me viene a reafirmar que hay suciedad, que hay mugre, que hay trampa, me dejan con asco ese tipo de instituciones tan deshonestas”.

Después de este lamentable episodio y con una contratación de rebote a través de su filial en el ascenso, el Atlante anunciaba a Fonseca como su flamante refuerzo, ahora sí solicitado por Miguel Hererra.

Jugó un partido con los Venados de Mérida para ponerse en tono físico antes de ponerse a las órdenes del Piojo.

Clausura 2011 con Atlante

Tuvo un ligero segundo aire en el Clausura 2011. Los Potros jugaron muy bien al futbol y jalaron al Kikín con ellos. El delantero participó en 14 partidos y anotó 5 goles, cuatro de ellos en forma de doblete.

Lograron clasificarse a la liguilla en cuarto lugar general, pero cayeron en la primera ronda ante Cruz Azul y ya nada más pasó en los siguientes torneos de liga. Fue justo ante su ex equipo que en 2013 el Kikín perdería la oportunidad de volver a levantar un trofeo.

Era la Copa MX en la que el Atlante se abrió paso a punta de tandas de penal, hasta llegar a la final. Cruz Azul había dejado en el camino al América y buscaba conquistar primero el torneo copero para después ir a enfrentar la famosa final del Clausura 2013.

La final de copa terminó empatada a ceros y todo se definiría desde los once pasos. El experimentado Kikín Fonseca tomó el mando del primer tiro y se colocó para enfrentar a Chuy Corona.

No obstante, anunció demasiado su toque y el atajapenales Corona lo desvió. Los cuatro que sí metió la Máquina y la otra falla de Luis Venegas dieron el primer título para los azules desde 1997.

Después de un Apertura 2013 apestoso en el que sólo pudo anotar un gol en Copa, Francisco Fonseca se despedía del Atlante. 92 partidos y 14 tantos fueron los números que dejó en su paso por Cancún.

Transferencia a Santos de Guápiles

Su último club fue el desconocido Santos de Guápiles de Costa Rica. Llegaba por invitación de su amigo empresario Mohammed Morales, inversionista del club. Kikín estaba tomando un curso de dirección técnica en México y realmente no estaba metido al 100%, por lo que el técnico dejó de tomarlo en cuenta.

Con los ticos, Fonseca jugó 5 partidos y curiosamente es el único equipo de su trayectoria en donde no anotó.

Fue entonces que optó por el retiro. El delantero leonés que tuvo un ascenso de carrera monumental, siendo figura en dos de los equipos más importantes de nuestro país y que después de ser uno de los más cotizados a nivel nacional, figura en Selección, logró el sueño europeo.

Algo se rompió en Portugal y nunca más pudo ser el mismo. Los últimos siete años de la carrera de Francisco Fonseca contrastan abismalmente con los primeros siete. Una trayectoria larga, fructífera, pero que se siente incompleta, borrosa, enmarañada.

Sin embargo, Kikín está clavado en los recuerdos de muchos aficionados dosmileros que crecieron viendo su bicampeonato y su espectacular paso por las filas del Cruz Azul, además de ese prolífico par de años en Selección, mismo que lo alcanzó a colocar dentro de las Leyendas del Futbol Mexicano.

¿Qué crees que haya pasado en ese 2007 que hizo caer al Kikín Fonseca? ¿Lo consideras un jugador promedio o crees que fue grande en su mejor momento? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video regálanos un like, que nos ayuda muchísimo. También te invitamos a suscribirte para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.