, junio 05, 2023

0 resultados encontrados con esta palabra

La leyenda de RAFA MÁRQUEZ (1996-2018)


  •   11 minutos
La leyenda de RAFA MÁRQUEZ (1996-2018)

Ser ídolo en un equipo europeo de grandes tamaños está reservado para contados futbolistas. Y si su nacionalidad es mexicana, las probabilidades se reducen drásticamente. Sin embargo, un michoacano rompió los límites con elegancia, técnica y liderazgo.

Rafael Márquez Álvarez nació el 13 de febrero de 1979 en Zamora, Michoacán. Al ser hijo de un futbolista, su amor por el deporte fue casi inmediato. A los 13 años ingresó a las fuerzas básicas del Atlas, mientras continuaba sus estudios.

El debut con Atlas

A los 17 años, Ricardo La Volpe le dio la oportunidad de debutar en primera división. Fue un encuentro de los rojinegros ante los Pumas. Era octubre de 1996.

A lado de figuras como Daniel Osorno, Miguel Zepeda y Pável Pardo, el equipo marcó una época, en la que fueron protagonistas de torneos regulares y liguillas.

En el 98 llegarían a semifinales de Verano e Invierno, mismas que perdieron ante un poderoso Necaxa. La Academia haría el torneo más recordado en el Verano 99, quedando en segundo lugar de la tabla general y llegando hasta la final, en la que fueron derrotados en penales por un Toluca liderado por Cardozo.

Ese sería el último partido de Rafa en Atlas, al menos durante el siglo XX.

Suscríbete a nuestro podcast

Convocado por error

Su debut con selección nacional llegó excepcionalmente rápido. A pesar de que su primera convocatoria se dio por error, ya que el técnico Milutinovic buscaba llamar a otro Márquez del Atlas, pero su auxiliar convocó al juvenil.

Rafa impresionó a Bora y decidió iniciarlo. Dio un muy buen juego y hasta se dio el lujo de dar una asistencia.

Sus participaciones internacionales se hicieron frecuentes y después de la final contra el Toluca, fue llamado a formar parte del glorioso equipo que alzó el trofeo más valioso de un combinado mexicano, la Copa Confederaciones de 1999. En ese certamen, Rafa fue esencial y jugó como titular los cinco partidos.

También jugó la Copa América de Paraguay, en donde jugó 4 encuentros y la Selección acabó en tercer lugar.

Mónaco

Estos torneos y sus tres años en Primera fueron suficientes para que el Mónaco de Francia le contratara. El Atlas recibió 6 millones de dólares por el michoacano, que se fue al Principado a iniciar su extensa carrera europea.

Y es que los visores franceses que lo observaron en Asunción, durante la Copa América de Paraguay, se llevaron una grata sorpresa. El espigado central no sólo defendía con mucha elegancia y soltura, si no que su exquisita técnica individual le permitían salir de la zaga y adelantarse a jugar como mediocampista.

Esta peculiar habilidad, además de su extraordinario pase largo, remates de cabeza y hasta tiros libres precisos, fueron cualidades que terminaría por pulir en el Viejo Continente.

Durante su primer año en el equipo monegasco, Rafa levantó la séptima copa liguera de la historia del club. Se consolidó como titular y fue incluido en el 11 ideal de la Liga Francesa de la temporada 99-00. Tenía 21 años.

Al lado de grandes figuras como Fabién Barthez, David Trezeguet, Marco Simone, Ludovic Giuly y Marcelo Gallardo, el Mónaco se convirtió en una escuadra de cuidado en Europa, lo que aumentó el reconocimiento de Márquez y sentaría las bases para que el equipo llegara a la final de la Champions en 2003.

Para el 2002, Rafa se convirtió en el jugador más joven en capitanear a una Selección Mexicana y fue convocado para jugar su primer mundial, en Corea-Japón.

El equipo mexicano llegaba después de una turbulenta eliminatoria, pero de la mano de Javier Aguirre, alcanzaron los octavos de final.

En un encuentro que parecía ganable, Estados Unidos aplastó los sueños mexicanos con un contundente 2-0 y Márquez se despedía expulsado, por un temerario cabezazo sobre Cobie Jones, producto de la frustración.

Después del mundial y de ganar 1 liga, 1 copa y una supercopa en Francia, el zamorano estaba listo para demostrar toda su calidad en los mejores equipos del mundo.

Rafa se despedía del Mónaco, donde disputó 110 encuentros y marcó en 5 ocasiones.

Barcelona

Fue Barcelona, que estaba sumido en una etapa de transición, quien lo llevó a sus filas. En una transacción increíblemente más barata que la que hizo el Mónaco al Atlas, el Káiser llegaba a Cataluña, a pesar de alguna vez declarar que llegaría al Madrid.

Su primer año fue complicado, ya que estuvo lesionado durante buena parte de la temporada. A pesar de ello, jugó más de 30 partidos.

Para 2004, se afianzó como titular y comenzó a adelantar su posición a la media cancha. El Barcelona seguía sin ganar títulos, pero el mexicano aumentaba en confianza y liderazgo, cobijado por el técnico holandés Frank Rijkaard.

En 2005 el equipo culé estaba encarrilado y comenzaba una era magnífica con Ronaldinho, Puyol, Valdés, Xavi, Eto’o, Iniesta, Messi y por supuesto, Rafael Márquez, el Príncipe de Cataluña.

Primero ganaron la Liga y la Supercopa de España en la 04-05 y en la 05-06, además de la ansiada Champions League del 2006. En la final de Paris ante el Arsenal, el número 4 fue titular y dio un gran partido que fue definido por el lateral Belleti.

2-1 ganaba el Barcelona y el Káiser se erigía como el primer mexicano de la historia en ganar el mayor título de clubes.

Con ese antecedente, Ricardo La Volpe elegía a Rafa como el principal líder de una selección que prometía. Ya en la confederaciones del 2005 había mostrado un sólido funcionamiento, a pesar de perder en penales la semifinal contra Argentina.

México compartía grupo con Irán, Angola y Portugal. Logramos vencer a Irán con un contundente 3-1, pero no se logró romper el empate a cero con Angola y Portugal derrotó al equipo mexicano.

Con 4 puntos, se avanzaba a octavos en segundo lugar de grupo y el enfrentamiento era contra la Argentina de Riquelme y Crespo. El partido arrancó con uno de los goles más épicos del capitán mexicano en selección nacional.

A pesar de jugar uno de los mejores partidos de México en la historia de los mundiales, Maxi Rodríguez aniquiló toda esperanza con un zurdazo impresionante.

Ese año consiguió el pasaporte español y dejó de ocupar una plaza de extracomunitario, lo que incentivó al club a renovar su contrato.

En las temporadas 2006-07 y 2007-08 el Barcelona no logró alcanzar ningún título, a pesar de llegar hasta semifinales de la Champions en 2008.

Esto obligó a la destitución de Rijkaard, que fue precedido por Pep Guardiola, el técnico que cambiaría para siempre el futbol mundial.

En su primera temporada, Pep siguió confiando en la fortaleza de Rafa. La 2008-09 fue histórica para el club, consiguiente el triplete: Liga, Copa y Champions. Tristemente el defensa no pudo participar en la final europea, debido a una lesión.

La campaña 2009-10 se vería truncada para el mexicano, que no disputaría la parte final. Sin embargo puede contar a sus nietos que fue parte de la plantilla que ganó el irrepetible sextete de títulos: Liga, Copa, Champions, Super Copa de España, Super Copa de Europa y Mundial de Clubes. Todas las competencias que disputó el Barcelona ese año futbolístico.

Sin embargo, Gerard Piqué ya se erigía como el central que dominaría la década barcelonista, por lo que Rafa Márquez se despidió del equipo español.

Se fue por la puerta grande, con una emotiva despedida del club donde vimos lo mejor de su carrera. 4 ligas de España, 1 Copa del Rey, tres Super Copas de España, dos Champions League, 1 Súper Copa de Europa y un Mundial de Clubes. Este palmarés sólo lo tienen jugadores que han dejado su rúbrica en los anales del deporte internacional. Un grande.

Con el equipo de Barcelona jugó 242 partidos y anotó 13 goles.

Sudáfrica 2010

Ese verano fue incluido en la lista para el Mundial de Sudáfrica, con lo que sumaba su tercer copa del mundo consecutiva. En el partido inaugural, marcó un gol de tres dedos en el empate ante el anfitrión.

En el segundo partido, México apabulló a Francia y Rafa lanzó un pase de francotirador al Chicharito, que marcó el primero ante los subcampeones del mundo.

Después de la derrota ante Uruguay, el conjunto nacional se emparejó con la Argentina de Maradona, que nos eliminó con un polémico gol en fuera de lugar y una serie de errores mexicanos que marcaron el rumbo del partido.

Red Bull

Rafael ya tenía 30 años y comenzaba una nueva etapa. A pesar de tener ofertas de la Juventus, optó por fichar con el Red Bull de la MLS. El mayor error de su carrera, según sus propias palabras.

Durante tres años jugó en el equipo neoyorquino, donde no logró nada sobresaliente y lo más recordado es el zafarrancho que armó en un partido de playoffs contra Los Angeles Galaxy.

En la escuadra de Nueva York, Rafa jugó 50 partidos y marcó 1 gol.

Su regreso a México

El Clausura 2013 veía el retorno del ídolo a tierra azteca. Era el club León quien repatriaba a Márquez, que buscaba una liga más competitiva y que sacara lo mejor del experimentado futbolista. El único mexicano en ganar títulos en tres países distintos: Francia, España y México.

Sin embargo, fue hasta el Apertura de ese año que lograría su primer título en México. Los Panzas Verdes derrotaron al América con global de 5 a 1 en la final de ese torneo. Rafa Márquez, el capital esmeralda, levantaba la copa.

El Clausura 2014 sería más atropellado para el equipo leonés, pero alcanzaría a calificar a la liguilla en octavo lugar.

Después de eliminar al Cruz Azul y Toluca, el León llegaba a la final por segundo torneo consecutivo, liderado una vez más por el Káiser de Michoacán.

Perdieron la ida contra Pachuca, pero en la vuelta empataron el global y obligaron a los tiempos extra, donde Boselli anotó el gol del triunfo.

Rafa y León se convertían en el segundo club de la historia en conseguir el bicampeonato en torneos cortos, compartiendo el logro con los Pumas del 2004.

Brasil 2014

Después de un año espectacular, llegaba otro mundial. Otra copa que también contaría con Márquez entre los mexicanos seleccionados.

Y por tercer mundial consecutivo, el zamorano anotaba gol, esta vez de cabeza ante una Croacia que había subestimado al equipo nacional.

Con dos victorias y un espectacular empate a cero con Brasil, México avanzaba a octavos con los ánimos por los cielos.

En la ciudad de Fortaleza, México acorralaba a la Holanda de Robben. Un gol de Giovanni dos Santos nos ponía cada vez más cerca del quinto partido. Sin embargo, Sneijder fusilaba a Memo Ochoa, con lo que parecía que la eliminatoria se definiría en tiempos extra.

Pero en una jugada fatídica, en el minuto 94, Robben se internaba en el área. Rafa lo marcaba de cerca, con el gafete de capitán en el antebrazo y más de 15 años de experiencia futbolística. El holandés intentó driblarlo, el defensa puso la pierna y Arjen Robben cayó al césped.

No era penal, seguiremos repitiendo los mexicanos eternamente. Sin embargo muchos expertos han dicho que sí lo fue, eso sin contar la fragante patada de Moreno en el primer tiempo, que también debió ser marcado.

Sea como fuere, Huntelaar se encargó de mandar el balón al fondo y México se iba del mundial una vez más, con la cola entre las patas.

Parecía que ese sería el último partido de Rafa con la selección, pero sus 35 años no eran suficientes para mandarlo a descansar.

Regresando del torneo internacional, Márquez disputó un par de partidos con el León antes de partir por última vez al Viejo Continente.

Barcelona invitó al club de Guanajuato a jugar por el trofeo Joan Gamper. Ahí, el Camp Nou se rindió al que fuera su mexicano favorito.

Con el León jugó 58 partidos y anotó en una ocasión. Se iba como el capitán bicampeón.

Hellas Verona

Fue el Hellas Verona, equipo italiano que peleaba el descenso en el Calcio, el que se llevó al mexicano. En la Serie A vimos una versión veterana de Rafa. Ya no corría, aunque realmente nunca fue su sello, pero su técnica individual era indiscutible.

La elegancia defensiva que pautó su carrera era evidente y el equipo italiano lo agradecía. Sin embargo, el Hellas se hundía cada vez más y el mexicano se marchó.

En Italia, Rafael participó de 39 encuentros.

De vuelta a casa

Después de varias semanas de negociaciones, se dio lo que muchos jugadores buscan para finalizar su carrera: el retorno al equipo que lo vio nacer.

Atlas trajo de vuelta, una vez más a Márquez.

Jugó 5 torneos cortos con los Zorros, sin embargo sus mejores alcances fueron los cuartos de final en dos ocasiones, siendo eliminados en ambos.

A inicios de 2018, Rafa anunciaba su retiro al finalizar la temporada. Jugó su último partido profesional de clubes con el Atlas en Pachuca, pero en el clásico de una jornada anterior, Rafa fue despedido por su afición en el estadio Jalisco.

Con el Atlas, Márquez jugó 133 veces y anotó 7 goles en dos etapas de su trayectoria.

Después de muchos problemas legales que le relacionaban con el narcotráfico, el defensa tuvo que entrenarse por su cuenta, a la espera de saber si sería convocado a su quinta copa del Mundo.

La última en el Tri

Afortunadamente para la historia del deporte, Rafael Márquez se convertía en el tercer jugador de todos los tiempos en jugar al menos un minuto en 5 mundiales diferentes.

Rafa entraba por Hirving Lozano en el partido contra Alemania y arrancaba como titular en octavos de final contra Brasil. A pesar de dar un primer tiempo impresionante para un futbolista de 38 años, su cansancio era evidente y tuvo que ser reemplazado.

Su ausencia marcó el irremediable rumbo del partido y México fue derrotado por Neymar y compañía.

Adiós al Eterno Capitán

El Beckenbauer mexicano decía adiós a la Selección Nacional. Con el representativo ganó 2 Copas Oro, 1 Confederaciones y dos terceros lugares de Copa América. Además de 19 partidos en 5 mundiales consecutivos. Portó la camiseta verde en 148 partidos, anotando en 16 ocasiones.

Es, definitivamente, el jugador que más resultados ha entregado a la Selección Mexicana de futbol en toda la historia.

Con 38 años, el central le decía adiós al deporte que marcó su vida para siempre. Con un partido de leyendas en 2019, Márquez se despedía finalmente de las canchas.

La historia lo colocará para siempre en el podio de los mejores jugadores mexicanos de todos los tiempos. A pesar de que tuvo muchas lesiones que restaron a su carrera, es difícil terminar un debate sobre si es el número uno o el número dos en la historia. Pero es, definitivamente, un futbolista único, de esos que se dan cada 100 años.

Liderazgo, elegancia, calidad individual, aporte colectivo, multifuncionalidad, visión, táctica, técnica, físico… la lista de características es interminable, igual que su legado. Rafael Márquez, una eterna leyenda del futbol mexicano.

¿Qué sabor de boca te dejó la trayectoria del Príncipe de Cataluña? ¿Crees que, por sus logros en clubes y Selección Nacional, puede estar por encima de Hugo Sánchez? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video, dale like, compártelo y suscríbete para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.