, mayo 18, 2022

0 resultados encontrados con esta palabra

Otros 4 Clásicos Legendarios CHIVAS vs AMÉRICA - Parte 2


  •   14 minutos
Otros 4 Clásicos Legendarios CHIVAS vs AMÉRICA - Parte 2

Ya en nuestro último episodio revivimos algunos de los mejores Clásicos entre América y Chivas, todos ellos encuentros alucinantes, llenos de emociones, pasiones al rojo vivo, alegrías, controversias, volteretas y muchos, muchos goles.

No obstante, un capítulo no es suficiente para cubrir todos los grandes partidos que nos han dejado estas dos escuadras, es por eso que hoy te traemos la segunda parte de esta mini serie.

Como ya aclaramos anteriormente, esta lista no cumple ningún criterio de orden cronológico ni mucho menos de importancia.

Dicho esto, ¡comencemos!

Jornada 14, Verano 2002

El América arrastraba una campaña irregular y le tocaba enfrentar en la fecha 14 a unas Chivas que empezaron el torneo aceptablemente para luego desinflarse en la recta final con varios empates y derrotas.

Los dirigidos por Oscar Ruggeri, apenas sumaron 22 puntos de 54 posibles, ubicándose en la décimo segunda posición general.

Tenía mucho tiempo en que un clásico no levantaba tan pocas pasiones como el disputado entre tapatíos y emplumados.

Sin embargo, para ese Verano 2002, los equipos más populares del país dieron un espectáculo de leyenda que sin duda seguirá por mucho tiempo en la memoria de los románticos del futbol mexicano.

Foto: MEXSPORT

América, con más dudas que certezas por el empate ante el Celaya una jornada antes, recibía al Guadalajara en un Estadio Azteca repleto.

Las águilas empezaban con la de Zamorano que Oswaldo Sánchez retenía bien atrás.

Luego las Chivas respondían con Gilberto Adame y Emilio Mora que la jugaban de pared con un taco sensacional.

Gilberto se metía al área americanista para quedar solo cuando era derribado por una zancadilla de López Meneses.

Alcalá decretaba penal y al minuto 19, Ramoncito la metía desde el manchón luego de disparar fuerte y a la derecha de Pineda.

América buscaba con ansias ir al frente para igualar el marcador, pero el Guadalajara se plantaba bien atrás para no dejarlos producir a la ofensiva.

Ramón Morales intentaba con un disparo de derecha luego de otro buen acompañamiento entre Adame y Mora, pero acababa en las manos de Hugo Pineda.

Al 26’ Frankie Oviedo probaba suerte desde las afueras del área, pero su embate salía muy flojo.

Foto: MEXSPORT

Dos minutos después, Emilio Mora por poco la clavaba de sexto año mientras América seguía inoperante al ataque con muchas imprecisiones de media cancha para arriba.

Finalmente, los de Coapa pudieron crear jugadas de peligro con un tiro desviado del ‘Misionero’ Castillo al 32’ y un cabezazo del mismo argentino 120 segundos después, tras un centro del ‘Gringo’ Castro.

Pavel Pardo mandaba un dardo envenenado con dirección a gol, pero Hugo Norberto interrumpía con su zapato la trayectoria del disparo y finalmente Oswaldo la mandaba a tiro de esquina.

Los emplumados jugaban desde el corner.

Sin existir una falta clara sobre Luis Hernández como lo demostraron las cámaras de televisión, Gilberto Alcalá obsequió un penalti que no desaprovecharía el 'Bam-Bam' Zamorano.

El ex del Real Madrid e Inter de Milan tomó la Spalding y puso el 1-1 después de un potente derechazo a media altura.

El clásico nacional dejaba de estar devaluado para convertirse en una fuerte divisa futbolera.

El partido seguía su rumbo y los de amarillo se veían ahora un poco mejor sobre el terreno de juego, con un ‘Matador’ que entró a correr la milla por un lesionado Oviedo.

Raúl Rodrigo Lara, que suplió al Gringo Castro antes del entretiempo, jaló el gatillo de lejos al 42’, pero San Oswaldo atajaba correctamente.

Luego Octavio Valdez intentó perforar las redes del también seleccionado nacional, pero éste demostraba su gran nivel mandando a tiro de esquina.

Terminaba la primera mitad con la gente muy satisfecha en la grada y comenzaba la segunda con todavía más emociones fuertes.

El minuto de juego aun no se cumplía cuando Gilberto Alcalá marcaba una falta dentro del área sobre Luis Hernández nuevamente, luego de quitarse al ‘Tiburón’ Sánchez que se fue en banda, pero que alcanzó a rozar al veracruzano.

Iván Zamorano tomaba por segunda vez en la tarde la esférica y de nueva cuenta vencía a Oswaldo Sánchez.

Foto: MEXSPORT

Las Águilas de Lapuente le daban la vuelta al marcador demostrando que se pueden tener partidos malos, pero ante el Guadalajara nunca hay que achicarse.

No obstante, el Rebaño era iluminado por los dioses del futbol y tras un error de concentración del chileno Ricardo Rojas, Gilberto Alcalá les concedía otro penalti a favor.

El zurdísimo experto en penales se postraba otra vez frente a la redonda, pero su impacto iba a estrellarse al palo izquierdo de Pineda.

Por un momento se calentaron los ánimos luego de un balonazo a Lara en el rostro, pero no pasó a mayores.

Se vivía un clásico en estado puro con choques fuertes en medio campo, calentura sobre el césped, un trajín físico inmenso y lamentables connatos de bronca en las gradas (min 55).

Un veterano Ramón Ramírez entraba al terreno de juego y al minuto 58, las Chivas construían el que sería el gol del empate.

Pineda salió sin contundencia a un centro y el joven Héctor Reynoso le ganó el choque y el salto para enviar la de gajos al otro lado de la línea de cal.

El empate a 2 se ponía en la pizarra y el partido se abría para cualquiera. Chivas con el gol ganaba en lo anímico y ahora tomaba la posesión del balón.

Los "oles" se escuchaban en la tribuna del Coloso de Santa Úrsula llenando los tanques de ánimo rojiblancos.

América buscaba meterse en el partido y el 'Matador' acarreaba la bola por toda la media cancha.

El rubio americanista llegaba hasta el área tapatía, pero se adelantaba la bola de más.

Foto: MEXSPORT

El defensor rojiblanco desviaba la pelota que salía dirigida a la humanidad de Zamorano, quien se perdería la más clara del partido en dos tiempos y con la que debió concretar su hat trick.

El que perdona pierde y Chivas sentenció al América, aunque todavía los emplumados probaban suerte con un tiro lejano de Norberto Castillo, pero el cañonazo del sudamericano era sacado con las uñas por Oswaldo Sánchez.

El tanto definitivo llegó con la testa del Tiburón.

Sánchez nunca dejó de mirar el balón, hizo una lectura adecuada de su trayectoria y la mandó a guardar para irse a celebrar con enjundia el gol que significó uno de los triunfos tapatíos más recordados en los clásicos.

Con el tanteador 3-2 y voltereta incluida, Lapuente mandaba a sus chicos al frente, pero la falta de creatividad y letalidad le cobró una factura muy elevada al mítico técnico mundialista.

Sus águilas no supieron volar con autoridad en casa y cayeron luego de ir ganando ante el acérrimo contrincante.

A pesar de la victoria, Chivas no consiguió clasificarse a la Liguilla al final del torneo, cosa contraria al América, quienes como octavos llegaron hasta la final, donde derrotaron al Necaxa.

Semifinales 1990-91

Luego de dos empates en la primera y segunda vuelta, América y Chivas se vieron las caras en el clásico nacional para las semifinales de la temporada 90-91.

Ambos clubes venían de hacer muy buenos torneos y pelearían el todo por el todo para eliminar a su némesis y calificarse a la gran final del futbol mexicano, donde esperaban los Pumas.

Las 'Águilas' contaban entre sus filas con jugadores históricos como Cecilio de los Santos, Alfredo Tena, Cristóbal Ortega, Juan Hernández y Zague, entre otros.

Por su parte, las Chivas estaban integradas por Benjamín Galindo, ‘Cadáver’ Valdez, Eduardo de la Torre, Jaime Ordiales y Javier Aguirre por mencionar algunos.

Las águilas se pusieron al frente en el partido de ida con un golazo de Toninho Dos Santos, que de derecha y desde fuera del área aniquilaba al Zully Ledesma apenas al minuto 2.

Ya en la segunda mitad el portero tapatío derribaba a Zague y el árbitro central decretaba pena máxima ante la molestia del rebaño.

El brasileño Edú tomó la pelota para tocarla a un lado del Zully, pero su impacto se estrelló en el poste y la bola salió de la cancha.

América perdonaba una vez, pero no lo haría una segunda.

Edú se reivindicó saliendo entre tres y filtrando preciso para Toninho quien con suavidad la mandó por un lado del achique de Ledesma.

Las Chivas no pudieron resurgir en todo el partido de ida y perdieron en casa 2-0, esperando iluminarse para la vuelta.

Sin embargo, las plegarias y peticiones tapatías serían en vano ya que en el Estadio Azteca el local les pintaría la cara.

Chivas se fue con todo al frente y tras el disparo de Cadena casi logran recortar distancias, pero su intentona se estrellaba en el palo de Adrián Chávez.

Posteriormente, Toninho dejaría ir una más que clara y Zague probaba con un bazucazo, pero el cancerbero desviaba en el fondo hacia tiro de esquina.

Chivas no se hallaba en el Estadio Azteca, mientras que el América se entendía cada vez mejor.

Así lo demostraron los pupilo de Miloc cuando se adelantaron en la pizarra con un gol de Zague luego de una perfecta combinación de pases entre Toninho y Edú.

3-0 se ponía el global y el Guadalajara ya no podría hacer nada más.

Edú recibía por izquierda un balón largo que dejó caer, luego levantó la cara y se sacó de la manga una rabona mágica y tendió el balón hacia la posición de Toninho.

El delantero se levantó por los aires y giró el cuello para hacer el 2-0 del partido.

Uno de los goles más hermosos de todos los tiempos en el balompié azteca.

Devastadas y con los ánimos tres metros bajo tierra, las Chivas se limitaron a defenderse para evitar una goleada todavía más abultada.

Antonio Carlos Santos ponía a temblar a los rojiblancos cuando de casi media cancha mandaba un disparo a portería que no entraba al arco de puro milagro.

Gonzalo Farfán recibía de Cecilio y tocaba penetrante ante la botada de Zague, el mexicano hacía una pantalla y dejaba pasar el balón para la entrada solitaria de Toninho.

El de Río de Janeiro dejó entrar el balón, lo prendió de derecha y ante un desvío de Demetrio Madero y colaboración de Zully Ledesma, puso el 3-0 definitivo concretando la humillada redonda de 5-0 global.

Las Chivas se iban eliminadas y con tremenda goleada en la canasta. Sin duda un recuerdo muy difícil de borrar de la memoria colectiva rojiblanca.

América, por su parte, llegaba a la final en donde ganaba el partido de ida 3-2, pero en la vuelta en C.U. un cañonazo de Ricardo Ferreti le daba el título a los universitarios.

Jornada 3, Invierno 1996

Llegaba el Invierno 1996 y el 25 de agosto se disputaba el primer clásico nacional en la historia de los torneos cortos del futbol mexicano.

Las directivas de ambos planteles tomaron cartas en el asunto para destacar dentro del nuevo formato y decidieron sentar en sus bancos a técnicos ya probados, con una trayectoria sólida en el máximo circuito.

Chivas se decantó por el brasileño Ricardo Ferreti para recuperar el protagonismo que perdieron los tapatíos en la 95-96 donde ni siquiera alcanzaron Liguilla.

Foto: MEXSPORT

Tuca venía de dirigir a los Pumas a los que entrenó de 1991 a 1996.

Por su lado, los de Coapa eligieron a Ricardo Antonio La Volpe, quien venía de un lustro bastante aceptable con los Potros de Hierro, con los que consiguió levantar el título de la 92-93, después de 46 años de sequía.

Chivas y América se medían poder a poder en la fecha 3, jugando en la cancha del estadio Jalisco, en lo que se pensaba sería un enfrentamiento parejo, ya que solo una unidad era la diferencia entre ambas escuadras.

Guadalajara venía de vencer a los Pumas y empatar con León, mientras las Águilas perdieron con Santos y golearon al Morelia con cuatro goles de Luis García, quien sería protagonista en el clásico nacional.

Sin embargo, lo que sucedió en el césped del coloso de la Colonia Independencia, fue un acontecimiento que dejó a los capitalinos humillados y pagando apuestas a diestra y siniestra, mientras que los del Bajío cobraban gustosos.

El conjunto del Guadalajara saltó al Jalisco con una base de jugadores como el 'Pulpo' Zúñiga, ‘Tiburón’ Sánchez, Claudio Suárez, Noé Zárate y Ramón Ramírez.

Por su parte, el bigotón se decidió por Oswaldo Sánchez, Germán Villa, Rodrigo Lara, ‘Potro’ Gutiérrez, Kalusha y Luis García como columna vertebral.

El estratega argentino dejaba en la banca a la joven promesa, Cuauhtémoc Blanco y al goleador Biyik.

Las acciones comenzaban con unas Chivas propositivas al ataque y muy temprano en el partido se iban al frente.

Tilón Chávez cedía para Pacheco y éste devolvía de primera intención al movimiento de Ramón Ramírez, el nayarita dejaba entrar el balón y como venía definió de izquierda izquierda para batir a Oswaldo por un lado, en lo que sería el primer atisbo del futuro del encuentro.

Si el gol de vestidor al minuto 4 ya significaba un balde de agua helada sobre los jugadores americanistas, Luis García se encargó de congelar aún más las esperanzas de ganar para sus compañeros.

Chivas con su posesión de balón provocaba los oles en la grada, el ‘Niño Artillero’ corría detrás de la redonda y cometía una entrada infantil que le costaba la tarjeta roja y al América jugar con 1 menos desde el minuto 14.

El número 10 del América se iba expulsado y escoltado a las regaderas por el comisario del partido.

Chivas no desaprovecharía la superioridad numérica y al 28' de tiempo corrido, Paulo César Chávez se iba al frente para robar una pelota a la zaga americanista.

Tilón centró a media altura y su embate encontró la cabeza de Pacheco quien de palomita no fallaba para hacer ondear las banderas rojiblancas en todo el estadio Jalisco.

2-0 se ponía el súper clásico y Chivas ya tenía la ventaja sobre su peor enemigo antes de finalizado el primer tiempo.

Ya en el segundo los de la tierra del tequila irían por más para comenzar a escribir una goleada inolvidable con un dominio absoluto en el rectángulo verde.

El 3-0 cayó a cuenta del 'Tilón' Chávez al 65, cerrando la pinza después de un contragolpe letal, violando la portería de Oswaldo que pedía un fuera de lugar quién sabe de dónde.

La hegemonía local se hizo aún más grande cuando atacando por la banda izquierda orquestaron el cuarto gol.

Camilo filtró hacia Manolo Martínez quien de zurda centraba para dejar solo a un errante Tilón, aunque en el rebote Gabriel García ya no perdonaba y la mandaba al fondo de la red ante un marco desprotegido.

Llegaba el 4-0 y los jugadores tapatíos festejaban deslizándose boca abajo sobre el césped del Jalisco.

Chivas estaba escribiendo un capitulo histórico, trascendental, único ante el rival odiado. Pero el desenlace de esta historia sería todavía más trágico para los de la capital mexicana.

Ramón Ramírez controlaba con su izquierda educada un balón largo para correr a máxima velocidad y llegar a línea de fondo.

Ahí tiró la diagonal matona que rebotó algunas veces antes de que la derecha de Gabriel García hiciera mover la red para luego ir a festejar la manita de goles, que sabía un poco a venganza recordando las semifinales de 5 años atrás.

A pesar de que La Volpe mandó a la cancha a Cuauhtémoc Blanco, el genio no pudo hacer nada por su equipo y se llevaron la goleada a casa.

La humillación le costó el puesto a Ricardo Antonio una semana después y las Chivas dieron un golpe de autoridad dando muestra de lo que sería el torneo siguiente, en donde conquistarían su décimo título de liga.

Jornada 11, Apertura 2018

El torneo Apertura 2018 fue memorable para el América, pero para el olvido del Guadalajara.

El equipo dirigido por Miguel Herrera resultó campeón de liga mientras que las Chivas de Saturnino Cardozo ni siquiera pescaron liguilla.

Cuando se enfrentaron en la fecha 11, América llegaba como gran favorito por ser segundo general, mientras que Guadalajara era noveno, sin embargo, en el Estadio Azteca se vivió un partido parejo, vibrante, lleno de emociones.

Paul Aguilar ganaba el duelo por derecha, se metía al área tapatía para centrar el balón que Oribe Peralta no conectaba bien de taconazo.

La bola pasaba de largo y Mateus Uribe no aprovechaba tampoco la primera clara del partido porque Jair Pereira salvaba al rebaño.

Las Chivas respondieron luego de un tiro de esquina que Renato Ibarra no supo despejar adecuadamente.

El balón cayó a Pereira, quien tras tumbos, remató forzado, pero Marchesín cubrió con oficio.

El rebote salió cedido para Hedgardo Marín, aunque su disparo se estrelló en el heroico lance de Uribe.

Chivas se adueñó del esférico, tocó a lo largo y ancho del campo para que finalmente ‘Conejito’ Brizuela disparara sin puntería.

Oribe Peralta probaba a un joven Raúl Gudiño que sacaba la intentona del coahuilense mostrando buenas hechuras.

Minutos más tarde, Uribe la metía al área y Oribe remataba de cabeza, pero Gudiño de nueva cuenta le decía que no al ‘Cepillo’ y el arquero de Chivas empezaba a zurcir su traje de héroe salvador.

Para el segundo tiempo las Chivas doblaron esfuerzos para ir al frente y Brizuela se sumergía en el área tras desparramar un par de americanistas.

El balón salió rebotado para Pulido quien buscó portería y finalmente Guido despejó la bola.

Guadalajara seguía en modo ofensivo, el ex puma Van Rankin la tomó por una banda, fintó con el centro y se llevó a Cecilio y a Uribe, entonces cedió para Pulido que en dos tiempos definió el 1-0.

América puso manos a la obra con Renato mandando el centro desde el jardín derecho a la posición de Paul Aguilar.

El lateral se levantó en el aire para rematar de media tijera, pero solo pasó muy cerca del poste.

Instantes después Guido centraba para Oribe Peralta, pero el medallista olímpico chocaba aparatosamente con Jair Pereira, quien se llevó la peor parte.

En lo que parecía una pelota perdida, el mismo 'Hermoso' la recuperaba para el encare de Ibargüen, el colombiano sacaba su disparó después de abrirse hacia su perfil derecho y la ponía dentro de la portería para concretar la igualada.

Los de Herrera querían la victoria y con Renato lo intentaban.

Ibargüen la midió y sin dejarla botar prendió el que casi se convierte en su segundo gol de la noche.

En los instantes finales se decretaba una falta dentro del área en favor del América, luego de que Gudiño tacleara a Henry Martin.

El triunfo capitalino en el clásico de clásicos estaba en los botines del cafetero Uribe, el mismo futbolista colombiano que unos meses atrás acuchilló a su selección en la tanda de penales ante Inglaterra.

Al americanista lo devoraron sus propios fantasmas y con poca colocación tiró regalándole el balón a Raúl Gudiño, héroe del encuentro.

Partidazo que terminaba en empate y que no servía de mucho para la tabla general, pero sí para la memoria futbolera.

Aunque hemos visto rachas de partidos paupérrimos entre América y Chivas, no cabe duda de que cuando los jugadores salen enchufados, rojiblancos como azulcremas siempre ofrecen a los espectadores partidos sorprendentes, inigualables, apasionantes, entretenidos, de esos que podemos guardar en el baúl de los recuerdos de las Leyendas del Futbol Mexicano.

¿Qué clásicos nacionales hubieras incluido tú que no viste en esta recopilación de dos partes?

¡Déjamelo saber en tus comentarios para un eventual tercer episodio!

¿Te gustaría ver una serie especial sobre otras rivalidades del futbol mexicano?

También te invito a suscribirte para que no te pierdas de más Leyendas del Futbol Mexicano.

Síguenos en Tik Tok

@leyfutmex

Arrancamos la ##SegundaTemporada de ##LeyFutMex, donde narramos lo mejor del pasado, presente y futuro del ##futbolmexicano ##ligamx ##seleccionmexicana

♬ sonido original - Leyendas del Futbol Mexicano

Puede interesarte:

Noticias Relacionadas

Te has suscrito exitosamente a Leyendas del Futbol Mexicano
¡Genial! Ahora completa el checkout para el acceso completo Leyendas del Futbol Mexicano
¡Bienvenido de vuelta! Has ingresado exitosamente
¡Felicidades! Tu cuenta está activada, ahora tienes acceso a todo el contenido
Tu información de pago fue actualizada con éxito
Actualización de la información de pago fallida.
Tu link ha expirado.