, abril 16, 2024

0 resultados encontrados con esta palabra

TIGRES es el segundo mejor equipo del MUNDO | Mundial de Clubes y Concachampions (2020-21)


  •   16 minutos
TIGRES es el segundo mejor equipo del MUNDO | Mundial de Clubes y Concachampions (2020-21)

Los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León han adquirido un apodo que sale de la boca de todos los que no son sus aficionados a la primera oportunidad.

El cuadro que desde 2011 no se ha cansado de levantar trofeos y ganar campeonatos ve con indiferencia a todos aquellos que le llaman equipo chico. La última tarea pendiente del club regio era una victoria internacional, que finalmente consiguieron.

Suscríbete a nuestro podcast

Después de perder aquel Clásico contra Monterrey en la última Concachampions, los felinos se repusieron y consiguieron el cetro de la zona, lo que les dio la oportunidad de disputar el ansiado Mundial de Clubes.

Ya posados en el plano internacional dieron una fina batalla y fieles a su estilo, se quedaron en la orilla de convertirse no sólo en el mejor equipo de México, si no de todo el mundo, pero confirmando la mejor participación de un club azteca en ese torneo.

Tigres en Concachampions

El camino mundialista de los Tigres inició con la consecución de la Concachampions, una obligación histórica para los equipos mexicanos.

Después de que en 2005 Saprissa se coronó ganando la final a los Pumas, ningún equipo de otra nación se ha consagrado monarca. Pero el camino hacia el podio del Exploria Stadium no fue sencillo para el equipo de Tuca Ferreti.

Los Tigres obtuvieron su pase a Concacaf Liga Campeones gracias al título del Clausura 2019 que le ganaron al León, en una de las finales más mediocres de todos los tiempos, en honor a la verdad.

Tigres vs Alianza

En lo que sería su quinta participación en Concachampions, los universitarios debutaban en octavos ante el Alianza del Salvador.

Tigres arañó primero a los ‘Elefantes’ con una tijera de Juan José Sánchez, pero los salvadoreños terminaron por imponerse en el Cuscatlán con gol de penal de Felipe Ponce al 47’ y más tarde un tiro cruzado de Oswaldo Blanco, en el partido de ida disputado el 19 de febrero.

En San Nicolás de los Garza Tigres empató el global con gol machucado de Enner Valencia. Gignac con toquesito y poste incluido puso el 3-2 redondo para posteriormente de penal marcar el 4 a 2.

La zaga felina se relajó y Alianza acortó el marcador con Portillo en un madruguete. Pocos minutos más tarde el mismo Isaac Portillo convirtió de nueva cuenta y empató el global 4-4.

Con la igualada y el silbatazo final acercándose, los salvadoreños acariciaban los cuartos de final gracias a los goles de visita.

Todo indicaba un nuevo fracaso internacional para Tigres, pero nadie contaba con que, en tiempo de reposición, un heroico Nahuel Guzmán realizaría la gesta para su equipo, ganándose un lugar como uno de los inmortales del club.

El portero argentino se sumó al ataque y remató el centro de Edu Vargas con un tremendo y demoledor testarazo que dejaba derrotados a los centroamericanos, ya sin tiempo para responder.

Casi todo el Volcán explotó en júbilo, el único que seguía enojado, por supuesto, era el Tuca Ferreti.

Tigres vs New York City FC - Ida

Los universitarios viajaron a la Gran Manzana el 11 de marzo para enfrentar en el primer compromiso de cuartos de final al New York City FC, ese mismo día en que la OMS calificó de pandemia al brote de coronavirus.

Patón Guzmán salvó a Tigres al minuto 11. Los citizens neoyorquinos se aproximaron en un par de intentonas, pero no la metieron. Nahuel volvía a salvar su valla y de la que se perdió Pizarro luego de que Vargas trazara con elegancia para Aquino.

Gignac reclamaba furioso una pena máxima después de hacer túnel dentro del área y caer al pasto, pero no fue concedido.

Sobre un palmo de terreno, en un arrebato de habilidad, Mititra superó a Hugo Ayala y centró buscando compañero, pero la cobertura de Dueñas impidió la jugada.

Gignac contestó por Tigres, pero Sean Johnson contuvo estoico. El francés tuvo más adelante una clarísima, pero viajó con la pólvora mojada a la ciudad que nunca duerme.

A pocos segundos de acabar, Aquino desbordó por una banda y su centro encontró a Pizarro, quien cedió el esférico en dos tiempos a Gignac. El portero desvió el disparo de André Pierre, pero cedió el rebote.

Edu Vargas no perdonó y vacunó la portería en el rezago del partido, en el que sería el último gol que los felinos clavarían en canchas internacionales por muchos meses.

Y es que casi todas las ligas, campeonatos y torneos del mundo se detuvieron en marzo de 2020 debido al impacto de la terrible pandemia en la que vivimos, por lo que las series finales no se reanudarían hasta nuevo aviso.

Todos los partidos de vuelta pendientes se disputarían hasta nueve meses después en el Exploria Stadium de Orlando, sin público.

Tigres vs New York City FC - Vuelta

El encuentro iniciaba con un Quiñones que bailó a sus marcadores y tiró un centro precioso al movimiento de Gignac. El francés cabeceó con violencia, metió el primero de la serie y festejó fatigado.

Ya en el segundo lapso Luis Enrique Quiñones hizo nuevamente suya la banda derecha. Llegó a línea de fondo, tocó de tres dedos para Leo Fernández y el uruguayo definió como en el barrio, de taquito.

La grada festejaba en el streaming el dos a cero y Quiñones no se cansaba de asistir a sus compañeros. Rafael Carioca metió el tercero de cabeza luego de un centro como con la mano del velocista colombiano.

Ya en el ocaso del juego Gignac tomó la pelota en tres cuartos de cancha y cedió para Aquino. El oaxaqueño se abrió el espacio hacia su pierna derecha y soltó un zapatazo que mandó al fondo de la red.

Los Ángeles FC en Concachampions

5-0 global y los Tigres se ponían de nueva cuenta en la antesala de la gloria internacional: la final ante Los Ángeles Football Club de Bob Bradley y Carlos Vela que definía al mejor de la zona a nivel de clubes y al representante de la misma en el mundialito de Qatar.

La escuadra angelina que se fundó en 2014, se ganó el pase a Concachampions luego de alcanzar el campeonato de la Conferencia Este de la MLS.

Ya en la justa avanzó hasta semifinales, en donde se topó con el América y con el marcador de 3 goles por uno aniquiló a la escuadra del Piojo Herrera, en un partido donde la actitud del técnico americanista le costó el trabajo.

Tigres vs LAFC - Final

La final entre Tigres y LAFC se jugó a un solo partido y se llevó a cabo el 19 de diciembre de 2020 en Orlando, Florida, otra vez sin el condimento más importante en la receta del futbol: los aficionados.

Iniciaba el partido y Nahuel arriesgaba el balón en zona de peligro como si estuviera en una cascarita. A Los Ángeles no le marcaban un penal claro del ‘Chaca’ Rodríguez sobre Latif Blessing y los primeros 20 minutos de la final se iban sin mayor sobresalto.

Carlos Vela se metió al partido y al 26’ intentó de larga distancia, pero su disparo se fue muy por arriba.

Quiñones, de buen torneo, condujo por todo el sector izquierdo con la marca encima pero no hubo angelino que lo detuviese. El ex de los Pumas centró para Leo Fernández, pero se cruzó bien la defensiva.

Vela cobraba un tiro libre, pero lo mandaba por un lado del poste de Nahuel Guzmán. Dueñas, deslealmente le entraba por la espalda a Blessing ante un árbitro que olvidó las tarjetas. Con su compatriota tampoco tuvo piedad ni recibió cartón ante la mirada hiriente de Carlos Vela.

La segunda parte comenzaba con Gignac pegándole con chanfle a las afueras del área, como le gusta, pero traía la mira chueca.

Carlos Vela quiso definir de lujo, pero no inquietó a nadie su jiribilla. Luego la armó bien con el canadiense Kaye quién filtró por arriba a Diego Rossi. El uruguayo dejó entrar el balón y definió por arriba ante la salida del Patón.

Con media hora de juego por delante, Tigres no dejó que los fantasmas del pasado lo acobardaran. Nicolás López, apresurado, cobró un tiro de esquina que encontró destino en la frente de Hugo Ayala. El michoacano picó a primer poste, giró la cabeza y la mando a guardar.

Se empataba el juego a 20 minutos del final y Ayala festejaba con el balón debajo de su playera para presumirnos su próxima paternidad.

Corrieron algunos instantes para que la afición felina volviera a desbordarse en felicidad. Chaca Rodríguez arrastró el balón con mucho sentido, sirvió en diagonal para Gignac y el francés, que agarró a contrapié a Kenneth Vermeer, definió cruzado por abajo para sellar la voltereta definitiva que significaba el campeonato.

Los estadounidenses ya no se levantaron, Nahuel despejó de meta y Mario Escobar pitaba el final del partido. Tigres por fin pudo callar bocas y se consagró campeón por primera vez en su historia de un torneo internacional.

Con garra y determinación la Autónoma de Nuevo León se adueñó del título de la Concacaf, reafirmándose como el equipo de la década con 5 títulos de liga, uno de Copa, 3 de Campeón de Campeones y finalmente el ansiado laurel internacional.

Este trofeo les concedía el honor de representar a México, más a la fuerza que por gusto, en el mundial de clubes 2020, que curiosamente se jugó en las primeras dos semanas de febrero de 2021.

Antes de partir a Qatar, Nahuel Guzmán y Guido Pizarro hicieron declaraciones similares asegurando que no que viajaban representando a México, sino solamente a la afición felina.

Al final de la novela los jugadores recibieron una reprimenda y hasta fueron exhibidos en redes sociales por la cementera que paga sus salarios. Los argentinos terminaron posando con la bandera de México, quien sabe si arrepentidos o no.

Tigres vs Ulsan Hyundai

Ya sobre la cancha de Catar, los Tigres mexicanos debutaron en mundial de clubes contra los Tigres coreanos. El Ulsan Hyundai llegaba después de conseguir su segundo cetro de monarca de su confederación. Los asiáticos no eran un flan y vaya se lo hicieron ver a los universitarios, al menos en el primer tiempo.

Antes de que el partido tomara ritmo se vivió un muy extraño episodio de balones desinflados, raro en un torneo de tal envergadura.

Con un buen trato de balón los de azul se aproximaban lentamente a la cabaña felina. Jih Yun Kim tenía la primera y ensuciaba el uniforme de Nahuel.

Ulsan desperdiciaban el tiro de esquina y en ese contragolpe Gignac terminaba la jugada con su acostumbrado disparo, para que el guardameta expulsara.

No obstante, pasarían sólo cinco minutos para que los mexicanos se fueran en desventaja. Se cobraba otro saque de esquina y Aquino se perdía en la marca. El capitán coreano corrió a primer poste y Pizarro sólo se le quedó viendo. El central remató perfectamente y venció a Nahuel que ya iba de salida.

Tuca miraba con odio a sus dirigidos y estos tuvieron varios minutos de absoluto desconcierto, envueltos en las sombras de todos los fracasos de clubes mexicanos en el Mundialito.

Kim de nuevo sacaba un fierrazo que rebotó en las manos de Guzmán. Salcedo hizo… esto y Ferretti estalló como siempre.

Guido fue derribado y Gignac tomó la bola con confianza a pesar de la distancia. Con su derechazo hizo volar al cancerbero asiático y despertó a sus compañeros, como lo ha hecho desde hace varios años.

Pizarro se quiso lavar del error con un contundente cabezazo, pero otra vez fue repelido por el número 21. Mas la tercera fue la vencida.

Carioca cobró de esquina y Diego Reyes peinó. André Pierre Gignac anticipó a su marca y de pierna interna se estrenó en Mundiales de Clubes, para tranquilidad de los Incomparables.

Justo antes de que terminara la primera mitad se mandó otro tiro de esquina. El 10 tigre intentó ganar por aire, pero de nuevo el capitán Kim Kee Hee sería protagonista, metiendo la mano de manera infantil.

El árbitro uruguayo Esteban Ostojich tuvo que apoyarse del VAR para poder pitar la pena máximo. Gignac definitivamente ya no necesitaba confirmarse como un ídolo felino, pero con su remate de pierna derecha reafirmó la inmensa categoría que lo acompaña como líder de los Tigres.

En el complemento pocas cosas sucedieron. Tuca Ferretti decidió manejar el marcador y el Ulsan Hyundai les exigió poco o nada.

A pesar de todo Yoon Bit-garam clavó un golazo de antología, que tristemente para la causa asiática fue anulado por un apretadísimo, pero bien marcado fuera de juego.

Luego Aquino estrellaba su cabeza con el número 44 que no se cansaba de estar en todo. Esto sacaba del partido al oaxaqueño, quien necesitaría algunas puntadas para recuperarse.

No sucedió nada más digno de ser contado y con este justo resultado, los de la Autónoma de Nuevo León escribían su nombre en la casilla vacía de las semifinales, en donde tocaría enfrentarse al Campeón de la Copa CONMEBOL Libertadores.

Tigres vs Palmeiras

Palmeiras llegaba como flamante jerarca del Cono Sur, luego de vencer en la final al Santos de Brasil, en lo que fue un partido bastante flojito para las expectativas que había generado.

El Verdão en el papel era más fuerte que los Tigres, hablando en términos financieros. Según Transfermarket el valor de la plantilla sudamericana era de 95.5 millones de Euros, mientras que el del club mexicano es de 59.4 millones.

Sin embargo, sobre la cancha las cosas se dieron de manera diametralmente opuesta. El Tuca ya no experimentó con Carlos Salcedo en la lateral y mandó a Dueñas a cubrir esa posición, además de que arrancó con González acompañando a Gignac en la delantera, lo que causó muchos estragos en la defensa brasileña.

No tardó mucho en verse la primera atajada de Wéverton ante el poderoso remate del Cocoliso. Los Tigres poco a poco se adueñaban de la bola, aunque al jefe de la FIFA poco parecía importarle.

Nahuel hacía una buena atajada, pero cedía rebote. Afortunadamente el contrarremate se fue hasta el desierto catarí, aunque ya se había anulado por fuera de lugar.

Gignac se hacía de palabras con el técnico amazónico que defendía a su dirigido, pero no se hacía más grande.

Palmeiras iniciaba su tarea de pelotazos largos para ganar las espaldas, pero el Patón jugaba su área como ya nos tiene acostumbrados, para luego repetir la misma pocos instantes después.

El francés rescató una pelota en el área y cedió a Quiñones, quien en seguida devolvió la pared. Con su educada pierna derecha Gignac intentó colocarla, pero otra vez Wéverton se lucía para la televisión.

En ese tiro de esquina el colombiano velocista trató de izquierda, pero se la desviaron. Al minuto 37’ André Pierre volvió a ganar por aire, pero una vez más el cancerbero le negaba su gol.

Una vez la central universitaria dudaba y Salcedo se barría con ese riesgo que siempre viene en una jugada impresa con su nombre.

Tuca Ferretti veía a todas partes y armaba su tablero de ajedrez mental mientras sus pupilos le daban una clase de toque de balón a los brasileños antes del descanso.

Wéverton agradecía a su Dios, pero sabía lo que se venía.

Y es que el veteranazo técnico brasileño que ya es más mexicano que el cabrito, dio cátedra de dirección técnica. Durante el complemento sus defensores cambiarían la cara y aplicarían el fuera de lugar como si ellos lo hubieran inventado.

Chaca intentaba de lejos, pero la mandaba a la tribuna. Quiñones desbordaba por izquierda, pero fallaba en el último pase y entonces llegaba la jugada definitiva.

El lateral mexicano filtraba una perfecta pelota de derecha hacia el movimiento de González, pero Luan García con un pequeño jaloncito lo desequilibraba. Danny Makkelie no dudaba ni un segundo y pitaba la pena máxima.

Nadie más que el mejor goleador de la historia de los Tigres podría cobrar. Por alguna razón Dueñas dudaba y rezaba, pero el Bómboro tomó la pelota y con la seguridad de sus 152 goles con la camiseta de la U, firmó el número 153.

Prácticamente en la siguiente jugada Carlos González caía dentro del área y parecía que el holandés le perdonaba la vida al Verdão. El experimentado Felipe Melo entraba a la cancha, pero fue como si le hubieran expulsado a uno al Palmeiras.

Rony metía su gol de ranversé, pero estaba adelantado, al igual que la mitad de su equipo. Todos esperábamos ver un gran partido, pero pareció que la Copa Libertadores no fue levantada por el mejor club de Sudamérica, ni mucho menos.

Tigres se dedicó a conservar su ventaja y manejar el ritmo el partido como si estuviera en la jornada 7 de la Liga MX, mientras los de São Paulo caían y caían en posiciones adelantadas, lo que hacía muy feliz al Tuca. Bueno, eso quiero pensar.

El portugués Abel Ferreira mandó a la cancha las cinco modificaciones reglamentarias, pero nada le funcionaba. Aun así Palmeiras tuvo su última oportunidad con un buen centro que Rodríguez tocó y para su buena suerte se fue a tiro de esquina.

El argentino guardameta aprovechó para hacerse el canchero, pero todos sabíamos que no tenía nada. Ferretti vio tan bien a los suyos que se esperó hasta el 85’ para hacer modificaciones y Ferreria ya se veía medio resignado a jugar por el tercer lugar.

Alcanzó el tiempo para un último fuera de juego no señalado y para otra Nahuelada, cómo de que no. Ya en el complemento Guzmán le dejó un recuerdito a Rony en un centro que no traía absolutamente nada y con eso finalizaba la semifinal del Mundial de Clubes.

Tigres conseguía entonces el mejor lugar de la historia para un equipo mexicano en dicha competición y aseguraba su lugar en la gran final, donde competiría con el campeón de la más poderosa confederación del orbe.

Bayern Munich en Mundial de Clubes

El Bayern Munich llegó al Mundialito después de realizar una Champions perfecta, ganando todos sus partidos, incluyendo un global de 7-1 sobre el Chelsea y aquella embarazosa paliza de 8 goles por 2 que le ensartó al Barcelona en Lisboa.

En la final se toparon con un buen Paris Saint Germain, pero un extraordinario Alphonso Davies le puso medio gol a Coman y eso fue suficiente para levantar la orejona.

Con ello levantaban el quinto trofeo de la campaña y viajarían a Catar para conseguir el sexto y así igualar al histórico Barcelona del 2009 que ganó todos los torneos en donde jugó.

Ya en tierras catarís el Bayern tuvo una aduana rocosa en semifinales, pero sacó su carta de trampa y con dos goles de Robert Lewandowski pudo derrotar al Al Alhy y posarse en donde todos esperaban, a un paso de levantar la copa.

Los alemanes, con su muy acostumbrada y bien adquirida confianza, moderaron sus declaraciones. Neuer recordó la derrota de la Mannschaft contra México en el mundial de Rusia 2018 y el Tuca Ferretti pidió no menospreciar los logros de sus Tigres en la última década.

Nahuel Guzmán con un mensaje inspirador invitaba, ahora sí, a sumarse al sueño y apoyar a los felinos. Jerome Boateng y Thomas Mueller serían bajas para la gran final, el primero por la muerte de su ex novia y el segundo por dar positivo al Covid.

En el primer encuentro de la jornada Palmeiras demostraba que está muy por debajo del nivel esperado y perdía en penales frente a los buenos jugadores egipcios del Al Alhy.

Tigres vs Bayern Munich

Tigres inició con valentía yendo hacia el frente, pero a los 10 minutos el Bayern Munich ya dominaba la posesión de balón. Coman tuvo el primer disparo a puerta, que salió machucado a las manos de Nahuel.

Al 19’ Kimmich recibió un regalito de Aquino y remató a puerta, marcando el primero del partido. No obstante Lewandowski estaba en fuera de juego y afortunadamente se anuló el tanto.

En un contragolpe Salcedo y Reyes se quedaron solos ante cinco rapidísimos alemanes en un contragolpe de manual, pero el Titán se barrió de manera perfecta y evitó el remate a gol.

El central mexicano y Alphonso Davies eran los mejores del partido. El canadiense se comió la banda izquierda y luego de un amague disparo a portería, pero no tuvo éxito.

González se lanzó con el pie por delante para filtrar la pelota hacia la diagonal de Quiñones, pero el histórico portero Campeón del Mundo achicó con la maestría que los grandes manejan.

Todavía los germanos tuvieron mucha posesión de balón y Sané aprovechó un error garrafal en la zaga que se dormía en un tiro de esquina, pero su balazo sólo alcanzó a morder la horquilla.

Sin embargo, el equipo dirigido por el Tuca empezó a tomar confianza y con ello la pelota. A través de pases cortos y cadenciosos intentaron igualar las acciones, aunque ya no tuvieron opciones de peligro.

En una de las últimas Gignac se barría sobre Manuel Neuer quien en urgencia despejaba y gritaba en alemán, tal vez en francés, a André Pierre, aunque todo terminó en un amistoso abrazo

Nada más pasó y con un nervioso empate a ceros se iban a descansar.

El segundo tiempo tuvo muy pocas emociones, apenas las suficientes para definir al mejor club del mundo.

Pocas cosas cambiaron respecto a la gran posesión de balón del multicampeón alemán. Tigres se mantuvo firme en defensa y con un buen mediocampo, pero con nula producción ofensiva.

Al minuto 59’ mandaba un centro preciso al movimiento de Robert Lewandowski. Guzmán salió a tiempo y alcanzó a golpear la pelota con los puños, sin embargo, el rebote cayó a los pies de Benjamin Pavard, que no tuvo problemas al empujar la pelota.

No obstante, la pelota primero tocó el brazo del delantero polaco y eso tuvo que señalarse como mano en consecuencia de la nueva regla. Una absoluta injusticia que hizo inútil el uso del VAR.

El mismo video assistant se tomó su tiempo para revisar la jugada anulada en primera instancia por fuera de juego, que con algunos vectores se decidió que no fue.

Nahuel por poco se come un gol de disparo de larga distancia y luego tuvo que lucirse en dos tiempos después de una faena de Choupo-Moting.

Ya entrados en inconsistencias Carlos Salcido retrasó una pelota a un Guzmán que ya iba por ella y que tuvo que regresar a toda velocidad, para luego detenerla como si fuera ganando 17-0.

La única opción de los mexicanos llegó tras una peinada de Carlos González, pero Gignac no pudo conectar su tijera.

Tuca Ferretti se murió con la suya y decidió sólo darle ingreso a Julián Quiñones, que nada pudo hacer por la banda derecha.

Los minutos se consumieron en la nada y un BAYERN Munich poco exigido se dedicó a perder el tiempo. El árbitro uruguayo pitaba el final y con eso los de rojo sellaban el sexto título de su temporada e igualaba al Barcelona de Guardiola.

Unos agotados Tigres terminaban el juego sin haber tocado la puerta, pero satisfechos por dar un partido adecuado, al nivel de las circunstancias, frente al mejor equipo del Planeta Tierra.

Gignac era galardonado con el premio al segundo mejor jugador y los de amarillo se formaban disciplinadamente para recibir las medallas de plata.

El equipo de Monterrey le ponía así el punto final a una década de éxitos que, aunque no pudo cerrarse con el campeonato del mundo, sí los ha posicionado en el Olimpo de los equipos de Leyenda del Futbol Mexicano.

¿Crees que Tigres ya debería ser considerado como uno de los grandes de nuestro balompié, después de todo lo que ha logrado? Déjamelo saber en tus comentarios.

Si te gustó el video, regálanos un like y compártelo con un orgulloso fanático de los Tigres. Y si no te has suscrito, dale clic al botón rojo, para que no te pierdas de todas las Leyendas del Futbol Mexicano.

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.