, mayo 16, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

PUMAS BICAMPEÓN 2004: El documental. Campeón de Campeones y Trofeo Santiago Bernabéu.


  •   15 minutos
PUMAS BICAMPEÓN 2004: El documental. Campeón de Campeones y Trofeo Santiago Bernabéu.

Los románticos del futbol mexicano siempre defienden los antiguos torneos largos, recordando con nostalgia las temporadas enormes que terminaban también en una liguilla.

Muchos desdeñan los campeonatos ganados en un semestre, argumentando que sólo se hacen por negocio y no dan tiempo a que los técnicos y las figuras dentro de la cancha destaquen o retomen su nivel, además de que ningún equipo ha logrado hacerse con la jetatura total en los torneos cortos.

Suscribete a nuestro podcast

Es una discusión larga, irresolvible. No obstante, un par de equipos han demostrado que es posible dominar un año entero y ganar los dos títulos, para consolidarse como bicampeones.

Después de aquel zapatazo que Ricardo el Tuca Ferreti mandó a guardar en la portería del América en la 90-91, los Pumas de la UNAM habían deambulado con mucha pena y nada de gloria en la liga.

13 años de sequía daban pocas esperanzas de resurgir para los aficionados auriazules, que cada año agotaban un poco más su paciencia.

Hugo Sánchez, un ídolo en su época como futbolista, llegaba para el Verano 2000 a dirigir al equipo capitalino. En su primer torneo logró levantar al equipo y llegó a semifinales, donde fueron eliminados por Santos.

La campaña siguiente sería pésima para los universitarios y el novel técnico era despedido por la directiva.

Sin embargo Miguel Mejía Barón tampoco lograba revivir al equipo y Hugol volvía para tratar de cumplir las expectativas del nuevo patronato.

Sánchez Márquez estaba dispuesto a darle identidad al conjunto y hacer que la afición se volcara a su favor. Uno de los principales movimientos que hizo fue lograr que todo el equipo se aprendiera el himno universitario y lo entonara con el puño en alto, en todos los partidos de local en CU.

Verano y Apertura 2002

En el Verano y Apertura 2002, Pumas llegó hasta semifinales, pero fueron eliminados por América y Toluca, ambos equipos que a la postre se coronaron campeones.

Apertura 2003

El Apertura 2003 lo terminaban como segundo de la tabla general, ofreciendo un gran nivel de juego. Y aunque eran eliminados por un inmenso Toluca, era el presagio de lo que vendría en el año siguiente.

La histórica plantilla del club contaba en sus filas con Sergio Bernal, el Capitán Beltrán, Darío Verón, Ailton Da Silva, Israel Castro, Joaquín del Olmo, el Jerry Galindo, Leandro Augusto, Parejita López, Jimmy Lozano, Joaquín Botero, y los puntas letales, Kikín Fonseca y el argentino Bruno Marioni.

Repasar esta lista de futbolistas seguramente le genera un largo suspiro a los aficionados Pumas.

Clausura 2004

El Clausura 2004 inició con un empate ante el América y una buena victoria por 3 goles ante Atlas. Después de un aburrido empate a ceros contra San Luis y dos muy buenas victorias ante Santos y Atlante, los Jaguares de Chiapas apagaban a los felinos con la derrota 1-0.

Enseguida se enfrentaban a Pachuca, quien no podía con los Universitarios y se comía 3 goles en su casa. Morelia también se convertía en víctima de los Pumas pero los Gallos de Querétaro aguantaban estoicamente el empate a 3.

Otra victoria contra Tigres les reafirmaba en el primer lugar del Grupo B y segundo de la general.

Después de un peleado empate a 2 frente a Toluca se venían las Chivas, quienes lideraban el Grupo D.

Los primeros minutos eran dominados por Guadalajara, que se acercaba con un Bofo en plenitud y Ramoncito Morales disparaba a puerta pero Bernal despejaba. Después de otra gran atajada del arquero puma se vino la tromba.

Primero Leandro reventaba la horquilla y en el segundo tiempo «el Capi» Beltrán marcaba su gol, Augusto volvía a estrellarse contra el poste pero en un tiro de esquina Marioni anotaba y las Chivas se apagaban.

El maromero se inventaba un gran recorte y disparaba al ángulo para dejar el marcador 3-0.

Después de esa importante victoria, seguirían otras dos contra Necaxa y Puebla, que aunado al empate a ceros con Irapuato, dejaban en cuatro los partidos sin recibir gol.

La segunda y última derrota de la UNAM llegaría con el 2-0 que le propinó Cruz Azul, sin embargo el partido siguiente se desquitarían con Veracruz al atascarse con una paliza de 6-1.

Los Felinos cerraban el torneo con victorias ante los Tecos y Monterrey.

Con 41 puntos en 19 partidos jugados, los de la Universidad se plantaban en el segundo lugar de la tabla general, solo por detrás de los impresionantes Jaguares de Chiapas.

También se lucía Bruno Marioni con el título de goleo compartido, al anotar 16 goles, junto a su compatriota Silvera, de los Tigres.

Cuartos de Final Clausura 2004

Pumas entraba con mucha fuerza a la liguilla, donde se enfrentarían al Atlas en cuartos de final.

En el partido de ida Botero se despachó con un doblete, aunque Espinoza alcanzó a recortar distancias con su tanto al 47’.

En la vuelta los de la UNAM no se despeinaban y Kikín empujaba la bola al fondo, después de un error en la zaga de los Zorros. Verón lo intentaba y Bernal mandaba afuera una de las pocas aproximaciones atlistas.

Poco después, Marioni martillaba el balón y clavaba el segundo. Aunque Atlas tuvo otro par de aproximaciones, Fonseca cruzaba la portería y sentenciaba el tercero al 88’.

Todavía De Pinho sacó un gol de otro partido y dejó el marcador 3-1. Era la quinta ocasión que los universitarios ganaban los dos partidos de cuartos de final.

Semifinal Clausura 2004

La semifinal sería más complicada, ya que enfrentarían al Azul, uno de los dos equipos que les venció en el torneo regular.

En la ida, los locales avasallaron la portería felina, pero los postes y un agrandado Bernal les impedían llevarse la victoria. Pumas también tuvo sus oportunidades, pero no lograron concretar y se iban con el 0-0 a Ciudad Universitaria.

En el México 68 se vivió un partido para recordar. Primero el Jimmy Lozano se comía un gol cantado, después de un tiro de esquina. Leandro avisaba con un zurdazo, pero Luciano Figueroa aprovechaba un rebote de Bernal para marcar el primero de la eliminatoria.

Al 19’, el Conejo Pérez desviaba un potentísimo remate, pero Marioni endurecía la frente y anotaba el del empate. El sonido local hacía rugir al Puma y Hugo Sánchez respiraba.

Sergio Bernal seguía demostrando su capacidad bajo los palos, pero ya no daba tiempo para más y se acababa el primer tiempo. Al volver, en el 57’, Íñiguez hacía valer una hermosa asistencia de Augusto, rematando de tres dedos para vencer al Conejo.

La UNAM no logró mantener la ventaja y 12 minutos después, Figueroa se elevaba para colocar el balón en el ángulo, donde el portero felino no alcanzó.

Cruz Azul se acercaba al área, pero en una internada por derecha, el jugador puma era derribado y se sancionaba penalti. Jaime Lozano cobraba de izquierda y enseñaba su icónica camiseta de Hecho en CU.

Final Clausura 2004

Los universitarios avanzaban a una nueva final y estaban dispuestos a voltear la suerte a su favor.

Se encontraban con las Chivas de Guadalajara, que habían dejado en el camino al Atlante y a Toluca. Oswaldo Sánchez, Maza Rodríguez, Carlos Salcido, Ramoncito Morales, Paco Palencia y Omar Bravo eran los nombres a los que se tendrían que enfrentar.

No obstante quedaba el recuerdo de la goleada que le propinó el equipo auriazul durante el torneo regular.

En esa época Jorge Vergara acostumbraba lanzar desplegados, tratando de aderezar el juego e impulsar a los suyos. Incluso la banda Molotov compuso una canción contra el dueño del Guadalajara, que luego sería una joya del bicampeonato.

Las Chivas habían tenido un par de eliminatorias complicadas antes de la final e incluso se decía que habían recibido ayuda arbitral, por lo que todos los ojos estaban encima de los silbantes.

La final arrancaba con un tiro muy cruzado por parte del Jimmy. El Bofo se encontraba de frente con Bernal y fallaba en dos ocasiones. El portero universitario continuaba con el buen juego, pero Oswaldo no se quedaba atrás.

Bautista intentaba de izquierda, pero el partido se atoraba y no caían los goles.

Fue hasta que, después de un mal despeje de Salcido que se fue a estrellar al travesaño, Francisco Fonseca intentó empujar la bola, que acabo por caer en la pierna izquierda del Parejita López, quien marcó el primero.

Sin embargo, al minuto 85, el árbitro Manuel Glower se inventó una falta de la nada. El Jimmy Lozano se barría sobre Carmona a un metro del área, pero el nazareno señaló hacia el punto penal.

Ramón Morales no se achicó y le regaló a su afición el gol del empate. Los Pumas se iban enfadados, pero confiaban en el cobijo de su afición.

El 13 de junio las dos escuadras saltaban a la cancha con sus mejores hombres. Oswaldo detenía la primera aproximación puma y Kikin lo intentaba por la banda.

Medina mandaba su disparo al poste y Bernal volvía a lucirse con una mano sacada de la chistera.

Marioni tuvo una clara, pero no pudo contra el arquero Chiva. En el segundo tiempo Bernal volvió a volar para salvar a su escuadra. El Bofo estaba desaparecido y Palencia y Bravo inconsistentes.

A pesar de ello los Pumas tampoco lograban concretar sus acercamientos y Oswaldo estaba en plan grande. El partido se iba a tiempos extras, donde ya ambos equipos estaban agotadísimos.

Ahí Kikín lo volvió a intentar, pero Oswaldo Sánchez demostraba por qué era el arquero titular de la Selección Mexicana.

Rafael Medina pudo ser el héroe del partido, irónicamente, con una volea espectacular que rebotó en la pierna de un inmenso Sergio Bernal.

Los penales llegaban y enfrentaban a lo mejor de las porterías mexicanas, que sin embargo no se pudieron lucir. El primero fue Jimmy Lozano, quien engañó al arquero.

Bofo Bautista no fallaba, a pesar del adelantamiento de Bernal. Del Olmo la mandaba al ángulo y Manuel Sol también acertaba.

«El Capi» Beltrán no se dejó intimidar por Sánchez y ponía en ventaja a los universitarios. Juan Francisco Palencia enseñaba su gran categoría y experiencia y sin mucho vuelo marcaba su penal.

Fonseca se enfilaba y con un remate fuerte al centro marcaba el gol, antes de ir a festejarlo en la cara de Oswaldo Sánchez.

Bravo tampoco se equivocaba y retaba a la afición felina, que enardecida alentaba a Da Silva. El brasileño no erraba y dejaba 5-4 la tanda.

Rafa Medina llegó con paso cansino al punto penal, se sacudió la nariz y con sólo dos pasos hacia atrás, metió todo el empeine en la parte baja del balón, que salió expulsado 10 metros por encima del travesaño.

Pumas Campeón Clausura 2004

Los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México ganaban la final del Clausura 2004 y se coronaban campeones en Ciudad Universitaria, 13 años después.

Hugo Sánchez demostraba que no sólo era un buen motivador, si no que sus estrategias podían dar resultado en las grandes ligas.

Las celebraciones en el Ángel de la Independencia no se hicieron esperar. El equipo llegó en un Turibús donde miles de personas les recibieron y celebraron el campeonato tan esperado.

Después de los festejos, la inesperada noticia fue que Bruno Marioni, el gran goleador puma, no fue comprado al Tenerife de España y tuvo que salir del equipo, para ser sustituido por Diego Alonso.

Campeón de Campeones 2004

El 1 de agosto de 2004, con la presencia del Rey Pelé para la reinauguración del Estadio Hidalgo, Pumas y Pachuca se enfrentaban para definir al Campeón de Campeones.

Santana adelantaba a su equipo al 9’, pero Kikín Fonseca empataba. Sin embargo, Juan Carlos Cacho marcaba el segundo y daba la ventaja al Pachuca de Rubén Omar Romano.

En la vuelta los Pumas se comieron a los Tuzos con seis mordidas. Primero el Jimmy Lozano anotaba el del empate global, después de un rebote. Tres minutos después, el joven Hecho en CU colocaba el balón en el ángulo, firmando su doblete.

Diego Alonso anotaba el tercero de penal y Kikín rompía las redes con un derechazo. En una muy buena internada, Israel Castro vencía al arquero tuzo, para que luego Fonseca marcara su segundo de la tarde.

Santana, de penal, le dio el del honor al Pachuca y los Pumas se convertían en Campeón de Campeones con un terrible 7-2 global.

Trofeo Santiago Bernabéu

En la preparación para el Apertura 2004, la UNAM fue invitada a enfrentar al Real Madrid por el Trofeo Santiago Bernabéu.

Los blancos alinearon a Beckham, Owen, Guti y Morientes, pero los auriazules no se achicaron.

En la cancha no se notó la supremacía europea. Fonseca y Alonso lo intentaban por la derecha y Lozano inquietaba con un zurdazo.

Bernal no daba rebote a un disparo de Solari. Los universitarios manejaban la bola y no se la prestaban al Real Madrid. El portero puma le ganaba un mano a mano a Owen y no se dejaba intimidar por el disparo de Beckham.

Botero hizo un gran recorte y obligó a que el arquero madrileño se esforzara al máximo. Figo y Zidane entraban para intentar hacer la diferencia, pero no lograban inquietar a los mexicanos.

Al minuto 70 Castro recibía un larguísimo cambio de juego, para luego avanzar unos metros y ceder a su delantero, quien devolvía la pared e Israel disparaba de tres dedos, para anotar un gol histórico del futbol nacional.

Hugo Sánchez Márquez regresaba triunfal al estadio donde se convirtió en leyenda y los Pumas se enfilaban para el torneo venidero acumulando copas en sus vitrinas.

Apertura 2004

Sin embargo el Apertura sería muy difícil para el equipo. El primer partido trajo una derrota contra Tecos, seguido de una victoria muy ajustada contra Atlante y una derrota en los últimos minutos contra Pachuca.

Vencían a Toluca con un autogol, pero luego los impresionantes Tiburones de Cuauhtémoc les derrotaban por 3-2.

Ante Tigres iniciaban ganando con un gol de Alonso, pero Silvera empataba de penal y luego Walter Gaytán metía el de la remontada, seguido por otro de Silvera. Pumas llegaba a la jornada 7 con 6 puntos de 18 posibles.

Chelito, Figueroa y Victorino vengaban la eliminación del Cruz Azul el torneo anterior y después de la remontada del Atlas, la UNAM acumulaba cuatro derrotas consecutivas.

Fue Dorados quien pagó los platos rotos, gracias a sendos golazos de Lozano e Íñiguez.

Llegaba la jornada 10 y el rival era el América. Botero marcaba el primero y después de una buena jugada puma, las águilas se enredaban para un autogol de Davino.

Antes de acabar el primer tiempo, Íñiguez marcaba el tercero. Pumas aplastaba a su archirrival y se daba un respiro en la clasificación general.

Contra Santos recibieron un par de regalitos de los laguneros y luego de otro marcador 3-2, esta vez contra Puebla, y la victoria por 2-1 ante Jaguares, los universitarios se enrrachaban con 5 triunfos en fila.

Fue el Monterrey del Piojo Herrera y Guille Franco el que llegó para desencantar a los auriazules, con el empate a 1 final.

La jornada 15 trajo una nueva derrota, ahora contra los Rayos del Necaxa y en la 16, universitarios y Monarcas no se hicieron daño.

El último partido del torneo regular les enfrentaba contra las Chivas, ahora dirigidas por el Maestro Benjamín Galindo, en la reedición de la final pasada.

Guadalajara marchaba bien y demostró su superioridad, primero con el gol del Venado Medina y luego con un toque preciso de Palencia.

En el segundo tiempo el Venado se apuntaba su doblete y Rafael Medina se sacaba la espinita de la final del Clausura, con un cañonazo incontestable.

Pikolín 2 desviaba un gran disparo del Bofo, pero Bravo anotaba en el contrarremate. Todavía David Toledo marcaba el de la honra, pero el marcador 5-1 le quitaba el sueño a los campeones reinantes.

Con 23 puntos, Pumas se colocaba en el noveno puesto de la general, pero el asqueroso formato de grupos dejaba fuera a los Tigres, quienes tenían mejor diferencia de goles, pero quedaban más abajo en su sector.

Con esto, la UNAM se enfrentaría al mítico equipo jarocho, que se había robado el torneo de la mano de Cuauhtémoc Blanco y Kléber Boas.

Con muchas dudas, los de Hugo Sánchez recibían la ida de locales. Después de un pase larguísimo y de media vuelta, Botero anotaba el primero.

Jimmy Lozano metía el segundo, desde los once pasos y Botero se servía su doblete, con un muy buen cabezazo. Los tiburones blancos desaparecieron y esperaban remontar en la vuelta.

Ya en el puerto, Gustavo Biscayzacú le daba esperanzas a los suyos al 87’, pero un minuto después Diego Alonso remataba un buen centro y la UNAM avanzaba nuevamente a las semifinales.

Ahí se encontraban una vez más con los rojinegros del Atlas, que buscaban revancha después de los cuartos de final del torneo pasado.

En Ciudad Universitaria Francisco Fonseca inauguraba el marcador después de un buen control dentro del área. A continuación, un afilado Botero picaba la bola y vencía al arquero Antonio Pérez.

El Loco García recortaba distancias con otra buena definición, pero Joaquín Botero volvía a elevar la esférica para marcar el tercero de los Pumas.

Los Zorros no se rendían y después de un rechazo, Daniel Osorno clavaba un golazo a segundo poste. Gilberto Alcalá señalaba una falta en el área y Robert de Pinho se encargaba de mandarla al fondo al 62’. El vibrante partido se empataba a 3, pero no sería el marcador definitivo.

El equipo auriazul no se quería ir sin ventaja a Guadalajara. Israel Castro mandaba un centro extraordinario, que Alonso remataba para, ahora sí, poner el 4-3 final.

La vuelta en el Jalisco definiría al finalista, que se enfrentaría a un Monterrey expectante.

Pumas iniciaba fuerte y después de un par de cabezazos dentro del área, caía el gol de Fonseca. Tras un yerro atlista y un rechace del arquero, Parejita López se hacía presente en el marcador.

El gol de De Pinho al 86’ sería intrascendente y con global de 6-4, la UNAM se clasificaba por segundo torneo consecutivo a la gran final.

Final Apertura 2004

Los regios llegaban al partido definitivo en el primer torneo de Miguel Herrera al frente del equipo. Sin embargo la poca experiencia del entrenador se notaría en los momentos importantes.

No obstante el primer tiempo de la ida, en CU, fue pésimo para el equipo del sur de la capital.

En los pies del Cabrito Arellano y el Guille Franco, la presión sobre los universitarios no se detuvo. En una falta cobrada por el mundialista mexicano, el argentino naturalizado peinaba el balón para marcar el primero.

Monterrey insistió y antes de finalizar el primer tiempo, Vega rozaba el poste con un fuerte impacto al balón.

En el descanso Hugo habló fuerte con sus dirigidos y éstos salieron con mucha más fuerza al complemento.

Fue al 50, después de un tiro de esquina de Leandro, que el Capi Beltrán se encontraba con el gol. A primer poste y sobre el portero Christian Martínez, caía el del empate.

A partir de ahí Pumas logró mantener el control del juego, a pesar de los esfuerzos de Oribe Peralta y Guille Franco.

Darío Verón acometió un cabezazo tras una serie de rebotes, pero no tuvo tino. Quien sí logró hacerse presente fue David Toledo, que picaba correctamente el balón, para confirmar la remontada auriazul.

El Tecnológico de Monterrey recibía a los finalistas. El vigente campeón buscaba revalidar el título aguantando la ventaja de la ida.

Fue Ismael Íñiguez el que tuvo la primera de peligro, después de robarle un balón a Serafín, sin embargo su disparo se fue a estrellar al poste.

Guille se elevaba para rematar un buen centro, pero la bola se iba desviada. Minutos después, el Hechicero Verón mandaba fuera su derechazo.

Franco driblaba como podía dentro del área, pero nunca pudo acomodarse para disparar. Rayados tomaba el control del encuentro y el disparo del Cabrito se iba apenas desviado.

Miguel Herrera confiaba en que pronto caería el gol, pero otra vez Ismael Rodríguez erraba su cabezazo.

El segundo tiempo comenzaba con una falta cobrada por Leandro. Kikín se la bajaba de pecho al Jimmy, que no podía rematar la volea. El rebote le caía al centro delantero, quien sin pensarlo empeinaba el balón para colarlo en la portería regia.

Un golazo del de León, Guanajuato, que se confirmaba como un ícono inolvidable del bicampeonato universitario.

Y es que la Pandilla ya no tuvo respuesta. Monterrey insistió todo el segundo tiempo, pero Bernal enseñaba el colmillo y no les dejaba acercarse a su meta.

Sergio Pérez fallaba una monumental solo frente al arco e Íñiguez falló en el contragolpe puma. Bernal recibía tranquilamente una tijera y esa era la última bocanada de aire de los regios.

Pumas Campeón Apertura 2004

El equipo de Hugo Sánchez, contra todos los pronósticos, levantaba la copa en dos campeonatos consecutivos, por primera vez en la historia de los torneos cortos.

Una escuadra que había rondado en aguas grises durante los últimos 13 años, lograba un hito que ayudaba a remendar su grandeza, cuestionada por muchos.

El equipo de los Goyas demostraba que la identidad de un club, sumada a una afición entregada y una mezcla perfecta entre jugadores mexicanos y extranjeros, jóvenes y veteranos, era la fórmula del éxito.

Estos Pumas enamoraron para siempre a cientos de miles de niños aficionados, que pudieron ver campeón a su equipo. Y para los fanáticos de más edad, este fue el momento en que reafirmaron su corazón auriazul.

Es por eso que el equipo dirigido por Hugo Sánchez que logró el Bicampeonato para  la UNAM en 2004, se ha convertido en una Leyenda del Futbol Mexicano.

¿Cómo viviste este gran momento de la historia Puma? ¿Cuál fue el jugador que más te sorprendió? ¿Crees que Hugo Sánchez debería volver a dirigir en el futbol mexicano? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video, compártelo con tu amigo el más fanático de los Pumas. También regálanos un like y suscríbete para más Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.