, mayo 16, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

Los 26 años de la trayectoria de OSCAR 'EL CONEJO' PÉREZ (1993-2019)


  •   24 minutos
Los 26 años de la trayectoria de OSCAR 'EL CONEJO' PÉREZ (1993-2019)

Las porterías mexicanas siempre han contado con extraordinarios referentes. Semestre tras semestre, nos topamos con nombres de cancerberos, nacionales y extranjeros, que son garantía para sus equipos, incluso en Selección Nacional.

<

La década de los 2000 tuvo a enormes referentes, como Oswaldo Sánchez, José de Jesús Corona y un joven Memo Ochoa, todos ellos guardametas altos, fornidos y poderosos.

Sin embargo un chaparrito de escasa cabellera, pero repleto de corazón, demostró que la altura podía ser sustituida por la agilidad y la rapidez mental, aparte de la disciplina y trabajo constante, para convertirse en uno de los más grandes cancerberos de todos los tiempos.

Suscribete a nuestro podcast.

Oscar Pérez Rojas nació el 1 de febrero de 1973 en la Ciudad de México. Hijo de un operador de tranvía y de una ama de casa, el joven chilango creció en las calles de la capital mexicana.

Su infancia no estuvo rodeada de problemas económicos, afortunadamente. Como muchos futuros futbolistas inició pateando un bote de Frutsi en el patio de la escuela, pero como pocos, su posición predilecta era la portería.

Fue invitado a jugar para una filial del Atlante a hacer una prueba y se mantuvo durante cuatro años, para después irse a su casa, el Cruz Azul.

Fuerzas básicas del Cruz Azul

Su elasticidad y resorte como talento natural le ayudaron a destacarse en las fuerzas básicas azules. Poco a poco fue incluido en los entrenamientos de porteros y al año fue añadido al primer equipo.

Sería su paso por las inferiores donde el famoso Juan Francisco Palencia le pusiera el apodo que lo acompañó durante toda su carrera y que llevará tatuado hasta el último día de su vida.

Su Debut

El debut del Conejo Pérez se dio el 21 de agosto de 1993, después de la lesión de Alberto Guadarrama. Oscar entraba al minuto 18 e iniciaba una carrera de más de un cuarto de siglo.

Jugó 7 partidos esa campaña y luego Robert Dante Siboldi y Guadarrama lo mandaron de vuelta al tercer lugar en la lista de guardametas.

Ante la marcha del uruguayo, el Conejo se ganó la titularidad en la 94-95 y sumó otros 20 juegos, pero empezó a cometer muchos errores y volvió a la banca. Norberto Scoponi fue el que paró en aquella final contra Necaxa, en la que los Rayos acabaron por conseguir el título.

Estuvo sentado también durante la 95-96, además del Invierno 96 y el Verano 97, sumando sólo 13 juegos en dos años.

Primer gol del Conejo

Sin embargo en 1996 vivió un episodio fuera de lo común. En un partido amistoso entre la Selección Mexicana sub 23, Pérez subió a rematar en un tiro de esquina de último minuto.

Tras el rebote, el Conejo la midió y con la zurda cacheteó la pelota que se fue a incrustar al poste más lejano de su colega guardameta. Este sería el primero de los tres goles que anotaría el portero.

Estaba prácticamente amarrado a la convocatoria para los Juegos Olímpicos de Atlanta 96, pero se permitió añadir a tres jugadores mayores a 23 años y los directivos llamaron a Jorge Campos, dejando fuera al capitalino.

Invierno 97

Para el Invierno 97, Luis Fernando Tena rolaría la titularidad entre Oscar Pérez y Nicolás Navarro, además de anunciar la contratación del mismo Brody Campos, que primero tendría que terminar sus compromisos con el Galaxy.

Precisamente frente al equipo angelino, la Máquina conseguía el título de la CONCACAF, en una final donde Carlos Hermosillo y Benjamín Galindo guiaron la victoria de su equipo, ante el mismo guardameta que ya estaba firmado con el Cruz Azul.

También fue ese torneo en que la marca Voit firmaría un contrato con el Conejo Pérez. Esta marca le dio sus guantes durante toda su trayectoria, mismos que se convirtieron en sus acompañantes predilectos. Fue acechado por Nike, pero el cancerbero fue fiel a su primer patrocinador y en todas las imágenes de él, siempre lo vemos con sus acompañantes favoritos.

Durante la temporada regular Tena estuvo rotando a los dos porteros y Campos llegó hasta octubre a entrenar a La Noria. El acapulqueño atajó en el último partido del torneo, contra América y Navarro se fue a la banca, por lo que una vez más el Conejo se marchó entre berrinches a la tribuna.

Cruz Azul perdería ese partido con un par de buenas atajadas de Jorge, pero con un gol en el que tal vez pudo hacer algo más, ya que el remate fue a su poste.

Liguilla Invierno 97

No obstante en la liguilla Luis Fernando Tena decidió que Campos jugara como delantero y al final el Conejo le ganó la carrera a Navarro, con lo que participaría en su primera fase final, sumando seis partidos con extraordinario nivel y alcanzando el único título de su carrera con el Cruz Azul.

Si deseas ver un resumen detallado del camino de la Máquina en aquella liguilla del Invierno 97, donde Hermosillo sería la gran figura del último título, al menos hasta ahora, del equipo cruzazulino, te dejamos el link en la descripción y al final de este video.

Copa Rey FAHD 1997

Tan sólo nueve días después de campeonar, debutaba con la Selección Mexicana dirigida por Manuel Lapuente, en aquella Copa Confederaciones de 1997, todavía llamada Rey Fahd.

Jugó nada más en la derrota por 3-2 contra Brasil, en donde absolutamente nada pudo hacer en los tres goles de la Canarinha.

Copa Oro 1998

Fue el arquero titular en los cuatro encuentros de la Copa Oro de 1998, en donde México consiguió el tricampeonato. En la descripción de este video podrás encontrar la lista de reproducción con la recopilación cronológica de las participaciones mexicanas en los torneos de la CONCACAF.

También fue parte de los llamados para algunos partidos eliminatorios previos al Hexagonal final, donde no sería considerado. A pesar de que Adolfo Ríos se encontraba en un momento extraordinario, fue descartado a favor de Pérez y Oswaldo Sánchez.

Pero el portero del Cruz Azul no jugó ningún partido y observó desde la banca la brillante actuación del legendario Campos.

Liguilla Invierno 99

La Máquina llegaba a una nueva final en el Invierno 99 ante un novel equipo de Pachuca. Parecía que los capitalinos tenían a la mano un nuevo campeonato, pero no sabían que iniciaría una racha pésima que se ha extendido por ya casi 25 años.

Primero derrotaban en la ida de los cuartos de final al Necaxa, con gol de Palencia. No obstante la vuelta en el Azteca era una feria de goles. El Tin Delgado marcó hasta en tres ocasiones, pero Camoranesi, Morales, Latorre y Pinheiro concretaron el apretado triunfo por 4-3.

Semifinales

En semifinales primero empataron a ceros contra las Águilas del América y una vez más tendrían que pagar la visita en el Coloso de Santa Úrsula.

El primero caía desde los once pasos, a cargo de Paco Palencia, que engañaba al Arquero de Cristo. Sin embargo en una mala salida de Pérez, Braulio Luna peinaba el balón para empatar el juego y obligar al Azul a meter otro.

Después de varios minutos de pugnar por la anotación y con varias atajadas salvadoras de Pérez, Diego Latorre remataba un buen centro que dejaba el marcador final y al Cruz Azul en la final.

Final

El partido de ida se disputó en el Estadio Hidalgo, por primera vez en la historia. La afición pachuqueña abarrotó el inmueble, pero iniciaban decepcionados por el gol de Pinheiro al 21’.

Sin embargo los dirigidos por el Vasco Aguirre empujaron y Glaría puso el del empate. Luego Caballero mandaba un centro muy bueno y Alejandro Glaría marcaba el segundo de sus tres goles de la final.

No obstante el equipo grande no paró de intentarlo y Pedro Arturo Reséndiz remató certero para empatar al minuto 90.

El Estadio Azul, también atestado, recibía la finalísima. Billy Álvarez y Jesús Martínez posaban en el césped y Pachuca buscaba su primer campeonato después de más de 100 años de historia.

Palencia se barría, pero no alcanzaba a empujar la pelota. Luego Nacho González puso la mano a un disparo de Pinheiro y luego otro cabezazo picadito.

Bernal disparó y el desvío de Paco Gabriel de Anda fue a estrellarse al travesaño, en un preámbulo de lo que llegaba. La Torre tuvo el del gane, pero la mandó afuera y el partido se fue a tiempos extra, en la época de los goles de oro.

Tres minutos fue lo último de vida que tuvo el Cruz Azul, ya que el Hueso Glaría cerró la pinza y entre muslo y testículos alcanzó a empujar el balón al fondo de las redes. La Máquina perdía la quinta final de su historia y su afición no tenía idea de lo que estaba por llegar.

No obstante el equipo rozó la gloria con la yema de los dedos. El Conejo Pérez y la Máquina se calificaban a la Copa Libertadores de 2001.

Copa Libertadores 2001

Hacían una fase de grupos espectacular, ganando cuatro, empatando uno y perdiendo otro. El guardameta capitalino, ya con unas entradas prominentes en la frente, era pieza clave para el equipo celeste.

Jugaron los octavos de final ya reforzados con José Saturnino Cardozo y dejaron en el camino al Cerro Porteño. En cuartos de final aniquilaron a River Plate en la cancha del Estadio Azteca, en un día de Campo para el Conejo.

Luego dieron cuenta de Rosario Central, primero con un 2-0 en la ida y luego en un muy emocionante empate a 3 en el Estadio Arroyito, en Argentina.

La llave final los enfrentó a un poderoso Boca Juniors de Bianchi y Riquelme. En la ida los bosteros vencieron la altura de la Ciudad de México y el Conejo realizó una magnífica atajada a un remate del Chelo Delgado, que pudo matar las esperanzas azules.

La final de vuelta fue una clase maestra por parte de Cruz Azul y con gol del Gatillero Palencia el juego se alargó hasta los tiempos extra y los penales. Tristemente los jugadores mexicanos no pudieron ante la presión y Boca les arrebataba el título.

Extendemos la invitación a que veas nuestro detallado documental sobre la histórica actuación del club de la Noria en la Copa Libertadores 2001, que podrás encontrar en la descripción de este video.

Trofeo Teresa Herrera

Gracias a su portentosa participación, Cruz Azul era invitado a participar en el prestigioso Trofeo Teresa Herrera, que se ha disputado ininterrumpidamente desde 1946.

Se enfrentaron al Real Madrid con todas sus figuras. En un desborde Figo era derribado dentro del área y se marcaba el penal, que el mismo portugués cobraría.

Disparó a la derecha de Pérez, quien se lanzó correctamente y atajó, para luego repeler el contrarremate del ex del Barcelona. En el segundo tiempo Emilio Mora mandó un impoluto cambio de juego que Miguel Zepeda convirtió en gol.

A tres minutos del final Raúl vacunó al Conejo y el partido se fue a penales, en donde otra vez los celestes perderían, pero el chaparrito portero se hizo grande parándole a Figo su segundo penal de la noche al alguna vez jugador más caro de la historia.

Enrique Meza, quien fuera uno de los protectores de Oscar en sus inicios, había dejado en una lamentable situación a la Selección Mexicana en las eliminatorias rumbo al Mundial de 2002.

Con cuatro puntos de 15 posibles y en quinto sitio de los seis países que conformaban el hexagonal, los directivos le cedían la tarea a Javier Aguirre, quien tenía una dura tarea por delante.

El Vasco fue presentado el 21 de junio de 2001 y el 1 de julio enfrentó su primer compromiso ante Estados Unidos. Aprovechando que Cruz Azul estaba en un extraordinario momento, llamó a 7 jugadores celestes, entre ellos Pérez, para ganar el partido por 1-0.

Copa América 2001

Apenas 13 días después volaba con la Selección Mexicana rumbo a Colombia, para disputar la Copa América 2001.

Ahí los tres porteros se turnaban en la fase de grupos. Pérez atajó en la victoria sobre Brasil, con gol de Borgetti. Luego Adrián Martínez defendió el marco en el empate a ceros con Paraguay. El último partido de primera fase estuvo a cargo de Oswaldo Sánchez, quien permitió el único gol del partido a favor de Perú.

Cuartos de final

A partir de cuartos de final el Conejo regresó a la titularidad y no la soltó. Primero se enfrentaron a Chile en donde el Cabrito Arellano y Daniel Osorno dieron la puntilla a la selección andina.

Semifinales

Las semifinales se jugaron contra el campeón del mundo, Uruguay. Jared Borgetti hacía uno de sus goles más espectaculares para poner en ventaja a México, pero Richard Morales daba un enorme salto para rematar contundentemente y vencer la portería de Oscar Pérez.

Después de la absurda tarjeta roja sobre el conocido Carlos María Morales, la selección azteca no tardó en ganar el partido. El gol caería de penal, luego de un flagrante empujón sobre el fallecido Tano de Nigris.

Un experimentado Alberto García Aspe demostraba toda su capacidad y anotaba el penúltimo gol que le veríamos con la casaca nacional, minutos antes de soltar una patada y ganarse la segunda amarilla, la roja y perderse la gran final ante Colombia.

En El Campín de Bogotá, poco pudo hacer el Conejo tras el remato de Iván Ramiro Córdoba, quien apenas iniciaba una larguísima trayectoria como jugador histórico del Inter de Milán; México se quedaba con el subcampeonato de América por segunda ocasión.

Durante ese año de previa al campeonato del mundo, Cruz Azul sólo pudo calificar a la liguilla del Invierno 2001, en donde el Emperador Suárez le calvó el gol de penal con el que caían eliminados en semifinales.

Convocatoria a mundial 2002

Javier Aguirre lo añadió a la lista de convocados para el Mundial, por supuesto. Iba flanqueado por Oswaldo Sánchez y Jorge Campos, pero al técnico no le quedaba duda de quién sería el portero titular durante todo el torneo.

Y el capitalino por supuesto que no defraudó. En el partido contra Croacia tuvo una vital atajada durante el primer tiempo; en el complemento, luego del gol de Cuauhtémoc vía penal, Pérez se abalanzó con todo para achicar y salvar su puerta.

En el segundo de grupos,  estuvo a nada de salvar el primer gol de la historia de Ecuador en mundiales, a remate de Agustín Delgado, entonces jugador del Necaxa.

Poco importó ya que primero Borgetti y luego Torrado, ambos con la pierna izquierda, le daban la voltereta al marcador y llegaban con todo para enfrentarse a la poderosa Italia.

Los europeos presionaron muy fuerte durante el primer tiempo e incluso le anularon un gol por un inexistente fuera de juego. Totti tuvo una clarísima, pero se espantó ante el achique del Conejo.

Después llegaría el gol más hermoso de la historia de Selección Mexicana, firmado por el mejor cabeceador de todos los tiempos en nuestro país.

Sin embargo Italia mejoró muchísimo, ya que sabían que de perder se quedaban fuera del mundial. Vieri recibía un tentador pase filtrado, pero a toda velocidad Oscar se aventaba con los brazos por delante y salvaba el empate.

Cabrito Arellano tuvo el segundo en sus pies, tras una excelsa pared con el Temo, pero Buffon dijo que no. Luego caía otro tanto de la Azzurra, pero era anulado por un apretadísimo fuera de lugar.

Alessandro del Piero entraba de cambio por Totti y al 85’ mataba las esperanzas de victoria mexicana con un cabezazo perfecto que dejaba calificados a ambos países.

Octavos de final

El cruce en octavos de final nos ponía frente a frente con Estados Unidos, que había sido cliente durante muchas décadas. El resultado fue tan triste y decepcionante, que dejaremos guardado este resumen para nuestros especiales de México en Copas del Mundo.

De regreso a Cruz Azul

De regreso a la Máquina el Conejo Pérez ya era una absoluta realidad. Nadie se atrevía a cuestionar su titularidad y mientras él acumulaba atajadas y buenas actuaciones bajo el arco celeste, su equipo se hundía lentamente en una racha apestosa y que cada año pesaba más y más en las espaldas de los jugadores.

Entre 2002 y 2006, Cruz Azul sólo pudo llegar a la liguilla en cuatro de las ocho liguillas posibles y sólo en dos pudo llegar a semifinales. En el Clausura 2004 los Pumas de Hugo Sánchez los eliminaba con global de 3-2, con un estupendo partido de vuelta.

La otra ocasión fue contra el América, en el Clausura 2005. El equipo que a la postre sería campeón bailaba a los azules con una exhibición de Cuauhtémoc Blanco, que aniquiló la portería del Conejo Pérez con un gol histórico y finalizaba la serie con un global de 6-2.

Todo este ciclo mundialista estuvo dirigido por Ricardo Antonio La Volpe, quien tuvo plena confianza en las capacidades de Oswaldo Sánchez. A pesar de que el mundialista Pérez era convocado, realmente nunca tuvo protagonismo, apareciendo como suplente en la Copa Oro de 2003 y en la Copa América de 2004.

El Bigotón sólo le daría seis oportunidades de mostrarse en todo el proceso, pero fue en un juego de hexagonal final contra Costa Rica en donde se definiría. México iba ganando por dos y el Conejo tuvo una mala salida que se convirtió en el gol tico. Después de eso sólo alinearía en dos juegos amistosos contra Colombia y Argentina.

En la prelista de 26 seleccionados rumbo al mundial de Alemania 2006 no apareció su nombre y La Volpe declaró que no lo llamaba para no hacer sombra en la figura de Oswaldo, que ya estaba decidido sería su arquero titular.

Esto molestó bastante al Conejo, quien llegó a decir que si no era por un tema futbolístico, no le parecía en absoluto la decisión.

Segundo gol del Conejo

En la jornada 8 del Apertura 2006, Oscar clavaría el segundo gol de su carrera, primero oficial. En el partido que iban perdiendo contra los Tecos, subió al tiro de esquina en el último minuto.

Con su característica potencia de piernas se elevó y de su cabeza, que hacía tiempo que no conocía el cabello, saco un remate fantástico que se fue a esconder entre las redes defendidas por un joven José de Jesús Corona.

Un gol histórico, que lamentablemente no sería bien aprovechado por un equipo que a pesar de terminar primero en la general, caería contra las Chivas en cuartos de final.

Clausura 2007

En el Clausura 2007 la Máquina otra vez había dado un buen torneo y llegaba a la liguilla contra Pachuca. No obstante entre sus filas se encontraba Salvador Carmona, quien después de su primer dopaje en la Confederaciones 2005, volvería a caer positivo en enero de 2006. El 16 de mayo de 2007 era encontrado culpable y se le suspendía de por vida por el Tribunal Arbitral del Deporte, máximo organismo regulatorio del planeta.

Pero en una muestra de insolencia perturbadora, la directiva del Cruz Azul metía un amparo judicial ante las leyes mexicanas y con ese antecedente, el entonces técnico Isaac Mizrahi decidía darle la titularidad a Salvador.

Cruz Azul perdería ese partido por 3-1 y luego sería descalificado del campeonato por alineación indebida; el Conejo Pérez ya estaba desgastado en la Noria y le quedaban pocas oportunidades con el club, así que esto era una tristeza para él, que veía escaparse sus oportunidades semestre tras semestre.

Y sin embargo tendría una última chance, justo en el torneo que marcaría el final de su historia con los celestes, el Clausura 2008.

Clausura 2008

Dirigidos por el uruguayo Sergio Markarián y ya sin el Chelito Delgado entre sus filas, Cruz Azul terminaba en tercer lugar general.

Lamentablemente el Conejo cometió algunos errores que le costaron la titularidad y fue sustituido por Yosgart Gutiérrez. El más grave de ellos en el partido contra Monterrey, donde se le escapó la pelota en un centro fácil y se metía en su portería., además de otro tanto en donde su barrera se abría para sentenciar al portero.

Markarián sentó a Pérez y puso a jugar al suplente en la liguilla. Primero se enfrentaban a Jaguares, donde Itamar Batista le doblaba las manos al portero azul en el partido de ida.

En la vuelta de nuevo la Bestia Batista le remataba en las narices a Yosgart para poner distancia en el marcador. Cruz Azul rescató la eliminatoria con extraordinario taconazo de Pablo Zeballos y luego con una perfecta definición de Miguel Sabah.

Para las semifinales se toparían con el San Luis, en la ida otra vez Sabah se hacía presente y Cruz Azul ganaba por la mínima, también con Yosgart en la puerta.

En el Estadio Azul Gutiérrez daba muestras de su novatez desde las primeras acciones y se comía completito el gol del empate global del Chacho Coudet. Luego salía muy precipitado y casi caía el otro gol de San Luis, en otro craso error, aunque luego tuvo un par de atajadas importantes.

Zeballos empujaba una pelota al minuto 78. Yosgart medio limpió su nombre con un buen manotazo en los minutos finales y con eso era suficiente para que el Cruz Azul regresara a una final del futbol mexicano por primera vez desde hacía nueve años.

Las acciones de la llave definitiva entre los capitalinos y Santos iniciaron en el Estadio Azul, donde Vigneri abría el marcador tras un centro de Bonet. Sin embargo en el segundo tiempo los de La Comarca despertaron y Fernando Arce venció la meta azul con un potente derechazo.

El que cerró el marcador fue Christian Benítez, después de un perfecto regate sobre Gerardo Torrado. En ninguno de los dos goles santistas Yosgart pudo hacer algo para salvar a su equipo.

El Conejo Pérez también vería desde la banca su último partido como jugador del Cruz Azul. Ludueña, con la pierna derecha, marcaba un gol para enmarcar y recordar toda la vida, para poner el marcador global 3-1.

Benítez mandaba una pelota al palo antes del empate del Jimmy Lozano, que ponía las cosas tensas para los últimos minutos, pero el marcador no se movió y estas serían las últimas imágenes del Conejo Pérez con el equipo de sus amores, subcampeón una vez más.

Oscar se despedía así, relegado por un entrenador uruguayo que desdeñó su historia, creyendo que el veterano jugador de 35 años ya estaba para el retiro sólo por algunos errores que absolutamente no podrían tachar una carrera tan espectacular.

El Conejo Pérez se iba del Cruz Azul tras 15 años, rompiendo muchos corazones, pero dejando atrás el último título de La Máquina y cientos de atajadas bajo los tres postes. Con los cementeros jugó 470 partidos y anotó un gol.

Transferencia a Tigres

Se iba a préstamo con los Tigres por un año. El equipo del norte estaba en plena renovación y confiaban en el portero para proteger su meta.

Fue titular durante todo el Apertura 2008 y calificó a la liguilla, pero fueron eliminados por Atlante en cuartos. Para el Clausura 2009 llegaba Cirilo Saucedo al equipo y mandaba a la banca al veterano.

El último encuentro del Conejo con la casaca felina fue contra el Necaxa, donde por cierto hizo una parada espectacular, apenas sobre la raya. Con los Tigres jugó 32 partidos.

Transferencia a Jaguares

Se marchó a los extintos Jaguares de Chiapas. Con la camiseta número 11 defendió la portería chiapaneca, donde no pasó nada de nada, más allá de continuar con las buenas atajadas.

Estuvo dos torneos, el Apertura 2009 y el Bicentenario 2010. Parecía que su carrera estaba acabada, deambulando por equipos de blasones menores. Pero el destino y su entrenador favorito le tenían reservada una enorme sorpresa.

Convocatoria Sudáfrica 2010

Y es que otra vez Javier Aguirre llegó al banquillo del Tri para rescatar la eliminatoria. Y lo logró, por supuesto. Su portero titular, como había sido en casi todo el proceso mundialista, fue Memo Ochoa.

No obstante el portero americanista cometió dos errores en un amistoso contra Corea del Norte y otro más en un partido de liga ante Puebla. Estos fallos sembraron la duda en la mente del seleccionador, que comenzó a rotar porteros en los amistosos antes del mundial.

Por cierto que José de Jesús Corona estaba considerado para pelear la titularidad, pero aquel desafortunado incidente en Morelia lo borró por completo. Era entonces cuando el Vasco llamaba a su portero favorito y lo incluía en la lista de 23 convocados para Sudáfrica 2010.

Hubo muchos amistosos contra potencias antes de la justa, pero a pesar de los constantes cambios en la portería y las buenas actuaciones de Ochoa, sobre todo contra Holanda, Aguirre se decantaba por el Conejo.

Esto no gustó para nada en México. Afición, directivos e incluso patrocinadores estaban muy molestos por la titularidad del arquero de 37 años, que llevaba un buen rato alejado de los reflectores y nadie lo consideraba si quiera para ser el tercer portero en la Copa del Mundo.

“No la cagues, porque si no ni tú ni yo regresamos a México”, le dijo el Vasco el día que le hizo saber que pararía contra Sudáfrica, en la inauguración del torneo internacional.

Oscar Pérez se puso sus guantes Voit y vestido completamente de blanco, defendió correctamente la puerta azteca. Tuvo una buena atajada en el primer tiempo y absolutamente nada pudo hacer ante el poderosísimo disparo de Spihiwe Tshabalala, que mandó a guardar el caprichoso Jabulani en el ángulo del Conejo.

México empataría con el pie derecho de Rafael Márquez y rescataría un punto frente a los anfitriones.

Aguirre no dudaba en repetirlo para el segundo juego, ante la entonces subcampeona del Mundo, Francia. Ahora de rojo, el portero de Jaguares mantuvo el buen nivel, jugando correctamente su área y conteniendo las muy escasas aproximaciones galas.

En el segundo tiempo tuvo un par de buenas atajadas contra Malouda y luego a Ribéry, poco antes de que cayera el histórico gol del Chicharito Hernández.

Los franceses se hundieron de manera lamentable y Pablo Barrera se aventó un clavadazo que se marcó como penal. Cuauhtémoc Blanco no se achicó y puso el 2-0 definitivo.

El guardameta repitió en la alineación del tercer partido de grupo, ante la Uruguay de Luis Suárez. A pesar de recorrer su portería, nada pudo hacer para evitar el gol del todavía futbolista del Ajax, aunque salvó el segundo de los sudamericanos en el complemento.

Frente Argentina sólo fue otro espectador más del aluvión albiceleste y de las fallas arbitrales. México perdía 3-1 y se iba eliminado en octavos de final por quinto mundial consecutivo.

Ese encuentro jugado en el Soccer City de Johannesburgo sería el último del Conejo Pérez con la casaca nacional. Con el Tri ganó dos Copas Oro y fue parte del plantel campeón de la Confederaciones 1999. Participó en 57 partidos, de los cuales 8 fueron en Copas del Mundo.

Transferencia a Necaxa

Después de un año de ausencia de la Primera División, el Necaxa regresaba. Y contrataba al dos veces mundialista Oscar Pérez, para defender su portería.

Tristemente el capitalino vivió sus horas más bajas como profesional, ya que los Rayos descendían por segunda vez en su historia y Oscar se bajaba del barco. En Necaxa jugó 34 veces.

Su paso por San Luis

Se marchaba al San Luis, donde todo indicaba que colgaría los guantes, aunque por supuesto no fue así. Participó en cuatro torneos con los potosinos, pero en ninguno el equipo destacó.

No obstante el guardameta demostraba que sus reflejos y elasticidad estaban intactos y continuaba volando y deteniendo goles cantados, semana tras semana.

En el equipo de los Gladiadores, Pérez jugó 64 partidos en dos años.

Transferencia a Pachuca

Le llamaron del Pachuca, un equipo que no peleaba por el descenso y que estaba armando un equipo para volver a ser campeón. El Conejo no dudó ni un segundo y aceptó el reto.

Y vaya que rompió esquemas. En el Clausura 2014 los hidalguenses llegaron en sexto puesto a la liguilla y reafirmaron la maldición que dicta que ese puesto no puede ganar un campeonato.

Liguilla Clausura 2014

Después de dejar en el camino a los Pumas en cuartos de final con global de 5-3, estuvieron a nada de ser eliminados por Santos.

No obstante la ventaja de los goles de visitante les dio la oportunidad de avanzar a la final después del 4-4 definitivo, en donde Oscar tuvo una muy mala salida que provocó un gol santista, pero los dos arqueros rivales cometieron sendas pifias que se la pusieron muy fácil a los Tuzos.

Final Clausura 2014

La final de ida en León fue un partidazo, donde ambos clubes se dieron con todo. El Conejo capitán respondió con su experiencia y Pachuca le dio la vuelta al marcador con dos de Enner Valencia y otro más del Chucky Lozano, aunque Miguel Herrera Equihua le regaló uno al local con un desafortunado autogol que venció a su portero.

En la vuelta Mauro Boselli empató el global y mandó el partido a tiempos extra, donde el histórico Nacho González marcó al 111’ y dejaba todo servido para el bicampeonato leonés.

Pérez se sumó al ataque en los últimos instantes, pero nada más pasó y sumaba otro subcampeonato a su palmarés, que parecía estaba destinado a yo no agregar más títulos.

Clausura 2015

Para el Clausura 2015 volverían a estar en los primeros planos, pero el Querétaro de Ronaldinho les negaba la gloria y con el empate global se iban eliminados.

Clausura 2016

Sin embargo llegaría el Clausura 2016. El Conejo no bajaba los brazos y mucho menos su nivel deportivo. Con 43 años llegaba a una nueva liguilla y ahora sí no dejaría escapar la oportunidad.

Quedaban en segundo puesto y después del empate a unos en La Comarca, recibían a Santos en el Hidalgo. Con dos goles de Urretaviscaya y otro más de Jara conseguían vencer y pasar a semifinales.

Semifinales Clausura 2016

Se reencontraban con el equipo Esmeralda y cobraban venganza. Otra vez empataban en la ida a un gol y el marcador se repetía para la vuelta, con lo que todo indicaba que Pachuca avanzaría por posición en la tabla, pero el Chucky puso el definitivo al 94’.

Final Clausura 2016

Ahora tocaba recibir en casa el primer partido, ya que se topaban con el mejor de la liga, el Monterrey. Franco Jara puso el único del encuentro y se iban a la Sultana del Norte con la ventaja en el bolsillo.

En el Estadio Bancomer los Rayados fueron infinitamente superiores. Primero el Conejo sacaba un zapatazo serpenteante de Cardona. Luego un imberbe Rodolfo Pizarro se salvaba de la roja. Acto seguido Ayoví disparaba rozando el poste y luego Basanta cabeceaba desviado.

Al 32 se señalaba un penal sobre Neri Cardozo, pero Cardona la mandaba a las nubes regiomontanas. Pocos minutos después el Conejo hacía las atajadas más espectaculares del torneo, primero rechazando una media tijera de Funes Mori, para luego revolverse y detener hasta dos contrarremates.

Luego su defensa hizo más agua que nunca y él ya no pudo evitar la bomba nuclear que salió del pie derecho de Dorlan Pabón.

Antes de terminar el primer tiempo volvió a rescatar a los Tuzos, aunque ahora con la pata de conejo, la de la buena suerte.

En el complemento se anulaba un gol de Funes Mori por fuera de lugar. Lozano se perdía el empate con un frentazo desviado y luego Mosquera se aventaba como súper héroe para sacarle el pantaloncillo a Dorlan y evitar la estocada mortal.

Cardona ya no tenía idea de qué hacía en la cancha y parecía que las cosas se definirían en tiempos extra. Sin embargo el Manny García lanzaba una diagonal perfecta para que el Pocho Guzmán llegara a picar la pelota y vencer a Jonathan para desgracia del Turco Mohammed.

Campeón con Pachuca

Oscar El Conejo Pérez tuvo que esperar 19 largos años para volver a levantar un trofeo de campeón. Y lo hizo con el brazalete de capitán, con ese uniforme amarillo que la afición del Pachuca nunca olvidará.

Ese campeonato pudo ser el broche de oro para una espectacular carrera, pero oh sorpresa, el final todavía no llegaba.

Todavía le quedaban unos años más de carrera, en donde rompería récords y anotaría el tercer y último gol de su carrera.

Tercer gol del Conejo

Era la jornada 16 del Clausura 2017. Otra vez se sumaba al ataque al 92’ y otra vez ganaba en elevación, aunque ahora le pegaba con el hombro. Un gol que eliminaba de la liguilla a su amado Cruz Azul y que curiosamente se lo volvió a clavar a José de Jesús Corona, por segunda vez en sus carreras.

Tres días antes de aquel acontecimiento, el Pachuca había vencido a los Tigres en el Hidalgo, aunque Oscar lo vio desde la banca, ya que Alfonso Blanco fue el encargado de parar en ese torneo.

El 23 de julio de 2017 se convertía en el jugador con más partidos en la Primera División de México, con 726, dejando atrás la marca de Oswaldo Sánchez, que jugó uno menos. Cerraría su racha con 739, en una cifra extremadamente difícil del superar.

Mundial de Clubes

En diciembre de ese año Pachuca viajaba a los Emiratos Árabes Unidos para participar en el Mundial de Clubes de la FIFA.

En el primer juego contra el Wydad Casablanca de Marruecos, el Conejo Pérez se convertía en el futbolista de mayor edad en participar del campeonato. Lo hacía con 44 años cumplidos, superando la marca del legendario Miguel Calero, que lo hizo con 39 en 2010.

El equipo mexicano avanzaba a las semifinales, en donde se toparon con el Grêmio de Brasil. Oscar tuvo una buena atajada en la segunda mitad, pero no logró detener el perfecto derechazo de Everton en los tiempos extra.

Sería ese el penúltimo gran homenaje para su sensacional carrera futbolística. Después de eso comenzó a ser suplente permanente a favor de Poncho Blanco. Con el club Pachuca, Oscar Pérez jugó seis años, participando en 189 partidos y marcando un gol.

El retiro del Conejo

En julio de 2019, después de 26 impresionantes años de carrera anunciaba su retiro como profesional. Jugaría como parte del equipo, y aunque algunos armarían algo de polémica por saber si era o no era reglamentario, era lo más justo que se podía hacer en honor a uno de los mejores futbolistas de la historia de nuestro país.

Alineó como titular y con unos ojos estallando en lágrimas contenidas saludaba a la tribuna que se desgañitaba por el ídolo. Talavera, el árbitro, la afición del azul, del Toluca y de todos los equipos de México se rompieron las manos aplaudiendo al futbolista que estuvo más años en las canchas que fuera de ellas.

Tuvo su última reunión en equipo y con el gafete de capitán se postró debajo de la portería, por última vez. Esa inolvidable barba de candado y sus marcas de 46 años en el rostro esperaban para recibir la última pelota. Un jugador del Toluca se la mandó, él la tomó, la besó y ambos equipos le rindieron honores en un pasillo.

Con una nostalgia que pegaba directo en el corazón, le decíamos hasta luego a uno de los guardametas más memorables de todos los tiempos.

Inspirador, atlético, longevo, impoluto, maduro, responsable, hombre récord, inalcanzable, histórico. Así fue Oscar el Conejo Pérez, una tremenda Leyenda del Futbol Mexicano.

¿Cuál es tu conclusión sobre la larguísima carrera del Conejo? ¿Crees que por fin empecemos a rendirle homenajes correctos a las grandes figuras, como en esta ocasión? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video, regálanos un like y compártelo para que más gente conozca la historia de este impresionante cancerbero. También te invitamos a suscribirte, para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.