, mayo 20, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

PABLO LARIOS IWASAKI, el magnífico Arquero de la Selva que se fue en picada en el retiro (1980-1998)


  •   27 minutos
PABLO LARIOS IWASAKI, el magnífico Arquero de la Selva que se fue en picada en el retiro (1980-1998)

El futbol profesional es un sueño inalcanzable para millones de niños mexicanos. Pocos logran entrar a ese mundillo tan codiciado. Y de ellos, también es ínfima la cantidad de profesionales que alcanzan un éxito considerable.}

Muy contados serán los que recordaremos para siempre. En esta lista encontramos a un delgadito y bigotón cancerbero, el único que ha llegado al famoso quinto partido de un mundial.

Un futbolista que fue la inspiración de miles de jóvenes aspirantes a la portería, admiradores de sus imposibles atajadas dobles y hasta triples. Ese guardameta al que el Brody Campos ha señalado como el mejor guardameta mexicano de todos los tiempos. Un morelense que maravilló a México e inició una escuela que todavía hoy impacta en las porterías del balompié azteca.

Pero también es el mismo que sufrió lo indecible al dejar el deporte y evidenció las nulas capacidades empáticas de los dirigentes y dueños del balón para cuidar de los suyos más allá del tiempo que pueden exprimirles como jugadores de futbol.

Pablo Larios Iwazaki nació el 31 de julio de 1960 en Zacatepec, Morelos frente al histórico estadio Agustín Coruco Díaz. Hijo de padre español y madre japonesa, creció en una familia acostumbrada al trabajo duro, debido a su negocio de venta de material para construcción.

Mundial Sub - 20

Afortunadamente sus padres le permitían entrenar el deporte que tanto amó y así empezó una vida dedicada a la portería. Asistió al mundial sub 20 de Japón en 1979, jugando sólo en el empate a unos frente al anfitrión, tras el golpazo que se metió Alberto Aguilar contra el poste.

Por cierto, que entró a porterear sin guantes, algo ya muy extraño de ver en esos años, y ya se veían sus ansias de siempre salir a buscar el balón más allá de su área chica, además de un afán permanente por querer cortar todos los centros que llegaran a su zona.

Debut Zacatepec 1981

Su debut profesional se dio el 4 de enero de 1981, entrando de cambio por Jorge Romero en la victoria de 4-0 de Zacatapec sobre el Necaxa, el último encuentro de esa temporada.

Jugando en el inmueble que siempre estuvo a unos metros de su hogar fue que adquirió su apodo único. El fuerte sol que cae permanentemente en el estado de Morelos y el césped que siempre regaban antes de los partidos, convertían al Coruco en una selva húmeda que era muy difícil para los visitantes. Fue entonces que a Enrique Bermúdez se le ocurrió bautizarlo como el Arquero de la Selva, un sobrenombre eterno.

Un secreto a voces era su adicción al tabaco. Ya desde los 15 años que había comenzado a fumar y se decía que siempre en los medios tiempos de los partidos se echaba un pitillo, algo que confirmó el mismo portero décadas después. Afortunadamente esto nunca minó sus capacidades atléticas.

Larios siempre fue muy flaco, extraño para la posición de portero. Sin embargo, su elasticidad, rapidez mental y sobre todo sus reacciones felinas fueron lo que inmediatamente llamó la atención.

Temporada 1980-81

Desafortunadamente su equipo no le acompañaba mucho. El Zacatepec se tambaleaba siempre entre el cielo y el infierno. Para su campaña debut, 80-81, los morelenses llegaron a la liguilla por grupos, pero no superaron a Cruz Azul y no jugaron esa final.

Temporada 1981-82

En la 81-82, ahora sí como titular, ayudó a los cañeros a finalizar en tercera posición, pero en cuartos de final sucumbieron ante los Coyotes de Neza. Ese año Larios fue galardonado con dos Citlalis: el de mejor portero y el de mejor novato.

El acabose llegó un año después, finalizando en el penúltimo puesto de la tabla y enfrentándose al Atlético Morelia en una serie a tres partidos, de la cual no salieron avante. Zacatepec descendía por cuarta vez en su historia.

El equipo morelense sabía que tenía una joyita entre sus filas y blindó a su portero. Se llegó a hablar de la ridícula cantidad de 50 millones de antiguos pesos, lo que por supuesto desanimó a Cruz Azul y América, escuadras que buscaban sus servicios.

Sus enormes participaciones bajo los tres postes fueron faros imposibles de ignorar para Bora Milutinovic, que decidió invitarlo a formar parte de la Selección B, una segunda fuerza que el serbio quería foguear para de ahí elegir algunos elementos que se sumaran a la que se prepararía para el Mundial de 1986.

Primera Convocatoria 1983

Fue convocado por primera vez en enero de 1983 y debutó contra Costa Rica el 15 de marzo, venciendo 1-0. Esto lo convirtió en el primer jugador de categoría de plata en ser llamado al Tricolor.

Temporada 1983-84

Los Cañeros tuvieron un gran torneo en Segunda División para la 83-84 y con grandes actuaciones de Larios, consiguieron el campeonato y un nuevo ascenso a la máxima categoría.

Ya no pararía más para el Zacatepec. Con el equipo de su ciudad natal jugó 82 partidos en tres temporadas completas.

Convocatoria a Selección Mexicana

Antes de arribar a su nuevo equipo se fue de gira con la Selección Nacional A, parando por primera vez como titular ante Alemania Democrática en Berlín. Por cierto, que el gol que abrió el marcador fue en buena medida por su atrabancada salida, que dejó la portería abierta y el balón servido a Backs. Quirarte empataría al minuto 22’.

Transferencia a Cruz Azul - Temporada 1984-85

Llegaba entonces a Cruz Azul para la temporada 84-85. Disputaría su primer partido el 16 de septiembre de 1984 y nacería un amor idílico; en las porterías cruzazulinas fue donde Pablo Larios explotó su potencial y alcanzó el inmenso nivel por el que se le reconocerá por siempre.

Jugó normalmente su primer año y Cruz Azul fue eliminado en cuartos de final por el Atlas. Sin embargo, tuvo que pausar por algún tiempo, ya que se atravesó un compromiso más importante.

Preparación de Selección Mexicana al Mundial México 86

Y es que a partir de julio de 1985 los 22 seleccionados por Bora Milutinovic se concentraron por un periodo de un año para alistarse rumbo al Mundial de México 86. Una preparación larguísima que causó mucha controversia, pero que al final rindió los mejores frutos de nuestra historia.

Además, esa concentración dejó una de las canciones más icónicas de la época, que representaba toda la emoción del pueblo mexicano hacia su Selección.

Amistosos México vs Argentina

Pablo Larios participó de muchísimos de estos encuentros previos a la justa mundialista, entre ellos la inauguración del Estadio Corregidora en Querétaro y dos amistosos frente a Argentina, eventualmente campeona del mundo.

En el primero Maradona hizo gala de su genialidad y controló de derecha para luego definir con la zurda ante el insulso lance de Larios Iwazaki. Tomás Boy empataría por México, poco antes de que el guardameta se llevara tremendo patadón en el pecho.

La revancha, tres días después en Puebla, también sería igualada a unos. Primero el portero Islas soltaba el balón y Aguirre aprovechaba para anotar el suyo. En el segundo tiempo Pablo se quedaba a media salida y el Cabezón Ruggeri le rompía el arco.

Larios no se sentía seguro rumbo al campeonato del mundo. A pesar de que jugó muchos de los juegos amistosos, siempre tuvo la duda, ya que Bora Milutinovic conocía a Olaf Heredia tras su paso en Pumas. No obstante, el serbio le dijo que a menos que tuviera una lesión, él estaría designado como el titular de la Selección.

México vs Bélgica - Fase de Grupos

Y a pesar de que tuvo una mala actuación en la dolorosa derrota de 3-0 ante Inglaterra, último rival antes del arranque de la Copa del Mundo, su nombre fue anunciado en el partido inaugural como el arquero que defendería las vallas locales.

Después de los pitidos unánimes sobre Miguel de la Madrid, Tomás Boy abría las acciones. Luego Negrete cruzaba el balón, pero Hugo no alcanzaba a cerrar la pinza.

Pero en la siguiente de peligro, Fernando Quirarte se elevaba con categoría para rematar un centro frontal y abrir la cuenta para el equipo nacional. Luis Flores ganaba en velocidad, mas ya no le alcanzó para definir adecuadamente.

En ese tiro de esquina llegó el único gol de Hugo Sánchez en Copas del Mundo, aprovechando el segundo remate de cabeza dentro del área. El del descuento fue culpa de Larios. Intentó anticipar en un saque de manos y su brazo derecho no alcanzó a tocar la pelota, que cayó en la cabeza de Vanderbergh y luego en las redes mexicanas.

Todavía hubo alguna oportunidad para el Abuelo Cruz en el complemento, pero no más que eso y México alcanzó su primera victoria en nuestro segundo mundial en casa.

México vs Paraguay - Fase de Grupos

Contra Paraguay se vaticinaba una victoria contundente. Ya, aunque Luis Flores abría el marcador muy temprano en el partido, los 87 minutos restantes fueron pesadísimos para la escuadra local.

Larios tuvo muy poca acción en su portería y lo más llamativo del portero paraguayo fue abalanzarse sobre Hugo y cometer un flagrante penal que no se señaló.

El arquero mexicano se lanzó para atajar un tiro más o menos fácil y luego otro más de Adolfino Cañete, que iba para afuera, justo antes del fin del primer tiempo.

Al volver siguió luciéndose en las salidas, aunque siempre con esa gotita de peligro que venía impregnado cuando Pablo Larios defendía en la puerta.

A nada estuvo Mario Trejo de anotar en propia puerta y Paraguay mandó otra al poste, instantes antes de empatar el partido.

Cañete recibió un saque de manos y con cero presión logró lanzar una diagonal perfecta que Julio César Romero mando a guardar a las redes de Larios.

México se puso las pilas y prácticamente de inmediato Hugo Sánchez volvía a generar una falta dentro del área, que aunque ahora fue más dudoso, se señaló como penal.

El que estaba a un mes de convertirse en jugador del Real Madrid tomó el balón y se perfiló hacia su pierna izquierda, enfrentándose al Gato Fernández.

Intentó colocarla y falló. Sánchez se perdía de la anotación de la victoria en el último minuto y se lograba sólo un punto en el segundo partido.

México vs Irak - Fase de Grupos

Afortunadamente los iraquíes no representaron mucho problema y Larios, esta vez vestido de rojo, tuvo una tarde tranquila.

El gol de los blancos llegó al 54’, con una tremenda definición del central chiva, que recibió de derecha y de tres dedos remató a primer poste.

México avanzaba entonces a disputar los octavos de final de su mundial, cuando todavía no se cernía esa sombra maligna de no poder llegar al quinto partido.

México vs Bulgaria - Octavos de Final

Los ánimos de la afición presente en el Azteca denotaban calma y confianza rumbo a los octavos de final. Ahora de verde, Pablo Larios sería también el guardameta titular.

El loco portero salió hasta el tiro de esquina para cubrir el balón y luego recibió tranquilo un tiro de media distancia. Después de 35 largos y calurosos minutos, llegó el gol más hermoso de la historia de los mundiales de futbol, con esa tijera imborrable de Manuel Negrete, que hizo estallar las gargantas mexicanas llenas de cerveza.

El tanto matador llegó hasta la segunda mitad y estuvo a cargo de la cabeza de Raúl Servín, luego de un cerradísimo tiro de esquina cobrado por el mismo Negrete.

México vs Alemania Federal - Cuartos de Final

México era entonces una de las mejores ocho selecciones del mundo. De la Madrid y el país entero aplaudían a los futbolistas y el Coloso de Santa Úrsula se despedía del Tricolor, que se iba a jugar a Monterrey.

Y es que por alguna razón se pensaba que el anfitrión calificaría segundo de su grupo y se planificó una ruta en la que siempre jugaran en el Estadio Azteca. Curiosamente eso no pasó y Alemania Federal pagaría la visita en el Volcán.

Los germanos contaban con una de las generaciones más poderosas de su historia, entre ellos el portero Harald Schumacher, los defensas Lothar Mathäus y Andreas Brehme, además de los atacantes Karl-Heinz Rummenigge y Rudi Völler, dirigidos todos por el legendario Franz Beckenbauer.

El pletórico Estadio Universitario abrazó a los suyos y les impulsó a jugar uno de los mejores partidos de la historia, guardando el empate a ceros hasta las últimas consecuencias.

Muy recordado es el gol anulado al Abuelo Cruz. Todavía hoy se debate si fue por fuera de juego o por una falta.

En los minutos finales pasó de todo. A Hugo lo derribaban en el área y otra vez el árbitro se comía el silbato. Luego Aguirre remató solito dentro del área y lo falló, para después rematar de volea también sin marca y estrellándose con el portero alemán.

No dio tiempo para más y el juego se fue a tiempos extra. Los europeos ya jugaban con uno menos y se veían exhaustos. Parecía cuestión de tiempo para ver la victoria verde.

Sin embargo, el nazareno emparejó la situación con una tarjeta roja polémica sobre el número 13. Larios se puso nervioso en otra salida por aire y Hugo Sánchez salía entre calambres para que le hicieran masaje atrás de la portería.

Alemania se fue encima, pero no lograron concretar ninguna y la suerte nacional se definió en los tiros desde los once pasos.

Pablo Larios nunca se destacó como atajador de penales y la fe estaba puesta en las piernas de sus compañeros. Klaus Allofs anotó el suyo y Manuel Negrete lo empató con categoría.

Andreas Brehme tampoco sudó y entonces llegó la primer falla. Fernando Quirarte anunció mucho su disparo y el inmenso Schumacher la paró con el pie.

Lothar Matthäus que disputaba su segundo Mundial también marcó, a pesar de la estirada del portero y luego un nervioso Raúl Servín le dio un regalito envuelto al cancerbero alemán. Pierre Littbarski venció con potencia a Larios y así se esfumó la posibilidad más cercana que hemos tenido de estar en unas semifinales de Copa del Mundo.

Al finalizar el Mundial el portero estaba revalorizado y mandó a la banca cruzazulina a Carlos Rafael Novoa, que había tomado su lugar en el año de concentración.

Temporada 1986-87

La 86-87 fue bastante exitosa para La Máquina. Con 54 puntos se colocaron en segundo lugar de la tabla, ofreciendo un gran futbol. Sólo tuvieron cinco derrotas, una de ellas muy dolorosa, con la masacre de 5-1 que les metió Guadalajara de visita en el Azteca. Las Chivas terminarían en primer lugar aquel año.

Pablo ganaba una vez más el Citlali al mejor portero de la Liga Mexicana, en una distinción sin discusión. Sin embargo, sufrió una terrible lesión en la rodilla que lo hizo perderse poco más de tres meses.

Esta lesión marcó su carrera. Luego del Mundial pudo marcharse a jugar al Nápoles de Maradona y convertirse en el primer portero nacional en jugar en Europa, pero la poco avanzada medicina deportiva le impidió recuperarse rápidamente y eso desmotivó a los dirigentes italianos para llevarlo al Calcio.

Cuartos de Final

En cuartos de final iniciaron perdiendo la ida 2-0 contra los Tecos de la Autónoma, pero en la vuelta empataron el global con tantos de Manzo y Romero. El juego se fue a los penales y Larios se lució atajando a Salazar, un infalible. Cruz Azul ganaba 3-2 y avanzaba a semis.

Semifinales

Otra vez perdían la ida 2-0, a pesar del gran partido que ofreció Larios Iwazaki. Un tal Fantasma Figueroa lo vacunó una y dos veces. No obstante, se irían a desquitar en el Azteca.

Primero Marcelino Bernal, recién arrancado el juego. Después el mismo nayarita aprovechaba un rechace para su doblete. Y aunque el chileno Figueroa hizo el bueno para los de la Tota Carbajal, no fue suficiente.

Con goles de Manzo al 63’ y Edgardo Fuentes al 72’, Cruz Azul remontaba y se iba a jugar contra las Chivas, esperando vengarse por el partido de fase regular.

Final Chivas vs Cruz Azul - Ida

Los Celestes se impusieron en su casa. Primero de penal Ignacio Flores. Después el Cadáver Valdez empató con un zapatazo que venció a Larios.

En el segundo tiempo el guardameta fue la figura, atajando a diestra y siniestra, sin importar el fuerte dolor que tenía en la rodilla. Ese día realizó una de las paradas más espectaculares de su vida, primero deteniendo un potentísimo disparo y luego levantándose como un resorte para salvar su marco en un episodio legendario.

Final Chivas vs Cruz Azul - Vuelta

José Juan Morales lograba el segundo para el Azul y se llevaban la ventaja al Estadio Jalisco, con la esperanza de levantar el título como visitantes.

No obstante, las Chivas dieron un partido redondo. Quirarte abrió el marcador con un cabezazo demoledor. Después Yayo de la Torre evitaba la salida de Larios y le daba la vuelta al marcador global. El mismo Eduardo ponía la puntilla al 55’, ganando la novena estrella para el Club Guadalajara.

La escuadra capitalina ya no pudo mantener el buen paso y en la 87-88 no alcanzaron ni a llegar a la liguilla.

Cachirules 1988

Entre febrero y abril de 1988 las Selecciones Juveniles mexicanas jugaron y ganaron los torneos clasificatorios rumbo a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y al Mundial Juvenil de 1989.

Tristemente una serie de directivos basura tomaron la decisión de mandar a varios jugadores mayores a la edad permitida. Concacaf decidió castigar a México descalificándolos del Mundialito y la FIFA ratificó e incrementó la pena: nuestro país quedaba fuera de cualquier torneo internacional de futbol, lo que incluía las Olimpiadas y el Mundial de Italia 1990.

Una espectacular generación de futbolistas entre los que se encontraban el fantástico Hugo Sánchez, Benjamín Galindo, Alfredo Tena, Gonzalo Farfán y por supuesto el mítico guardameta Pablo Larios, a quienes algunos imbéciles le coartaron la posibilidad de parar en su segundo mundial consecutivo.

Temporada 1988-89

Mientras toda esta podredumbre se empezaba a cuajar, el Arquero de la Selva disputaba junto a su Cruz Azul la campaña 1988-89.

Seguía mostrándose como una pieza esencial de los azules, con sus portentosas salvadas voladoras y fungiendo como el primer atacante del equipo, además de ese enorme dominio de área que siempre tuvo.

Y aunque les costó más trabajo el arranque, los Celestes lograron avanzar a la liguilla en séptimo puesto. La fase final se jugaría primero en dos grupos de cuatro equipos cada uno. Los ganadores se enfrentarían en el partido por el título a ida y vuelta.

América vs Cruz Azul - Ida

América, que estaba en el mejor momento de su historia, visitaba a Cruz Azul en su propio estadio, el Azteca.

En el primer choque apenas pasaron dos minutos y Larios Iwazaki cometió uno de los errores más garrafales de su trayectoria. En un intento de despejar con velocidad dejó el balón servidito en los pies de un ágil Zague, que tardó medio segundo en rematar la portería cruzazulina.

Parecía que el experimentado cancerbero se recuperaría de la pifia, pero en una mala salida se trabó con su defensor y ninguno de los dos pudo detener a Hermosillo que marcó el 2-0.

A pesar de todo el equipo de blanco alcanzó a levantarse y con tantos de Jiménez y Cuevas empataron los cartones. Pero las Águilas no detuvieron la tromba y Esparza cometía un penal clarísimo, que Larios sólo volteó a ver entrando a su portería.

América vs Cruz Azul - Vuelta

El de regreso también fue un partidazo. Primero Juan Hernández culminaba una gran jugada colectiva. El goleador del equipo azul, Patricio Hernández empataba con la frente y entonces el central Ricardo Mojica le daba la vuelta al marcador.

Sin embargo 50 minutos después Carlos Hermosillo, con todo y su cedido gafete de capitán, vencía al bigotón portero con un perfecto tiro cruzado.

América concretaba otro campeonato más para su palmarés ochentero y Cruz Azul vivía los primeros años de una larga racha sin campeonatos, que aunque se cortó en 1997, luego se repitió y se hizo más larga, al grado de que hoy todavía no ha terminado.

Parecía que por fin el equipo había encontrado a un digno sucesor de Miguel Marín en la meta cementera y que había portero para rato, pero ese par de errores en la ida fueron suficientes para terminar de romper una de por sí desgastada relación con la directiva del Cruz Azul.

Guillermo Álvarez se deshacía de él en paquete junto a Edgardo Fuentes y Arturo Álvarez. Los tres se marchaban al Puebla. Con Cruz Azul, Pablo Larios disputó 129 partidos en cinco años.

Pablo Larios en Puebla

Manolo Lapuente, técnico poblano, lo recibía con los brazos abiertos en La Franja. La Máquina pensaba que se había deshecho de un jugador mala suerte, perdedor y que ya no sumaría más a su equipo. Qué equivocados estaban.

Larios arribaba a una escuadra que pronto marcaría la historia. A su lado jugarían leyendas como Roberto Ruiz Esparza, Javier “Chícharo” Hernández, Jorge el “Mortero” Aravena, Marcelino Bernal, Chepo de la Torre y Carlos Poblete. Un trabuco dirigido por el técnico de la boina.

Temporada 1989-90

El hoy non grato Emilio Maurer desde el principio exigió el título, algo complicado de creer para un club que sólo había levantado un título en la 82-83.

A pesar de que no tuvieron un arranque tan prometedor, fueron sumando unidades poco a poco y se aferraron al liderato durante mucho tiempo del campeonato, aunque terminaron por caer al tercer lugar luego de algunos descuidos en las últimas jornadas.

Puebla en Copa

También influyó el desgaste en el torneo de copa, donde los poblanos se fueron deshaciendo poco a poco de sus rivales. Primero vencieron al Tampico-Madero en octavos de final. Luego ganaron también a las Chivas y dejaron en el camino a Monterrey en semifinales, para llegar a la gran final contra los Tigres. Un formato copero por el que muchos suspiramos hoy en día.

Final Puebla vs Tigres - Ida

La ida se jugó en territorio regio, aunque el portero camotero fue Ricardo Martínez, respondiendo a las rotaciones lapuentistas que había repetido durante todo el mini torneo.

Tigres tuvo varias oportunidades antes de abrir el marcador y Puebla poco peligro generaba. Al final se rompió el jarrón con un buen remate de la nuca de Almirón.

Los felinos presionaron y presionaron hasta que llegó el gol del recientemente fallecido Aarón Gamal, también con la cabeza.

La Franja tuvo el dominio del partido en la segunda mitad, pero no lograron descontar en el marcador y se iban muy golpeados al partido definitivo, ahora en su casa.

Final Puebla vs Tigres - Vuelta

En el Estadio Cuauhtémoc se necesitaba una épica, ahora sí con la portería defendida por Larios. Edgardo Fuentes de izquierda hacía el primer gol.

Entonces Carlos Poblete se tendía de palomita para empatar el global y encender la mecha poblana. No obstante Tigres respondió y de nuevo Almirón hizo bailar las redes de Pablo, que no pudo hacer nada.

Pero el club camotero tenía estrella y con su poderosa pata zurda, Mortero Aravena hacía un golazo de antología en el ángulo tigre. Para completar la faena llegó Marcelino Bernal y remató potente con la testa, celebrando así la cuarta copa de la historia para La Franja y la primera señal de que el club pisaría fuerte el resto del año.

Puebla vs Correcaminos Cuartos de Final Ida

La inercia copera se arrastró hacia la liga. El primer obstáculo fueron los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

De visita Puebla empezó fuerte, pero Ferreira contuvo la llegada del Chícharo. Luego Cabrera aprovechaba que Larios se atoraba en el aire y ponía el 1-0.

Y aunque Aravena clavó otro de esos irrefutables tiros libres, Correcaminos volvía a ponerse en ventaja con un gran tanto de pierna derecha y al 83’ cerraba el marcador con el doblete de Jorge Cabrera.

Una vez más los poblanos tenían que remontar un marcador que se veía bien complicado y ciertamente no supieron decepcionar.

Puebla vs Correcaminos Cuartos de Final Vuelta

Larios lavaba sus errores con una buena parada y Álvarez disparaba hacia afuera, justo antes de que el mismo lateral sacara un zapatazo imposible que se fue a guardar a la portería.

En la segunda mitad Orozco, también de fuera del área y con desvío incluido, empataba el tanteador global. Pero para meterle otra pizca de emotividad, Adrián Incapié se tendía y anotaba un señor gol, que le pasó por encima a Larios Iwazaki.

Pero la ofensiva poblana era mucha pieza y con una pared espectacular entre Poblete y Cañas se cerraba otro 3-1; por posición en la tabla avanzaba el local.

Puebla vs Pumas Semifinal Ida

La semifinal de ida contra Pumas es de lo más recordado en la historia del futbol mexicano. Poblete cruzó y pasó cerca. Luego hubo bronca en el área y después Memo Vásquez probaba a Pablo Larios, justo antes de que Juan Carlos Vera pusiera el 1-0.

Carlos Poblete remató de cabeza y aunque Miguel España la sacó en la raya, el balón ya había entrado.

Marcelino Bernal dobló el travesaño con una bomba H y Aravena volvía a hacer brillar los ojos de la afición poblana con su pie izquierdo, en colaboración con Adolfo Ríos.

Un Jorge Campos jugando de delantero se internó para enfrentar al que algún día sería su maestro y éste achicaba adecuadamente, pero en el rebote Manuel Negrete confirmó otra diana.

Luego el mismo Negrete mandó un centro preciso a la llegada del Brody, que hizo un golazo, cuando todos pensaban que tenía un inmenso futuro en la delantera puma.

El Mortero Aravena no se quedó atrás y se sacó de la nada una tijera espectacular, en una jugada que venía desde un saque de manos. Cañas recibía una bola en fuera de lugar y cedía a Poblete, que firmaba otro más.

El último del trepidante empate a cuatros fue un cabezazo de Abraham Nava, que finalizaba un encuentro pasado por la lluvia que llegaba del cielo, pero también de los pies de esos futbolistas entregados al máximo.

Puebla vs Pumas Semifinal Vuelta

Puebla visitaba Ciudad Universitaria y aunque se veía complicado, saldrían con la victoria ante uno de los mejores Pumas de la historia.

Apenas a los 23 segundos Carlos Poblete aprovechaba un resbalón de Ríos y al 22’ volvía a vacunar la puerta felina. Memo Vásquez marcaba de penal, pero el Chícharo con ese icónico número 14 aumentaba la ventaja poblana al 46’ y al 61’, haciendo insulso el gol de Luis García en los minutos finales.

Puebla vs U de G Final Ida

Pablo Larios y su Puebla avanzaban a la gran final y parecían tener un buen grado de posibilidades de llevarse el campeonato mexicano.

Visitaban a la U de G en el Estadio Jalisco, preparados para acabar con el último torneo de la década ochentera con un nuevo trofeo en sus vitrinas.

Octavio Mora inauguraba los cartones al 33’, pero tan solo seis minutos después el Mortero Aravena empataba de cabeza y Poblete ganaba el partido para los suyos a media hora del final.

Puebla vs U de G Final Vuelta

En la vuelta se confirmaría el título poblano que tanto se les había hecho ajeno. Primero anotó la U de G, con un tirito que alcanzó a desviar Larios, pero Ruiz Esparza empujó a propia meta.

Al 33’ el Travieso Daniel Guzmán empujó correctamente una muy buena jugada colectiva y le daba la vuelta a la tortilla; pero no pasó ni un minuto para que la potencia ofensiva poblana volviera a hacerse presente con un toque globeadito del Chícharo Hernández.

Cinco minutos después el Mortero Aravena también definió con maestría un centro excelso del papá del Chicharito, que daba un poco de calma para La Franja.

Ya en el complemento pasaría un buen rato para que se movieran las redes de nuevo. Aravena robaba un balón en la entrada del área y metía otro gol, para luego ir a festejar con ese histórico y memorable uniforme poblano, patrocinado por la Volkswagen.

Los tapatíos se fueron con todo al ataque y desprotegieron su puerta. Un error frente a la dupla chilena. Mortero filtró hacia el Búfalo y con su pierna derecha sellaba el campeonato camotero.

Todavía los universitarios clavaron un golazo con la pierna de Dávalos y el portero no llegó a tocarla, pero luego por quererla guardar se llevó un guamazo.

Larios por fin inauguraba su palmarés y se proclamaba como flamante campeón de liga. Su aporte fue fantástico y sustantivo, no sólo en la final, si no a lo largo de todo el curso.

Puebla Campeón de Campeones

Puebla también se coronaba como Campeón de Campeones sin tener que disputar partido, al ser campeón de Liga y Copa el mismo año. Este hecho sólo había sucedido en la 48-49 con León, en la 68-69 con Cruz Azul y en la 69-70 con Chivas, además de que sólo se repitió una vez más en la 94-95 con Necaxa. Gracias a este nuevo trofeo, el Puebla se ganaría el mote de Campeonísimos.

Temporada 1990-91

Para la 90-91 el campeón batallaría por llegar a liguilla, clasificándose en décimo puesto, gracias al nefasto sistema de grupos.

En cuartos aniquiló al Monterrey con un global de 4-1, pero en semifinales ya no pudieron con unos vengativos Pumas, eventuales campeones.

Copa Oro 1991

Al finalizar el torneo fue convocado a la Selección Nacional para disputar la primera Copa Oro de la historia. Jugaría el primer encuentro ante Jamaica y luego era sustituido por Adrián Chávez en los dos partidos siguientes.

México vs Estados Unidos - Semifinales

Sin embargo, regresaba la titularidad en el desastroso encuentro frente a Estados Unidos, en donde México perdería de manera lamentable la semifinal.

Primero John Doyle anotaba al poste de Larios y al 64’ Peter Vermes tiraba por encima del guardameta, que se quedó a la mitad de su achique y el Superman aniquiló a los aztecas.

Pablo no lo sabía, pero ese fue su último partido como seleccionado nacional. A pesar de que no tuvo una carrera fructífera más allá de la primera mitad de la década de los 80, su gran participación en el Mundial de 1986 fue suficiente para recordarlo como uno de los más grandes arqueros que ha tenido la Selección Mexicana.

Con el Tricolor, Pablo Larios disputó 48 encuentros, llegó a cuartos de final de la Copa del Mundo y fue parte de esa escuadra que ganó el tercer lugar en la Copa Oro 1991.

Copa de Campeones de la Concacaf

No obstante, tendría su revancha internacional concacafquiana unos meses después. Puebla calificaba a la Copa de Campeones de la confederación y en la tercera ronda vencía al subcampeón mexicano, la misma U de G, a partido único.

Así de fácil llegaban a la gran final contra el Police trinitario. Los centroamericanos en cambio tuvieron que disputar seis encuentros previos para alcanzar el encuentro por el título.

Puebla vs Police Trinitario Final

Ahora sí a ida y vuelta, Puebla ganaba relativamente fácil su primer y única Copa de la Concacaf, con un global de 4-2. Esto les daba el derecho a jugar la Interamericana, un año después.

Temporada 1991-92

En la 91-92 el Puebla otra vez llegaba lejos. Larios consiguió un récord que todavía no se ha roto en la institución camotera. Con cinco partidos consecutivos sin recibir gol, el portero sumaba 499 minutos de imbatibilidad, cifra a la que sólo se pudo acercar Nicolás Vikonis en 2020, pero ya no pudo superar. Se calificaron como séptimos a cuartos de final, en donde le ganaron con dificultades a las Chivas, en un global de 4-3.

Puebla vs Necaxa Semifinales

El partido de semifinales contra un Necaxa que ya daba signos de grandeza fue otro de esos juegos en donde la Franja ser un equipo capaz de levantarse de los goles rivales y a pesar del gran partido de Aguinaga, Basay y Peláez, terminaban venciendo 3-1.

En la vuelta empataban a ceros y era suficiente para llegar a la final contra los Panzas Verdes.

Puebla vs León Final

Luego del empate a ceros en Puebla, tocaba ir a pagar la visita en León, bajo un sol insoportable. En un partido tenso, de desgaste y atascado, hubo pocas llegadas de peligro.

Sin embargo, en la segunda mitad Larios demostró de qué estaba hecho. Primero salió valeroso a despejar un balón y luego su poste le salvó un intento de Tita. Dejaba pasar una a lado de su poste y entonces se elevaba como sólo él sabía hacerlo para bajar la ropa de la azotea.

Tenía que trabajar otra vez en un mal centro de Edgardo Fuentes y luego de nuevo en un tiro de esquina, provocando un zafarrancho. El León era más que Puebla.

El padre de Marco Fabián remató a puerta y Larios la contuvo, para luego ver cómo Tita hacía lo propio. Ángel Torres se iba expulsado y complicaba todo rumbo a los tiempos extra.

Tristemente para el portero morelense todo se derrumbaría en los últimos 30 minutos. Con la confianza de su gran actuación de aquel día, salió a cortar un centro elevado, pero se quedó corto y Carlos Turrubiates nomás la empujó con la cabeza casi al final del primer tiempo adicional.

Siete minutos después Aurelio Rivera acuchillaba a los suyos con un autogol trágico y León levantaba el trofeo de la 91-92.

Después de aquel fracaso en los últimos suspiros contra La Fiera, el equipo se desarmó. Se fueron las grandes figuras y ahí se terminó la gloria poblana.

Puebla vs Colo Colo Ida

En septiembre del 92 fueron a cumplir su compromiso al disputar la Copa Interamericana frente a Colo Colo, campeón de la Libertadores 1991.

Tristemente la escuadra de Lapuente ya no estaba lista para esa clase de competencias internacionales y fue vapuleada. Primero con un hat trick espectacular de Marcelo Barticciotto en la final de ida, disputada en el Estadio Olímpico de Villahermosa. Puebla perdería 4-1 en un estadio con nula tradición futbolística, gracias a que el entonces diputado priísta Roberto Madrazo se llevó el partido al estado donde quería ganar las elecciones como gobernador.

Puebla vs Colo Colo Vuelta

La vuelta fue igual de desastrosa, con un Pablo Larios recibiendo otra goleada, esta vez de 3-1, en una vergonzosa representación mexicana.

En 1993 llegó Alfredo Tena a dirigir a La Franja y un año después le hizo saber a Larios que ya no podía contar con él. El Arquero de la Selva sabía que era momento de partir y aceptó su destino, pero solicitó que le entregaran su carta para que pudiera marcharse al equipo que él decidiera.

Con los poblanos, Pablo Larios participó en 220 partidos. Levantó el trofeo de la Concacaf, el título de liga, la Copa México y el Campeón de Campeones de la 89-90, además de ese subcampeonato de Liga. Un pilar de aquel antaño Puebla Campeonísimo.

Larios en el Draft

Viajó al draft del futbol mexicano confiado en que ese día lograría contratarse con algún equipo interesante, sin importar sus 33 años de edad.

Sin embargo, el día de traspasos pasaba y pasaba y con terror de quedarse sin equipo o terminar jugando en la entonces llamada Primera A, Larios se resignaba a bajarse el sueldo.

Pablo Larios en Toros Neza

Afortunadamente casi al borde del cierre de registros fue contactado por el Coco Gómez, entonces técnico de los incipientes Toros Neza. Le platicó de las recientes contrataciones de Memo Vásquez, Luis Perea y Montes de Oca, además de los ya presentes Gonzalo Farfán y el impresionante Antonio Mohamed. Larios obtuvo el mejor contrato de toda su carrera y ganando más que nunca, se fue a las filas del equipo nezatlense.

Con los coloridos Toros jugó cuatro extenuantes años. Vivió la transición de torneos cortos a largos y fue parte de un plantel por todos lados extravagante.

Hemos realizado un documental muy detallado sobre el camino de la escuadra mexiquense por la liga mexicana, en donde podrás conocer año tras año cómo fue el proceso espectacular y ganador del equipo de Larios Iwazaki.

Verano 1997

Sin duda que el torneo más recordado fue aquel Verano 97. Los Toros arrastraban una inercia muy positiva desde las últimas campañas y el Profe Meza armó una escuadra goleadora y también muy goleada, que respondía el fuego con más fuego.

Toros Neza vs Pumas Cuartos de Final

Terminaban en tercera posición y llegaban a liguilla, en donde despacharían a los Pumas en un ida y vuelta que terminó en 4-3 global.

Toros Neza vs Necaxa Semifinales

La semifinal los enfrentaría a un Necaxa histórico que logró arrancarles la victoria en el Neza 86, pero en la vuelta el frenesí rojo no se detuvo y los Toros aniquilaron a los Rayos 3-1 para dejar el global en 4-3.

Toros Neza vs Chivas Final

Tristemente la fuerza se les agotó en su camino a la gran final y ahí cumplieron una jornada de pesadilla contra las Chivas. Primero lograban empatar a unos en su casa.

Pero en la vuelta el Guadalajara salió dispuesto a destrozar al rival y alcanzar su décima estrella. Gustavo Nápoles salió encendido y con cuatro goles en 33 minutos, además de otros dos de Chávez y Martínez, destruyeron la cabaña de Pablo Larios cual terremoto.

Los Toros se quedaban con las ganas de coronar su fugaz ascenso y cayeron estampados en un cemento durísimo marca Chivas.

Todavía un año más estuvo en Ciudad Nezahualcóyotl, pero fue sustituido por un arquero argentino malísimo y enviado al equipo filial, que curiosamente era el Zacatepec. Lo intentaron regresar, pero se peleó con el nuevo entrenador y ya no firmó contrato.

El retiro de Pablo Larios

Monterrey se lo quiso llevar como suplente, pero no quiso y decidió finalizar su carrera deportiva. Con los Toros, Pablo disputó 113 encuentros en cuatro años.

Tras su despedida del futbol, la vida de Larios se fue en picada. Su afición por los autos fue tanta que logró juntar una colección inmensa, con los mejores modelos de su época. Estos fueron desapareciendo poco a poco debido a sus problemas económicos.

También surgió un serio problema con las drogas. Como futbolista tuvo acceso fácil a tentaciones de gente que buscaba aprovecharse de su fama y dinero, en una historia que vemos repetirse constantemente en los deportistas profesionales.

Larios tardó mucho tiempo en admitirlo, pero eventualmente hizo pública su adicción a la cocaína, misma que logró combatir. Lamentablemente en el camino una bacteria atacó su nariz y desfiguró su rostro, que fue rescatado a base de muchas operaciones.

Su vida familiar también fue dramática. Sufrió la pérdida de sus padres, de su hermana, de su esposa y de un hijo. Todas estas tristes situaciones lo fueron orillando hacia una depresión profunda de la que apenas y logró escapar, jugando incluso algunos partidos de leyendas retiradas.

Tuvo una hija poco antes de volver a tener problemas serios de salud. Un miércoles ingresó al hospital con una fuerte infección en los intestinos, además de problemas en el hígado y los pulmones. Fue operado, pero su cuerpo ya no resistió más y murió el 31 de enero de 2019, a los 59 años.

Así se fue el Arquero de la Selva; el flaco portero que aprendió a volar en el húmedo y caluroso Coruco Díaz y que sus alas lo llevaron tan lejos como a la portería mundialista mexicana.

El guardameta al que la historia lo ha tratado con pincitas, probablemente con miedo a recordar que la fama, los excesos y las malas compañías son una sombra que oscurecen nuestro deporte favorito.

En este canal siempre exigimos homenajes correctos a las grandes leyendas. Pero no sólo se trata de realizar un partido de exhibición y aplaudirle sus títulos. El futbolista no está preparado para el retiro y lo que viene después.

La vida de los ex deportistas no se vive de recuerdos y de glorias y eso lo debe entender el futbol mexicano. Pablo Larios es sólo un ejemplo de lo doloroso que puede ser irse de las canchas y entonces ya no saber hacia dónde ir, incluso después de ser tan exitoso. Es esencial que su historia no quede como una más y que se use como un ejemplo para futuras generaciones.

Afortunadamente podemos rememorar las paradas legendarias, los vuelos asombrosos y las salidas que llevan su apellido. Su quinto partido, su Puebla Campeonísimo y su pelo rojo al mero estilo nezatlense. Un guardameta único que recibió lo mejor de Miguel Marín y que luego lo impregnó a Jorge Campos, su mejor aprendiz. Pablo Larios Iwazaki, una Leyenda del Futbol Mexicano.

¿Quién crees que fue mejor portero? ¿Jorge Campos o Pablo Larios? ¿Qué crees que deba hacer un futbolista para prepararse rumbo a su retiro de las canchas? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video regálanos un like y compártelo en tu grupo de Whatsapp favorito. También te invitamos a suscribirte, para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.