, mayo 16, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

La historia de la undécima estrella de Chivas


  •   8 minutos
La historia de la undécima estrella de Chivas

El Club Deportivo Guadalajara es uno de los más imponentes de nuestro país gracias a su mística especial que le permitió dominar la década de los sesenta con puros mexicanos, a la par que establecieron una hegemonía imposible de superar al ganar 4 títulos seguidos.

Amado por muchos, la realidad es que los años posteriores al Campeonísimo no fueron tan amables con el Chiverío, que ha tenido que soportar sequías, equipos desarmados y finales inverosímiles perdidas de manera dolorosa.

En 2006, el cuadro Rojiblanco celebró su centenario y el futbol mexicano era bastante diferente, comenzando por el hecho de que ellos eran los máximos ganadores junto al América con 10 títulos cada uno.

Jorge Vergara seguía vivo, y con la deuda pendiente de darle su primera estrella al equipo que compró bajo la premisa de convertir en el mejor del mundo, por lo que lograrlo en una celebración tan especial haría la larga espera de más de 9 años desde el campeonato anterior algo todavía más icónico.

El Rebaño ya había estado cerca de darle alegrías a su afición. Con un gran plantel que tenía nombres como Oswaldo Sánchez, Bofo Bautista, Ramón Morales y Omar Bravo logró llegar a la Final contra Pumas en 2004, misma que perdieron en penales, y un año después se colaron hasta las Semifinales de la Copa Libertadores tras propinarle una épica goleada a Boca Juniors por 4-0.

Para el Clausura 2006, la directiva de Néstor de la Torre decidió que no era suficiente con el plantel actual y decidió reforzarlo con la llegada de tres grandísimos nombres: Gonzalo Pineda, Sergio Santana y Diego Martínez.

De la mano de Hans Westerhoff la ilusión rumbo a la estrella del centenario comenzó. El equipo inclusive estrenó un bello uniforme con manga de tres cuartos, sin embargo el arranque no fue el esperado y un par de jornadas después el holandés fue cesado.

Los jugadores se fueron a quejar con Vergara, quien dio marcha atrás en la decisión, sin embargo el entrenador no aceptó el ofrecimiento de regresar, lo que abrió la puerta para que José Manuel de la Torre, quien entonces se había estado preparando en distintos equipos, incluido su archirrival América, tomara las riendas de manera interina.

De la Torre debutó con triunfo ante Cruz Azul por 1-0 y le cambió la cara al equipo, que calificó a Liguilla, sin embargo la Selección le quitó elementos clave a un Rebaño que era la base del Tri rumbo a la Copa del Mundo y que debió encarar la Fiesta Grande con suplentes y jugadores a punto del retiro como el Tilón Chávez y Pirata Castro.

Aún así chivas se las ingenió para llegar a las Semifinales, donde fueron eliminados dramáticamente por Pachuca con un gol de último segundo de Aquivaldo Mosquera. El golpe fue brutal, pero también la ilusión de conseguir algo grande al mando del joven Chepo, quien se quedó a cargo de manera definitiva.

Con el regreso de sus titulares tras la Copa del Mundo, aunque sin Salcido, que se fue al PSV, Chivas arrancó el camino para ganar sí o sí el título del Apertura 2006.

El camino no fue sencillo. Debutaron con una derrota ante Toluca y el ánimo aún tocado por la trágica muerte de familiares de elementos cercanos al plantel como la mamá del Bofo Bautista, la abuelita de Omar Bravo y el papá de Oswaldo Sánchez.

En la Jornada 2 llegó el primer triunfo Rojiblanco, 3-1 ante un Santos que en ese momento se encontraba metido en problemas de descenso, y en la 3 hubo revancha Rojiblanca tras ganarle 1-2 al campeón Tuzos.

La Fecha 4 regaló un verdadero partidazo de remontadas, donde la Máquina le pegó 2-3 a Chivas en un encuentro donde marcaron Chiquis García, Joel Huiqui y Miguel Sabah, y que la Máquina remontó en 2 ocasiones.

En la Fecha 5 visitaron a Monterrey y rescataron el empate a un gol,  mismo resultado que obtuvieron contra Atlante en la Jornada 6.

Regresaron al triunfo en la Fecha 7, donde golearon 4-0 al Necaxa en un partido más que especial pues representó el debut de Javier "Chicharito" Hernández como futbolista profesional y su primer tanto en la Primera División.

Tras esta noche mágica igualaron contra Querétaro 1-1, Pumas 0-0 y cayeron ante Tecos 2-1.

En la Jornada 11 llegó el Clásico Nacional, mismo que se calentó por declaraciones de Manuel Lapuente asegurando que el Rebaño era un circo, algo que se tomaron muy literal los jugadores, pues celebraron los goles ante su rival haciendo marometas.

Aquel partido se lo llevó Chivas 2-0 con anotaciones del Bofo Bautista y el Venado Medina, sin embargo para la siguiente fecha volvieron a la derrota, esta vez 3-2 ante Morelia.

En la semana 13 derrotaron 1-0 al subcampeón San Luis, en la 14 igualaron a cero contra Tigres y en la quince se llevaron el triunfo en el Clásico Tapatío tras ganarle 3-1 al Atlas.

En la Fecha 16 una sorpresiva derrota contra Veracruz dejó las cosas color de hormiga para los del Chepo, quienes compartían grupo con Cruz Azul y Atlas, equipos que estaban teniendo un gran certamen y que los dejaban en una situación bastante difícil rumbo a la Fiesta Grande.

Guadalajara tenía que ganarle sí o sí a Jaguares de Chiapas para calificar, y lo hizo 1-0 con gol del Maza tras un cabezazo en tiro de esquina.

Chivas tuvo que jugar Repesca ante Veracruz y los venció caminando, primero 1-2 con tantos de Diego Martínez y Alberto Medina, y después 4-0 con goles del propio Venado, Bofo Bautista, Santana y un autogol de Lucas Ayala.

La Liguilla fue de ensueño, pero muy complicada. El Rebaño entró como octavo de la general y debía medirse ante el Superlíder Cruz Azul que dicho sea de paso, tampoco era tan sorprendente, pues apenas logró nueve triunfos en la campaña, mientras que perdió 5 juegos.

Era una liguilla especial y llena de morbo, pues los 4 grandes estarían disputándola. El primer asalto de los Cuartos de Final fue para Chivas, que ganó en Guadalajara 2-0 con tantos de Omar Bravo y un golazo del Bofo Bautista, mientras que la vuelta en el Azul acabó igualada 2-2 con un doblete de Ramón Morales para el Rebaño.

En Semifinales debían medirse al América, que eliminó a Atlas en una espectacular serie que acabó 6-4 donde las Águilas firmaron una remontada heroica.

En el juego de Ida, Chivas pegó otra vez 2-0 en un duelo que se abrió gracias al penal de Ramón Morales y un cabezazo de Omar Bravo, mientras que la vuelta acabó 0-0, lo que firmó su pase a la Gran Final en una serie donde la cereza del pastel fue la atajada del Oswaldo Sánchez al penal de Salvador Cabañas.

La última instancia no sería fácil para nada. Chivas se enfrentaba al Toluca, uno de sus dolores de cabeza más grandes y contra el que el que la derrota era costumbre.

Los Diablos del Tolo Gallego terminaron cuartos de la campaña tras sumar 27 puntos fruto de 7 triunfos, 6 empates y 4 derrotas, mientras que el Guadalajara tuvo la misma cantidad de triunfos pero 5 empates y 5 derrotas.

Por cuestiones de un reglamento absurdo en aquel momento, debieron disputar el repechaje ante Jaguares de Chiapas, al cual los Diablos dejaron fuera 2-1 tras remontar en la vuelta.

Los Cuartos de Final fueron ante Monterrey en la reedición de la Final celebrada un año antes, donde los Escarlatas se coronaron 3-0 en el Tec. Esta vez la historia no fue diferente, y tras ganar 2-1 la Ida e igualar a cero en la Vuelta, los del Tolo Gallego llegaron a Semifinales.

En dicha instancia tuvieron una serie apretadísima contra Tuzos en la que empataron 1-1 la Ida y ganaron la vuelta por la mínima.

El primer juego de la Final terminó empatado a un tanto. Omar Bravo adelantó al Rebaño con un cabezazo contundente, sin embargo Bruno Marioni decretó la igualada en los cartones.

La polémica también estuvo presente en dicho juego, pues el árbitro Gabriel Gómez no marcó un penal clarísimo sobre el nueve de Chivas y posteriormente se disculpó mediante una llamada con Jorge Vergara, lo que desató la furia de Rafael Lebrija, directivo del Toluca, tras considerarlo algo de mal gusto.

El 10 de diciembre, Chivas visitaba la Bombonera con todas las estadísticas en contra, ya que salir victorioso de la capital escarlata no era algo que pasara seguido.

Los Diablos alienaron ese día a Hernán Cristante, Paulo da Silva, Emilio Hassan Viades, Ariel Rosada, Bruno Marioni, Antonio Naelson Sinha, Vicente Sánchez, Miguel Almazán, Sergio Amaury Ponce, José Manuel Cruzalta y Carlos Esquivel.

El Rebaño salió con Oswaldo Sánchez, Diego Martínez, Maza Rodríguez, Héctor Reynoso, Pato Araujo, Gonzalo Pineda, Omar Bravo, Venado Medina, Ramón Morales, Johnny Magallón y el Bofo Bautista.

Era un duelo con morbo añadido porque enfrentaría también a los hermanos Morales. Ramón del lado del Rebaño, y el exitoso Carlos Adrián con los Diablos.

Chivas comenzó sufriendo bastante. Los nervios apresaron a los jugadores y un endiablado Vicente Sánchez aprovechó para bailar al Maza por la banda y sacar un centro al área.

Marioni, terror Rojiblanco, aprovechó la floja marca de un poco experimentado Pato Araujo que venía de ser Campeón del Mundo Sub 17, y con un cabezazo dejó parado a Oswaldo Sánchez.

Terminó el primer tiempo con ventaja para el cuadro Choricero, y parecía casi imposible que el Rebaño le pudiera sacar el resultado en 45 minutos a un viejo lobo de mar como el Tolo Gallego, sin embargo en el vestidor los jugadores hicieron un pacto de salir a pelear cada pelota como si fuera la última y no dejar pasar la oportunidad de conquistar un título que se sentía destinado a ser suyo.

El empate llegó al minuto 51 tras un balón parado que el Maza Rodríguez remató entre cabeza y hombro para vencer a Cristante y poner las cosas como al inicio.

El juego estaba para cualquiera, hasta que al 69' Alberto Medina mandó un pase raso para el Bofo, que contrario a lo que todos esperaban, decidió pegarle como venía al balón y con un izquierdazo hizo el gol del título.

Bautista, que había perdido recientemente a su mamá, se hincó en su celebración mientras gritaba hacia el cielo y las lágrimas lo invadían, a la par que el equipo lo abrazaba en una estampa única.

Toluca tuvo una oportunidad clara de empatar con un cabezazo de Rosada que Sánchez atajó fácilmente, y Chivas también desaprovechó sus chances de aumentar el marcador, sin embargo ya nada de esto afectó, pues Armando Archundia pitó el final y ante 27 mil espectadores el equipo que alinea a puro mexicano consiguió ser otra vez el más ganador de nuestro país en solitario.

La gesta no quedó sólo ahí. Chivas se unió al muy selecto número de equipos que lograron alzar el trofeo en el año de su centenario tal como lo hizo Arsenal en el 86, Juventus en el 97, Milán en el 99, Barcelona en el mismo año, Bayern Munich en el 2000, Real Madrid en 2002 y Boca Juniors en el 2005.

Oswaldo Sánchez y Adolfo Bautista fueron los encargados de alzar el trofeo hasta el cielo, en honor de la gente que querían y ya no estaba, y lograron así cristalizar a una generación de futbolistas que merecía ganar el título con el cuadro Rojiblanco pero que se encontraba viviendo diferencias en el vestidor cada vez más evidentes.

Ese también fue el último partido del guardameta mexicano en el equipo de Guadalajara, pues unos días después, San Oswaldo anunció su partida a Santos Laguna, y con ello pasó la estafeta de la capitanía a Ramón Morales, pero la historia de qué ocurrió con los jugadores es definitivamente una historia para contar en otra ocasión.

Síguenos en Tik Tok

@leyfutmex El #Puebla magnífico de #Larcamon 🔥🔥 #leyfutmex #opinion #ligamx #futbolmexicano ♬ sonido original - Leyendas del Futbol Mexicano

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.